13.8 C
Zacatecas
jueves, 27 enero, 2022
spot_img

Hoy es el Día Internacional Contra la Corrupción

Más Leídas

- Publicidad -

Por: ÁLVARO GARCÍA HERNÁNDEZ •

Para la ONU, este día es propicio para decirle: NO a la corrupción a nivel mundial, pues constituye una actividad ilegal persistente en todos los ámbitos de la sociedad, por lo que la prevención de esta práctica, permite el avance de los países en la consolidación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, ya que se logra una adecuada protección del ambiente, favorece la igualdad de género y garantiza un mayor acceso a los servicios vinculados con la salud y la educación. La ONU reconoce que todos debemos cumplir un rol para prevenir y combatir la corrupción para fomentar la resiliencia y la integridad en todos los niveles de la sociedad. En México, el Presidente de la República ha encabezado una lucha constante contra la corrupción cometida por administraciones pasadas y que han mermado las posibilidades de vivir en mejores condiciones de vida a un gran número de la población. Así pues, para el Gobierno Federal, los esfuerzos en el combate contra la corrupción, benefician a todo el conjunto social, aunque la mala conducta y las irregularidades, están robando recursos valiosos para responder y recuperarnos de la crisis de COVID-19.  Así las cosas, hoy se pretende resaltar los derechos y responsabilidades de todos, en la gran tarea de combatir el cáncer social de la corrupción en la que deben participar los funcionarios públicos, las autoridades, los representantes de los medios de comunicación, el sector privado, la sociedad civil, el sector académico, el público y los jóvenes. En Zacatecas, el Gobernador David Monreal Ávila, ha sentenciado públicamente que en la nueva gobernanza, el combate a la corrupción será permanente, frontal y sin tregua, porque llegó la hora, según dijo, de transitar hacia un estado de derecho que promueva garantías para todas las personas, especialmente, para quienes más lo necesitan, además, el primer mandatario estatal, implementó en su Administración Pública, medidas de austeridad republicana y responsabilidad financiera, motivando gastos indispensables y no superfluos y suntuosos, evitando el dispendio en compras y sin privilegios de una minoría rapaz que se valió de un cargo público para su propio beneficio. En este contexto, en otras entregas hemos dicho que la corrupción constituye un fenómeno social que vulnera derechos humanos fundamentales, que la cultura de la corrupción se hereda de clase política a clase política y que los mensajes subliminales de los beneficios de la corrupción se envían por cientos y, hay algunos ilusos que incluso, prefieren hacer de su proyecto de vida un escenario corrupto a caminar por la senda del bien. El dinero fácil y las bondades inmediatas de la corrupción son predicadas con los malos ejemplos de quienes han tenido la oportunidad de contribuir a la superación de los grandes retos económicos, sociales, culturales y ambientales de la población y que, con el propósito de satisfacer sus propias necesidades, se olvidan o son indiferentes al dolor y a las necesidades de la gente. Volviendo al ámbito global se dice que cada año se paga un billón de dólares en sobornos y se calcula que se roban 2.6 billones de dólares anuales a través de la corrupción, lo anterior, se complica tratándose de países en desarrollo donde la cantidad de dinero que se pierde representa diez veces más a los recursos destinados a la asistencia oficial para el desarrollo, tal como sucede en México y concretamente en Zacatecas, donde las administraciones de Miguel Alonso y Alejandro Tello ha complicado la vida de miles de zacatecanos que vieron pasar un sexenio y un quinquenio deslucidos, fallidos y grises. Hemos citado en anteriores trabajos que para Claudio Lomnitz, la palabra corrupción deriva del latín corromperé, que significa romper juntos y, efectivamente, los grupúsculos políticos han quebrado juntos las aspiraciones de la población de un mejor mañana. En sentido estricto, algunos estudiosos relacionan la corrupción directamente con el mal uso de la función pública para obtener beneficios particulares, generalmente infringiendo las leyes. Para Stephen D. Morris la corrupción es el uso ilegitimo del poder público para el beneficio privado, además puede identificarse como todo uso ilegal o no ético de la actividad gubernamental como consecuencia de consideraciones de beneficio personal o político. Sin duda, enfrentar con éxito a la corrupción requiere de un saneamiento profundo de vicios, de personas que están hechas en la cultura de la corrupción y que no solo quieren permanecer en los espacios de poder para seguir actuando fuera de la Ley, sino que además, quieren corromper a nuevos cuadros de funcionarios que llegan a las administraciones públicas con una ideología de servicio y de apoyo a la gente.

- Publicidad -

[email protected]

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias