El niño y la casa de miel

El niño y la casa de miel

(CUARTO LUGAR DEL 7 CONCURSO DE CUENTO CORTO DE LJZ)

 

Había una vez un niño llamado Luca; él vivía en su casa y un día decidió salir a pasear por el bosque; él tenía dos amigos, Cristal y Juan, ellos iban a acompañar a Luca, iban a mitad del camino cuando escucharon un aullido. Cristal dijo -¡Mejor vámonos!, no vaya a ser un lobo- y corrieron hasta la casa de Luca. Al día siguiente, avanzaron un poco más, pero se encontraron con una abeja que le picó a Juan y decidieron atraparla en un frasco. Cuando llegaron a la casa de Luca la pusieron sobre una mesa; ellos estaban jugando cuando escucharon un ruido, bzzzzzzzz, bzzzzzzz, y era la familia de la abeja que se estaba metiendo por la ventana. Los tres niños corrieron a esconderse debajo de la cama y miraron cómo las abejas tumbaron el frasco donde estaba la abeja. Luca, Cristal y Juan quedaron asombrados y cuando salieron se encontraron a Duke, el perro de Luca, forrado de puros piquetes de abejas; entonces decidieron vengarse de ellas, por lo que le habían hecho al pobre de Duke. Preguntó Cristal -¿Cómo nos vamos a vengar? Luca dijo -¡Rompiendo sus panales!-. Los tres recogieron unos palos, llegaron hasta los panales, pero estando ahí les dio mucha tristeza porque sabían que sin las abejas no habría miel, así que decidieron hacer un trato con ellas, los niños no las molestarían pero ellas no molestarían a los niños; las abejitas aceptaron el trato y decidieron llevarlos con la abeja reina. La abeja reina les dijo que sí; las abejitas, junto con la reina, decidieron hacerles una casita de miel. Todos juntos trabajaron haciendo la casita, y después de un largo tiempo, quedó terminada. Los niños pusieron un grande jardín con muchas flores alrededor de la casita; el jardín estaba muy bonito y lleno de polen. Las abejitas se pusieron muy contentas, volando de flor en flor, y los niños muy contentos jugaban y se reían con las abejitas. Un día, las abejas tuvieron una hijita y los papás de Luca cuidaron los panales para que no los rompieran y para que las abejas pudieran producir su miel. Todos juntos se pasaban buenos días, tardes y noches en ese hermoso jardín. Un día la abeja reina se transformó en la reina suprema y todos iban a verla, asombrados por mirar un jardín lleno de flores hermosas y un lugar muy agradable para acampar; disfrutaban mucho de las tardes, el sol y ver a los niños jugando, cantando, bailando y disfrutando de poder tener muchos amigos alrededor de la casita de miel.

 

Autora: Jaqueline Castañeda Hernández

Edad: 9 años

Escuela Primaria “La Corregidora”

Mimbres, Valparaíso, Zacatecas

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70