11.5 C
Zacatecas
martes, 31 enero, 2023
spot_img

De recesiones y cambio climático: la tercera

Más Leídas

- Publicidad -

Por: JOSÉ ANTONIO ROJAS NIETO •

Es importante atender observaciones críticas formuladas por amables lectores. Aseguran que es insuficiente decir que hoy, con ingresos de hasta dos salarios mínimos actuales, hay 65 por ciento de ocupados, en tanto que en 2018 había 44 por ciento.

- Publicidad -

Es necesario explicitar –indican– que los mínimos se han incrementado casi 60 por ciento (75, a partir de enero), como se acaba de ratificar con el nuevo aumento de 2023 y realizar un análisis más completo. ¿Cómo? Al incorporar el cálculo del coeficiente de Gini e indicar desigualdad entre el costo real de la canasta básica de supervivencia y otras canastas alternativas.

Lo cierto es que según los datos de hace pocos días de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), al tercer trimestre se descubre mayor concentración en ingresos de hasta dos salarios mínimos. Sin negar el ascenso real de salarios (con los 292 conceptos del INPC), se ratifica que la mayoría de ocupados se agrupa en ese rango.

Otras canastas permiten comparaciones diversas. Investigadores de la Universidad de Guadalajara acaban de presentar su análisis de algunas (https://cucea.udg.mx/). De la básica de 123 rubros, con costo de 11 mil 529 pesos, poco más de dos salarios mínimos actuales. Al sumar electricidad, agua, telefonía, Internet y renta de vivienda, llega a 22 mil 182 pesos, casi cuatro salarios mínimos y si –a manera de ejemplo– agregan gastos en alguna enfermedad crónica, la canasta llega a 38 mil pesos, más de siete mínimos.

Bueno, lo cierto es que, en general, en los ingresos vinculados al alza del mínimo todavía no se superan los dos mínimos actuales. ¿Por qué se incrementó el porcentaje de ocupados en ese rango de casi 5 mil pesos al mes? Especialistas en ocupación, empleo y remuneraciones dan razón de múltiples movimientos entre rangos de ingreso, muestran ascensos y descensos, pero –aseguran– los movimientos netos de ocupados son señalados en los resultados de la ENOE. Ha habido un movimiento neto de rangos superiores a rangos inferiores, son pocos los casos en que se logra un nuevo empleo, formal, con ingresos que permiten subir de rango salarial.

La precariedad salarial domina y las tendencias de salarios contractuales, de salarios de cotización del IMSS y de salarios de la industria de la construcción, lo muestran.

En muchos casos el incremento al mínimo no se aplica, por la sustitución de trabajadores por nuevos con menor salario o por movimientos salariales vinculados a otros ajustes, como el del INPC. A este respecto, por ejemplo, se me observa la necesidad de hacer el análisis en unidades de medida y actualización (UMA), referencias económicas en pesos, para determinar la cuantía del pago de las obligaciones y supuestos existentes en las leyes, pero los resultados no son muy diferentes. Incluso hay un cambio más drástico entre 2018 y 2022. Los ocupados con ingresos menores a un salario mínimo se incrementaron absoluta y relativamente. En el tercer trimestre de 2018 representaban 16 por ciento del total y en igual periodo de 2022, el doble, 32 por ciento. Sí, se duplicaron relativamente. Complejo y paradójico asunto si asumimos, efectivamente, que un salario mínimo de hoy es 58 por ciento realmente superior al salario mínimo de 2018 y que a partir de enero de 2023 será superior en 75 por ciento. En este núcleo de datos hay que descubrir tendencias a largo plazo, de antes, de ahora y de nuestro futuro próximo y repensar las políticas públicas a impulsar.

Está de por medio el bienestar a largo plazo de los trabajadores y sus familias. De veras.

[email protected]

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img