18.6 C
Zacatecas
viernes, 27 mayo, 2022
spot_img

Red, de Domee Shi: un paso hacia adelante para Pixar

Más Leídas

- Publicidad -

Por: ADOLFO NÚÑEZ J. •

La Gualdra 520 / Cine

- Publicidad -

Pixar es un estudio que siempre ha apostado por la búsqueda de innovación dentro de sus historias, siendo responsables de algunos de los mayores clásicos en el cine de animación. A lo largo de su historia, existe un proceso de evolución interesante que, a grandes rasgos, se puede dividir en cuatro etapas. En la primera están los intentos del estudio de evocar la realidad por medio de personajes humanizados, en cintas como Toy story (1995), Bichos (1998), Monsters Inc. (2001) y Buscando a Nemo (2003). 

En la segunda, se trata de replicar la realidad con humanos caricaturizados que, a su vez, conviven con personajes fantásticos. Esto se muestra en ejemplos como Los Increíbles (2004), Ratatouille (2007), Wall-E (2008) y Up (2009). En la tercera etapa, tal vez su más ambiciosa y compleja, se deconstruye por completo a la realidad, al darle forma corporal a conceptos abstractos, como ocurre en los casos de Intensamente (2015), Coco (2017) y Soul (2020). 

Se podría decir que, actualmente, el estudio está entrando en una nueva etapa que inicia a partir de Luca (2021) y continúa en Red (2022), su más reciente producción, dirigida por la debutante Domee Shi. En los dos casos hay un enfoque interesante en torno a la infancia, los miedos y dificultades de crecer. 

De igual manera, son filmes que enfatizan en la importancia de las relaciones afectivas, ya sean genéticas o elegidas, al momento de definir una identidad. Asimismo, en ambas cintas también se evoca, por momentos, al cine de Hayao Miyazaki.

Red narra la historia de Mei (Rosalie Chiang), una adolescente asiática de 13 años que vive en el barrio chino de Toronto, y que tiene todos los temores, inseguridades, sueños e ilusiones propios de alguien de su edad. Ella tiene un grupo de amigas con gustos en común y en el que encuentra un apoyo genuino y sincero. Al mismo tiempo, Mei debe lidiar con la presión de su sobreprotectora madre Ming (Sandra Oh). Luego de experimentar ciertos cambios dentro de su persona, un día Mei despierta transformada en un panda rojo gigante, situación que le acarreará todo tipo de incomodidades y problemas, pero que también le significará un medio para aprender a conocerse mejor. 

Partiendo de dicho argumento, el eje central de la cinta es la maternidad, vista desde ciertos patrones generacionales que son puestos en tela de juicio dentro de la película. Al mismo tiempo, se trata de un ingenioso relato que aborda los cambios del cuerpo en el inicio de la adolescencia. La cinta toca temas que se pueden considerar complejos, pero los representa de manera sencilla, original y sumamente conmovedora.

Esta nueva faceta del estudio le supone un paso hacia adelante en términos creativos, en cuanto a técnicas de una animación cada vez más detallada, y en la búsqueda de representar historias sobre diferentes realidades que se logran percibir genuinas, honestas y necesarias. 

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/la-gualdra-520

- Publicidad -
Artículo anteriorLa ciudad que somos*
Artículo siguienteApuesta
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias