17.5 C
Zacatecas
martes, 16 abril, 2024
spot_img

■ El Péndulo

Marcha del 8 de marzo. La profecía autocumplida

Más Leídas

- Publicidad -

Por: RAYMUNDO CÁRDENAS HERNÁNDEZ •

A García Márquez se atribuye el relato de una mujer que vive en un pueblo pequeño que un día se levantó con una corazonada alucinante. Está sirviéndo a sus hijos el desayuno y tiene una expresión de preocupación. Los hijos le preguntan qué le pasa y ella les responde: No sé, pero hoy amanecí con el presentimiento de que algo muy grave va a sucederle a este pueblo. Ellos se ríen de la madre, dicen que esos son presentimientos de vieja, cosas que pasan. El hijo mayor se va a jugar al billar, y como causa de una derrota comenta el presentimiento de su madre: “Traigo la preocupación de un sueño de mi madre sobre algo grave que va a suceder a este pueblo”. Los jugadores comentan la anécdota en sus respectivas casas sin hacer caso a comentarios de alguno: No te burles de los presentimientos de los viejos porque a veces salen.

- Publicidad -

A partir de ahí se desarrolla una sucesion de platicas en la carniceria, en la peluquería, en la cantina, etc. y se va esparciendo el rumor. Llega el momento en que todos en el pueblo están esperando que pase algo. Se paralizan las actividades y la tensión llega a tal nivel que alguno decide cargar con sus muebles, sus hijos, sus animales, los mete en una carreta y atraviesa la calle central donde está el pobre pueblo observando. Hasta el momento en que siguen su ejemplo y empiezan a desmantelar literalmente el pueblo. Se llevan las cosas, los animales, todo. Y uno de los últimos comenta con su esposa: Que no venga la desgracia a caer sobre lo que queda de nuestra casa- y entonces la incendia y otros incendian también sus casas. Huyen en un tremendo y verdadero pánico, como en un éxodo de guerra, y en medio de ellos va la señora que tuvo el presentimiento, clamando: Yo dije que algo muy grave iba a pasar, y me dijeron que estaba loca.

 

El relato viene a cuenta por los acontecimientos desarrollados en Zacatecas el reciente día 8 de marzo. Resulta que desde una semana antes, varios secretarios del gabinete estatal, señaladamente el de gobierno Rodrigo Reyes Muguerza grabó y difundió un mensaje afirmando que durante la próxima marcha de las mujeres se esperaba mucha violencia; el mensaje también lo esparcieron otros secretarios y algunos medios de comunicación. Se puede suponer que la difusión del mensaje tenía el propósito de inhibir la asistencia y, con ello, las manifestaciones violentas. El hecho es que el mensaje condujo a que la mayoría de los negocios del centro histórico cerraran y se prepararán para lo peor, pero una multitud de mujeres de todas las edades decidieron asistir y comentar sus historias, algunas aterradoras, de las violencias sufridas. Como en otras ocasiones hubo unos pocos grupos que rompieron aparadores, pintaron parte del moviliario urbano. La mayoría se concentro en corear consignas, algunas muy ingeniosas, y en emocionarse por la gran cantidad de personas que compartían las mismas experiencias y demandas.

El hecho es que la manifestación terminó y la mayoría inició su retirada de la plaza sin que se produjera la violencia imaginada por las autoridades, cuando de repente alguna autoridad ordenó a los granaderos que esperaban en el callejón de las campanas, que dispersarán a las pocas personas que todavía permanecían en la plaza sin consideración alguna a su conducta pacifica. Da la impresión de que las autoridades estaban preparadas para reprimir y escarmentar a las manifestantes, y lo hicieron aunque el escenario que esperaban no existió. Decidieron que se cumpliera su pronóstico de violencia aunque la generaran ellos mismos echandoles monton a indefensas jóvencitas. La profecía de sus jefes debía cumplirse. 

Contrasta lo sucedido en Zacatecas y en algunas otras ciudades, con la decisión del presidente de la república ante el evento protagonizado hace unos días por algunos estudiantes cuando utilizaron como ariete una camioneta pick up para romper una puerta lateral del Palacio Nacional. Los guardias de esa instalación publica solo utilizaron los extinguidores para generar una nube de humo que propició que los jóvenes no penetraran más que unos pocos metros. No hay detenidos ni denuncias en contra de nadie. Ojalá que aquí ya hayan liberado a las detenidas y proporcionado atención médica y sicológica a las personas golpeadas. 

Es muy lamentable que la represión en el evento del día 8 haya generado suficiente material para los medios de comunicación nacionales y extranjeros, lo que sin duda incrementará la percepción de inseguridad que aleja irremediablemente al turismo y los inversionistas. El mismo efecto tendrá la decisión de Xóchitl Gálvez de programar su primer evento formal de campaña en el municipio de Fresnillo por ser el municipio con la percepción de inseguridad más alta del país, aunque muchos comentaristas preferían decir que era el más violento, lo que es falso.  Sería muy importante que los zacatecanos, además de exigir a las autoridades que se apliquen en garantizar la seguridad, evaluemos este problema y acordemos una conducta común para construír una percepción más cercana a la inseguridad  realmente existente, sin exagerarla ni minimizarla.

- Publicidad -

Noticias Recomendadas

Últimas Noticias

- Publicidad -
- Publicidad -