Tercer Concurso de Calaveras Literarias

Tercer Concurso de Calaveras Literarias

ESTO ES MÉXICO

El 2 de noviembre,
cuando la Muerte despertó,
andaba desvelada,
por lo mucho que viajó.

Paseando por el mundo,
Francia, China y Japón,
no sabía dónde descansar
y a México llegó.

No supo qué sintió
cuando México pisó,
le dieron escalofríos,
pues parecía de terror.
Lleno de calaveras, pensó,
«ya hay muchas como yo».

A Peña se topó
y le dijo: ¿qué Pasó?
Sonriendo, le comentó:
«yo te quiero en un cajón».
Y a mi porqué,
la calaca respondió,
si ese es mi trabajo,
mugre viejo copetón.

Estaba muy indignada,
y ella le comentó:
«te llevaré hasta el averno
pa’ que el diablo te reciba,
pues qué desmanes lograste
en la reforma educativa.

Tu tormento en el infierno
nadie hará que te lo quite,
y no podrán defenderte
ni tus hijas por el Twitter.

Peña le dijo a ella:
no me asustas calavera,
pues en este país siniestro,
nomás hablo y te secuestro.

La calaca, con asombro,
pronto le respondió:
«me esconderé muy en el fondo,
pero por ti regreso yo».

Caminando por Durango,
las noticias escuchó;
mucho se sorprendió
de todo lo que pasó.

A Guerrero ella viajó,
pues las marchas escuchó,
y haciendo su letrero
a estudiantes apoyó.

Alrededor del país
empezaron a unirse;
la calaca, muy feliz,
pronto iba a despedirse,
y pedirle al copetón
y por favor rendirse.

A gritos de justicia,
estaban los normalistas,
¡Vivos se los llevaron!
¡Vivos los queremos!
La calaca también gritaba,
pues le quieren quitar su chamba.

El pueblo se va a levantar
contra el guapo Presidente,
y pronto le pondrán
al gobierno ya su altar.

La calaca está triste,
pues México se viste de luto;
negra ve a la bandera de frenten
por culpa del Presidente.

La marcha avanza al Zócalo
con el corazón en la mano.
La muerte también grita:
¡Por favor que ya regresen!
Son 43 estudiantes,
todos son muy jóvenes,
y en un solo parpadeo,
quieren terminar su sueño.

Ya por todo el mundo
corre el grito de justicia,
y por todos los continentes,
lleno de normalistas.

Gritando la calavera,
manda todo a la tiznada,
y muy feliz comenta:
«también soy Ayotzinapa»

Ya todos queremos
que México despierte,
y los jóvenes exigimos
la renuncia del Presidente.

Tendré mucho trabajo,
dijo la calavera,
pero no porque yo quiera,
pues en México se espera
sólo que la gente muera.

El pobre Peña se esconde de la prensa.
La calaca piensa, contenta,
que los estudiantes aparezcan,
porque si no a su Gaviota
me la llevó de la trenza.

Muy triste, la calavera
llora en la frontera,
pues no sabe qué decir,
bien sabe qué nos espera.

La calaca piensa en el supuesto atrapo,
pues Peña se cree mucho
porque agarró al Chapo,
cuando todos ya sabemos
que eso fue sólo un trato.

Mi querido Presidente,
exclamó la calavera,
¡en la vida había conocido
a alguien que sólo miente!

Pensando está la calaca,
en México hay puros restos.
¿Cuál es la diferencia?,
si diario es Día de Muertos.

Después de un rato, la Muerte pensó:
México ya terminó;
para qué me llevó a otro muerto,
si Peña ya acabó.
Mejor seré yo más lista,
y exigiremos justicia.

He decidido ayudar a la gente,
y me llevaré al Presidente.

Autora: Lucía Betsabe Guerrero de Ávila

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ