8 Concurso de Cuento Corto (SEGUNDO LUGAR)

8 Concurso de Cuento Corto (SEGUNDO LUGAR)

La última flor de la aldea

Había una vez una aldea que era muy feliz, hasta que un día un enemigo la atacó. La aldea trató de responder, pero los invasores eran muy poderosos. Los aldeanos fueron con su rey para que los ayudara. El rey les dijo –Todos defenderemos nuestra aldea. Nadie nos quitará nuestro hogar.

Todos pelearon con honor, pero la lucha la ganaron los enemigos; quemaron las casas, quemaron el gran bosque e incluso mataron personas; destrozaron todo y muchos aldeanos quedaron heridos, no tenían medicamento, tenían poca comida, no les quedó nada. Algunos aldeanos buscaban frutas y vegetales entre las cenizas, pero no encontraron nada; poco a poco, los aldeanos fueron perdiendo la esperanza, hasta que un aldeano le dijo al rey –Mi señor, y ahora ¿qué vamos a hacer? A lo que el rey le respondió –No lo sé, mi querido amigo, no lo sé. Cuando el rey dijo esto, de la parte norte de la aldea se escuchó una voz -¡Padre, padre! ¿En dónde estás? El rey volteó y, a lo lejos, vio a su esposa y a su joven hija llamada Azul. El rey abrió sus brazos y las recibió con un fuerte abrazo a las dos. La esposa le preguntó –¿Cómo estás? ¿No estás herido? El rey le respondió –No estoy herido, pero su aldea sí –Nos derrotaron y quemaron todo; no quedó nada.

Después, el rey dijo que muchos murieron y otros estaban heridos; no había medicamento y sólo tenían comida suficiente para un par de semanas. Aparte, el castillo también fue destruido; todo lo que había se quemó. Todos estaban devastados, sabían que todo iba a terminar ahí, pero no se iban a rendir, así que pensaron y pensaron hasta que, por fin, decidieron que se marcharían de esa aldea de la cual ya no quedaba vida.

Después de un par de días, las personas que estaban gravemente heridas murieron, pero otras se recuperaron. Una noche, mientras algunos guardias y aldeanos vigilaban, una antorcha voló por los cielos cayendo en la casa de la familia real. El rey salió; después, la reina; pero Azul quedó atrapada. Los reyes no sabían qué hacer; no podían entrar, pues la puerta estaba bloqueada con un gran palo. Todos estaban muy asustados. Por su parte, Azul estaba tranquila, pensando cómo iba a salir de ahí, hasta que se cubrió con una manta y con la cubeta que quedaba de agua se mojó; saltando por el techo, salió sana y salva. Al ver los aldeanos esto, no quisieron estar más en esa aldea. Todos se reunieron para decidir si se quedaban o se iban; muchos decidieron irse, otros decidieron quedarse, total, nadie salió de acuerdo.

Al día siguiente, los aldeanos le dijeron al rey –Señor, hemos decidido irnos de esta aldea, ya no es segura para vivir, nos atacan en todo momento; ya estamos cansados de estos ataques. El rey, con cara de sorprendido, les respondió –Comprendo su decisión. Sé que están asustados y ya sé que creen que no van a sobrevivir. Lo entiendo.

Una noche antes de la partida de la aldea, Azul salió a ver el daño del bosque. Cuando miró el desastre, ella también perdió la esperanza; se dio la vuelta para volver y, cuando iba a dar el primer paso, se tropezó con una hermosa flor, que era la última de aquel bosque quemado. Cuando la miró, regresó la esperanza en ella y creyó que, si esa flor pudo sobrevivir, la aldea también. Regresó por la mañana. Todos estaban a punto de partir cuando Azul dijo -esperen, no se vayan, les tengo que mostrar algo. Azul les enseñó aquella última flor. “Véanla, esta flor sobrevivió al incendio. Si ella sobrevivió, ustedes también pueden. No dejen que su esperanza caiga”. Al mirar esto, los aldeanos se llenaron de esperanza y decidieron comenzar de nuevo. ¡Vamos a construir nuevamente nuestra aldea!, gritaban todos muy contentos.

Y así, después de muchos años, la aldea creció y aquella flor ha sido recordada y han vivido felices por siempre. Fin.

 

Autora: Jaqueline Castañeda Hernández

Edad: 11 años

Mimbres, Valparaíso, Zacatecas

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ