El sistema de partidos en el tobogán de su crisis de representación

El sistema de partidos en el tobogán de su crisis de representación

Uno de los asuntos fundamentales en la vida de cualquier país es el de la renovación de sus poderes nacionales. Los mexicanos tenemos el reto de superar con éxito la tarea de renovar los poderes Ejecutivo y Legislativo de la federación, así como elecciones locales en más de la mitad de las entidades federativas; la compleja situación que vivimos exige que, hoy más que nunca, los actores políticos ajusten su comportamiento al marco legal vigente, y que todas las instituciones que intervienen en el proceso cumplan eficazmente sus responsabilidades, en especial la de sancionar con energía el trasiego de dinero ilegal en las campañas. Asimismo, es fundamental que se tomen medidas para obligar a partidos y candidatos a exponer y debatir con rigor sus principios y plataformas programáticas durante las campañas, como una manera de contener las conductas que socaban los fundamentos de cualquier democracia, como el oportunismo y el clientelismo.

Diversos acontecimientos de la semana pasada debieran preocupar seria mente a la clase política del país y a todos los mexicanos. Las instituciones electorales están en sus peores momentos en cuanto a su credibilidad, y el sistema de partidos políticos avanza a trompicones en sus preparativos para el proceso electoral que está por iniciar. Tanto el PAN, como el PRD, y en menor medida Morena, han sido afectados por diferencias políticas graves que ya causaron rupturas, muy importantes en el PRD, potencialmente muy graves en el PAN y todavía leves en Morena. Mientras tanto, el PRI se mantiene fiel a su sometimiento a las decisiones presidenciales y ocupado irresponsablemente en anular al nuevo Sistema Nacional Anticorrupción, garantizando que el actual titular de la PGR, Raúl Cervantes Andrade, sea el Fiscal anticorrupción por los siguientes nueve años para garantizar la impunidad del actual equipo gobernante y, hasta del anterior, si nos atenemos a la conducta cooperadora reciente de senadores cercanos al ex presidente Felipe Calderón. Todo lo cual solo propicia la profundización de la crisis de representación del sistema de partidos en su conjunto, lo que puede ser un factor que complique enormemente el proceso electoral completo.

El caso del PRD es el más avanzado, aunque no ha terminado. La decisión tomada ayer por sus dirigentes de integrar con el PAN un Frente Amplio Democrático (FAD), generará reacciones de ruptura en el nivel municipal, la que se acelerará cuando sea designado un candidato presidencial panista, o muy pro panista, lo que veo ineludible si nos atenemos a la relación de fuerzas entre ambos partidos. Da la impresión de que la cúpula perredista centrará toda su fuerza en que el candidato del frente a jefe de gobierno de la CDMX surja de sus filas (Alejandra Barrales está más que puesta), cuestión que, dicho sea de paso, cerrará la puerta a la participación de Ricardo Monreal en esa función. Sin embargo, la forma concreta que adquirirá el FAD dependerá de la evolución de la confrontación entre Anaya y Calderón en el PAN, pues cabe la posibilidad de que el ex presidente y sus huestes terminen emigrando al PRI, y de la gravedad de la sangría que afecta al PRD, sobre todo cuando inicien la designación de los miles de candidatos que contenderán. Se ve muy difícil ese reto para ambos institutos políticos.

En cuanto al diferendo de Ricardo Monreal con la dirección de Morena y con AMLO, el Consejo Nacional de Morena decidió ayer no aceptar las propuestas de Monreal y dar por terminado el proceso, de manera que en Morena no tiene vigencia la máxima perredista de que “acuerdo mata estatuto”, por consiguiente la pelota está en la cancha de Monreal. Su situación es complicada en virtud de que ninguna fuerza relevante está en condiciones de garantizarle hoy la candidatura a la que aspira, lo que significa una complicación grande para su decisión. A partir de ayer, la prioridad de la dirección de Morena es dar seguimiento al proceso de designación de los coordinadores de organización en marcha en todos los territorios donde habrá elecciones, que hasta ahora ha estado en manos de los consejos estatales, cuidando que su intervención no anule o revierta la sana decisión descentralizadora adoptada en la convocatoria emitida para normar el proceso. Por su parte, AMLO anunció ayer una serie de viajes a distintos países europeos y a Estados Unidos, con lo que está poniendo distancia de por medio para que las instancias partidistas asuman plenamente sus funciones, lo que podría representar un inmenso paso en el camino del fortalecimiento institucional del partido.

Es sumamente importante que todos entendamos las funestas consecuencias que tendría un desfondamiento definitivo del sistema de partidos, pero lo cierto es que no se ve fácil que las cúpulas dirigentes superen la prueba que tienen enfrente.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ