Sí a la pluralidad de medios: no al control de la Segob

Sí a la pluralidad de medios: no al control de la Segob

En el Estado Autoritario criticar al gobierno en turno era casi prohibitivo porque el órgano de control político tenía dominio sobre los permisos de transmisión de la radio y hasta de venta de papel a la prensa. Igual pasaba con las elecciones: eran organizadas por la Secretaría de Gobernación y eso fue el determinante para el dominio del partido del gobierno durante más de 7 décadas. También la persecución de rivales políticos fue una página negra que se operaba desde la misma secretaría. La hiper-centralización del control hacía imposible el ascenso de la sociedad civil autónoma y la manifiesta pluralidad de la misma. Así las cosas, la exigencia fue descentralizar en órganos dotados de autonomía y ciudadanizados la organización de las elecciones, primero; y la constitución de un órgano regulador de los medios de comunicación, después. Eso ha significado un avance en la confianza en las elecciones que no debemos estar dispuestos a retroceder. ¿Qué pasaría si el Congreso de la Unión votara que la organización de las elecciones regresa a la Secretaría de Gobernación? ¡Pues sería un retroceso catastrófico! Ya que de la misma manera debe ser un escándalo el regreso del control de los medios de comunicación a dicha secretaría.

No podemos aceptar argumentos de bondad personal en las medidas de arquitectura institucional. Por ejemplo, el gobierno entrante promueve la militarización con la promesa de que “nosotros no vamos a reprimir al pueblo”. Es un argumento que no construye formas institucionales que dan garantía de virtud cívica, sino que apelan a la moral privada del gobernante. Esto también es un retroceso: de las exigencias de crear arquitecturas institucionales de contrapesos a la promesa de la bondad del gobernante. De la racionalidad institucional a las justificaciones ad-hominem. Y en ese marco de atraso ad-hominem, se nos dice: “yo lo controlaré, pero prometo ser justo”. Así, no se construyen aparatos institucionales justos, porque se apela a personas que prometen ser justas.

Décadas de lucha por la autonomía de los órganos reguladores, de separar al poder político de las decisiones sobre la aceptación o rechazo de permisos de medios de comunicación, pueden irse a la basura. La garantía institucional de la libertad de prensa, que ha costado mucho sacrificio puede verterse a la alcantarilla. Es inaceptable. No puede ni debe permitirse. Los propios medios son los primeros que deberemos poner en marcha la protesta y la propuesta de no sólo mantener, sino profundizar la libertar y pluralidad de los medios. Así como la sociedad es plural, la expresión de los medios así debe ser. Al contrario de la reforma votada en la Cámara de Diputados, el propio Ifetel deberá reformarse, pero para superar el control político en que las oligarquías mediáticas lo tienen capturado. Abrir a mayor participación de la sociedad y pequeños empresarios en los medios de comunicación. No podemos aceptar ni la captura de las oligarquías mediáticas, ni tampoco el control de una élite política autoritaria. Los defectos de la democracia se resuelven con más democracia, no con su eliminación.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70