12.8 C
Zacatecas
miércoles, 28 septiembre, 2022
spot_img

Punto & Aparte

Más Leídas

- Publicidad -

Por: FERNANDO SANTACRUZ MORENO •

El desarrollo de los pueblos se sustenta de manera especial en los niveles de educación, en la producción de alimentos, en la calidad de su gente, dicen, así que no se queje usted si en Zacatecas andamos mal en estos rubros: educación, producción de básicos en el sector primario, aunque bueno es decir que el campo zacatecano destaca en la producción de frijol, chiles, durazno, manzana, hortalizas y otros, además de mantener un lugar privilegiado en la producción de cárnicos y sus derivados, así como la preocupación no debe de ser mucha para aquellos que están al frente de instituciones que tienen que ver con estos rubros.

- Publicidad -

Un congreso nacional de sanidad animal se lleva a cabo en esta entidad, confluyen ganaderos de distintas entidades federativas, así como intelectuales e investigadores y casas comerciales relacionadas con el cuidado y atención de la ganadería nacional y estatal así como su desarrollo con buena calidad para lograr metas establecidas en materia de exportación, actividad generadora de divisas para este importante sector, del que dependen miles de familias.

Felipe Cabral Pulido, presidente del Comité de Fomento y Protección Pecuaria, comentaba hace unos días de los cambios que en los hatos ganaderos de la entidad se registran, gracias a los esfuerzos conjuntos de autoridades en sus tres niveles de gobierno y al interés que han puesto en ello los ganaderos zacatecanos, ayer, justamente cuando Miguel Torres Rosales  informaba de los logros obtenidos en la reciente feria regional, destacaba en conversación independiente, la importancia que reviste la presencia de los migrantes en el municipio. La inversión que aquellos realizan en obras diversas para el mejoramiento de sus comunidades, decía Torres Rosales, es reconocida, pero tiene una mención aparte lo que hacen en cuanto a las actividades productivas en el campo. Un ejemplo, aquellos, la mayoría, fueron y siguen siendo, agricultores y ganaderos, hombres del campo, de lo mucho o poco que allá ganan, una buena parte la invierten en el mejoramiento genético de sus hatos, en la aplicación de más y mejores técnicas para elevar la calidad y cantidad de producción de granos, cereales, hortalizas y frutales. Tratamos, decía el munícipe villanovense, de responder con trabajo serio a esos esfuerzos de nuestros amigos migrantes.

En charlas sostenidas con otros actores políticos, uno de ellos, David Monreal Ávila, destaca en sus comentarios, la necesidad urgente que existe y que debe resolverse, de aplicar para el campo políticas públicas debidamente sustentadas y que a la postre se respeten y se apliquen. Cuantos programas  hay que sólo se ven de manera superficial y cuantas veces no se ha hablado de miles y miles de toneladas con un valor que bien pudiera lograr, si bien se aplicaran, esa tan cacaraqueada transformación del campo, un campo que ha vivido historias de dirigentes, desde José Escobedo Domínguez, José Antonio Herrera Bocardo, Celestino Tobanche o Ricardo Monreal y el desteñido Humberto Rincón en la otrora gloriosa confederación nacional campesina de José Antonio García Leyva, líder nato que se fue en momentos claves de la vida política zacatecana.

Cierto es que en estos tiempos de lucha por agarrar hueso, se habla de unos y otros, de personajes que nada tienen que hacer en la cosa pública y que pretenden con discursos falsos, o informes floridos, conseguir la confianza y el voto para ascender a un puesto de elección popular en las próximas elecciones de 2016. Los partidos disminuidos, todos, no tienen personajes dignos de credibilidad, claro, con sus debidas excepciones. La juventud, capacidad fundamentalmente estos dos elementos, son características que reúnen varios aspirantes a ocupar desde la gubernatura, las alcaldías o diputaciones locales, aunque debe de prevalecer en ellos la honestidad, la responsabilidad y el deseo de servir, efectivamente, servir a la sociedad zacatecana en todos sus niveles.

Lupita Medina Padilla trabaja con un buen equipo en la consolidación de un proyecto construido en el Partido Acción Nacional hace ya varios años y que cristaliza ahora. Las candidaturas en los institutos políticos se sustentan en la calidad de sus hombres y mujeres. En el resucitado Partido del Trabajo, Geovanna Bañuelos de la Torre ha recibido inyecciones vitales para reponerse del susto y tener, además, las fuerzas suficientes para enfrentar y en su caso, unificar a aquellos que se resisten y en el Partido –Revolucionario Institucional, Judith Guerreo López ve cómo pasan y pasan los días y escucha o lee de formas distintas, declaraciones de quienes sí son y de quienes no son priistas verdaderos, en fin, que es a estas alturas del partido una situación que se estaría manejando mediáticamente de otra manera. Ya ven la foto del cuñado de Miguel, una con Manlio y otra más, casi igualita, con el bronco de la tierra del cabrito. Debe de tener don Pedro, fotos importantes con aquel dirigente priísta que una vez vino a Zacatecas a entregar credenciales a diestra y siniestra. Hubo, hace algunos años, no muchos, funcionarios que jugaban dos cartas, no perdieron, eso sí, ni la vergüenza, lo que más les importaba era quedar dentro del presupuesto, para hincharse, ya fuera con Miguel o con Antonio, el del Remolino.

Ahora ya pueden muchos zacatecanos, recibir el saludo y las sonrisas, negadas en los inicios del sexenio de personajes que sienten que ya se les termina su tiempo y la verdad, la verdad, en este sexenio, a diferencia de otros, fue mucha, mucha la holgazanería, fue enormemente notoria la obesidad y poco o nada se hizo para erradicar la corrupción y la impunidad.

Zacatecas, la verdad, no se merece esto, se merece algo mejorcito; bueno, ¿digo, no?

Hasta aquí mi comentario, nos veremos en la próxima entrega. ■

 

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimas Noticias