15.8 C
Zacatecas
viernes, 14 junio, 2024
spot_img

De Siqueiros: ‘Madre campesina’ -y migrante-

Más Leídas

- Publicidad -

Por: JÁNEA ESTRADA LAZARÍN •

Editorial Gualdreño 620

- Publicidad -

 

 

Hace 100 años, en 1924, David Alfaro Siqueiros firmó su obra Madre campesina al darla por concluida. Se trata de un óleo sobre yute que pertenece actualmente al acervo del Museo de Arte Moderno de la CDMX y hoy la presentamos en esta edición porque cumple un siglo y también porque esta semana festejamos el Día de las Madres.

En esta pintura destaca la figura de una mujer con un niño en sus brazos, ambos se encuentran en medio de un paraje desértico, en la descripción que hace el Museo de Arte Moderno se dice que “Esta imagen atemporal del México rural es muy común en la iconografía de la época, en la que artistas como Diego Rivera y José Clemente Orozco, por mencionar algunos, representaban a la maternidad proletaria en distintos ámbitos, sobre todo rurales. En 1932 fue presentada en Los Ángeles con el título de Mexicana deportada y en Buenos Aires en 1933 como La deportada. Este ‘simple’ acto hace un interesante cambio en su lectura al desplazarnos a un espacio específico: la frontera norte del país”.[i]

Efectivamente se trata de una imagen atemporal, en esta época no puedo dejar de pensar en los cientos de mujeres que viajan con sus hijos en brazos montadas en los vagones de tren pretendiendo llegar así a Estados Unidos. En días pasados, en varias publicaciones en redes sociales, se consignaba la ignominia por la que los migrantes, en su intento por alcanzar el sueño americano, tienen que pasar al transitar por nuestro país; más concretamente debo hablar de lo ocurrido en algunos puntos de Zacatecas como Enrique Estrada, Calera, la capital del Estado y posteriormente en Cañitas de Felipe Pescador, pues cientos de hombres y mujeres (similares a las de la pintura de la que hablamos al principio) fueron bajados del tren para evitar que siguieran su camino a Estados Unidos.

En algunos videos que se compartieron, sobre todo buscando que les llegara la ayuda que requerían, algunas personas decían que necesitaban que las autoridades de migración dejaran de agredirlos; solicitaban además agua y comida porque las mismas autoridades migratorias les impedían que fueran a las comunidades cercanas en busca de lo necesario para sobrevivir: “están esperando que nos separemos del grupo para atraparnos, subirnos a sus vehículos y proceder a la deportación… no podemos permitirlo, no venimos solos, aquí también hay madres que vienen cuidando a sus hijos”, dijo uno de ellos.

Lo anterior sucedió en días pasados en Zacatecas y desafortunadamente no es nuevo, porque testimonios hay, y muchos, de que diariamente los trenes pasan con mucha gente que quiere cruzar la frontera; es cierto que también hay un grupo de zacatecanos, cada vez más grande, dedicado a proporcionar, en la medida de lo posible, ayuda a las personas que viajan en el tren: han gestionado centros de acopio, diariamente les llevan comida, agua y medicinas, pero hasta ahora no es suficiente.

“Máquina 30 30 Amor sin fronteras”[ii] es el nombre de la organización en Zacatecas que está proporcionando la ayuda mencionada, le invito a que siga sus redes sociales para que se dé cuenta de las condiciones en las que se encuentran los migrantes al pasar por nuestra ciudad, para que vea el tremendo esfuerzo que este grupo de voluntarios realiza para ayudar y, sobre todo, para que de ser posible se sume a esta cruzada humanitaria… Usted puede hacer donaciones en especie (se necesitan ropa, medicamentos, alimentos y agua), o bien, donar un poco de su tiempo, porque lo que se necesita también son “brazos que ayuden”, de acuerdo a lo que nos han dicho algunas personas que participan de manera activa en esta organización.

Pienso ahora en las mujeres que aparecen en la obra Tata Jesucristo, de Francisco Goitia; la mujer de la izquierda cubre acongojada su rostro, la segunda mujer -a la derecha- nos lo descubre para que veamos el sufrimiento que padece. Ambas pinturas, la de Alfaro Siqueiros y la de Goitia, nos muestran el sufrimiento de las mujeres, un sufrimiento muy similar al que hoy podemos ver en las madres que viajan en los trenes y que tienen que pasar por esta tierra, que también es tierra de migrantes. Regalemos nuestra solidaridad y empatía este 10 de mayo, nuestras madres nos lo agradecerán más que un ramo de flores.

Que disfrute su lectura.

 

[email protected]

 

[i] Ver: https://www.instagram.com/museoartemodernomx/p/B-maKLDnOAV/?img_index=1

[ii] https://www.facebook.com/profile.php?id=61552334200179

 

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/lagualdra620

 

- Publicidad -

Noticias Recomendadas

Últimas Noticias

- Publicidad -
- Publicidad -