Las + Recientes

Presupuesto 2018: el cúmulo de despropósitos

Presupuesto 2018: el cúmulo de despropósitos

E l presupuesto para el 2018 será de casi 5.3 billones de pesos. Parece que el gasto público en su conjunto aumenta 7 por ciento. Pero el pago pesadísimo de la deuda y sus costosos intereses siguen siendo un costal de plomo sobre el pueblo de México. Igual se pone de manifiesto el pago a pensiones. Preocupa que se siguen haciendo proyecciones (en los Criterios) de un crecimiento cercano al 3 por ciento, ¿de dónde sacan eso? No se ve donde lo sostengan. Lo mismo el cálculo de los ingresos petroleros (46 dólares el barril). Eso es muy delicado, porque cada dólar más o menos en el presupuesto es una variación de 15 mil millones de pesos que se deben ajustar. Pero lo que es más extraño es la proyección de inflación: terminaremos el año en 7 por ciento, lo cual (dicho sea de paso) eliminará los pequeños avances en pobreza; y creen que el año que entra la inflación pasará de ese 7 a 3 por ciento. ¿Sobre qué argumento? Se observa como criterios para cuadrar cifras, más que atender la realidad. Así las cosas, es muy probable que el año que viene, de una enorme efervescencia política, se ajusten a la baja los egresos.

Pues bien, si ya vemos que es probable que se estarán ajustando a la baja las ministraciones trimestrales a las ya raquíticas cifras en Salud y Educación. La educación básica es inercial, empero, para Zacatecas esperamos se haya modificado la estructura del FONE y se resuelva el boquete de poco más de 2 mil millones de pesos. Sin embargo, el caso de educación superior e investigación (Conacyt) siguen siendo fuertemente castigados. ¿Qué estrategia de crecimiento económico elimina inversión en el factor esencial de la productividad, como es la innovación (vía investigación) y la formación de capital humano? No podemos entender esa estrategia. Una verdadera tontería y despropósito. Y no queda la cosa ahí, como el proyecto de presupuesto se entrega el 8 de septiembre, y el 19 ocurrieron los sismos, ocurre que gobierno toma las partidas de los gastos a educación superior y salud (como el seguro popular) para transferir recursos a los efectos de la tragedia. Otro despropósito.

Como podemos observar, desde los criterios de política económica a las estrategias de gasto, estamos llenos de despropósitos: el gasto público es una inversión de acuerdo a una estrategia de desarrollo. ¿Cuál es la estrategia del gobierno de Peña Nieto? Pues un cúmulo de supuestos inconcebibles por todos lados. Es probable, con todo esto, el crecimiento de la pobreza, sobre todo si la inflación de alimentos sigue como hasta ahora. Y con crecimientos menores al 2 por ciento al mismo tiempo que desestimulan los factores de la productividad, con las nimias inversiones públicas al capital humano. Ahora esperaremos ver los recursos que llegan a Zacatecas. Tenemos expectativas de que se mejoren algunos rubros, como el gasto en campo, educación y salud. Pero no podemos ser optimistas. Ojalá no se asomen más despropósitos.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ