11.8 C
Zacatecas
sábado, 4 diciembre, 2021

Ver y no ver, ser y no ser

Más Leídas

- Publicidad -

Por: RENÉ LARA RAMOS •

Estamos fritos! Si las palabras y los hechos, chocan entre sí, las oficialistas de Peña Nieto y su secretario Videgaray, optimistas a medio largo plazo, topan contra cifras y percepciones calificadas, sostenidas nada menos que por reflejar, sin ideología, la inmediatez de una realidad que día tras día, atosiga con su dureza y carencias a la mayoría de la población, sin que los apoyos atenuantes modifiquen la tendencia al deterioro del cotidiano nivel de vida de la población. Riesgos hay, con potencia para convertirse en peligros, si no se piensan de manera objetiva y multicausal, la situación y el futuro de México, oficialmente procesado mediante los esquemas neoliberales e inamovibles con que el secretario Videgaray manipula la política económica. Para él, otra realidad, económica, social y política para los mexicanos, no será posible, porque gracias a este Gobierno Federal, ya no se podrá disponer, a plenitud, del respaldo y salvavidas económico del petróleo, debido a la privatización de tramos de su industria, cuya renta generada, se compartirá, por ley, con empresas privadas.

- Publicidad -

Ante el horizonte de disminución y manipulación de recursos económicos, qué decir sobre el futuro de la seguridad / inseguridad, incrementadas ambas, embestida una y combatida la otra, aunque sus problemas de existencia, operatividad y resultados, dejan márgenes para inquietudes y peligros derivados de asumir, desde abajo y hasta en forma cívica, lo que la oficialidad instituida no proporciona por incapacidad, insuficiencia o indolencia.

Cómo siente la gente este período, en el que se conjuga la percepción de una “baja generación de empleos, pérdida del poder adquisitivo y caída de consumo privado”, con miles de spots, para contra peso, asestados de continuo a las mentes de los mexicanos, ¿es o no recesivo el resultado tendencial? El “pragma”, si va Ud. a Soriana, Aurrerá, Walmart, Sam’s o el laberinto, el resultado será igual, si no están desiertos, se nota la ausencia de clientes o marchantes. ¿Por qué, si se trata de bienes básicos? Se supone, son pocos quienes están a dieta porque quieren o lo necesitan, aunque la mayoría no va de compras o las restringe, porque el dinero no alcanza, a pesar de las ofertas. Esta novedad es más de lo mismo y tantos spots, tiran dinero escaso, en vez de suspenderlos, moderar su embestida a las conciencias y canalizarlo a fines edificantes de civilidad, como abandonar la pretensión de lograr una cada vez más difícil enajenación de las conciencias. Ante una situación de deterioro, ya se vislumbra con qué y cómo operar, ¿desde hoy? las elecciones del año entrante, para ello hay presupuesto y otros recursos del poder, autoritario y light, al mismo tiempo. En otro lugar, el imaginario simbólico apuesta a las acciones de autodefensa y a la ambigua defensa estatal de las autodefensas, otra lucha y una espiral nada virtuosa, sino plagada de riesgos por el eventual uso de las armas, cuya lección para resolver problemas en México, ya es histórica: a veces no hay de otra y tampoco se resuelven. “Una manta y varios cartelones resumen el sentido de la bienvenida: Hipólito: en estos dos meses supimos lo que en verdad hacías, defendías y luchabas por tu pueblo.” Interminable zaga, como la larga lucha del EZLN, su pervivencia, éxitos culturales y tesonera construcción social y política de la diferencia, a pesar del continuo hostigamiento a sus bases, para que no crezcan.

En México, otros espacios de relativa libertad, veces agredida por múltiples demonios, de dentro o fuera, son las universidades, indispensables escuelas para indagar y desplegar conocimiento, inventar técnicas y propiciar debatir, con rigor y autonomía, sobre su debilidad o consistencia, su pasado o el futuro; resultado y base para profesar e impulsar su despliegue cultural y político con convicción, rigor y carácter democrático.

En España, Narro Robles, Rector de la UNAM, dijo: “somos mayoría quienes exigimos una sociedad más justa, quienes creemos que es posible tener un mundo mejor”. Describió la universidad como “una invención maravillosa, un espacio pleno de libertad donde conviven juventud y madurez, audacia y retraimiento, arrojo y templanza”, de ese modo trazó el horizonte universitario. Dentro y fuera, las luchas, humanas y sociales, son o deben ser para mejorar todos, no sólo uno u otro grupo, clase o persona. Ello exige sobre todo comprometerse con el estudio, el aprender, el compartir y si no, ¿cómo y por qué debatir y con qué sentido sobre lo que nos pasa? Existen riesgos, ¿cuál universitario se cree ser, el depositario del Santo Grial de la sabiduría y de la política? Todos y ninguno, ficción aparte, mejores universitarios serán aquellos y aquellas que más trabajen, más generen, más compartan su pensamiento y resultados, con los demás, y los lleven a la práctica, en lo posible. La universidad ganará con el trabajo de todos, para bien de los zacatecanos, no de grupos.  ■

- Publicidad -
- Publicidad -

Noticias Recomendadas

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias