Incremento de la violencia ha demostrado que todos estamos expuestos: Zacatecanos por la Paz

Incremento de la violencia ha demostrado que todos estamos expuestos: Zacatecanos por la Paz
Trabajos en la fosa clandestina de Tetelcingo, donde autoridades morelenses inhumaron unos 150 cuerpos n foto: La Jornada
  • Opinan que persiste una mala estrategia de seguridad y de atención en general al fenómeno
  • Opinan que el hartazgo ante inseguridad y la falta de respuesta de las autoridades han obligado a la sociedad a salir de su letargo

“Si no queremos que el este movimiento siga fortaleciéndose porque cada vez se están sumando más y más familias en todo el país, organizaciones que acompañan a las víctimas de desaparición y extranjeros que vienen apoyarlas, integrados a organismos internacionales, pues bueno, ahí están los cuerpos”.

Este párrafo podría sintetizar la manera en la que actualmente el gobierno mexicano está manejando la crisis de la violencia en el país, y por tanto en Zacatecas, y se sintetizaría como: “duelo sí, justicia no”.

Explica el por qué ahora las autoridades visibilizan las muertes exhibiendo casos y cifras cada vez más alarmantes como la que este año en Zacatecas suma ya casi 570 homicidios dolosos, y que intercala jornadas especialmente álgidas como las ha habido esta semana.

“Pero por otra parte sí sabemos que hay un reacomodo –de los grupos delincuenciales- o que no hay control entre los carteles a nivel nacional y la entidad no es la excepción”, dijo Cristela Trejo, integrante de Zacatecanos por la Paz.

Se agrega que luego de que el Poder Legislativo hiciera la petición a la Procuraduría General de Justicia de exhibir las cifras de desaparecidos, derivado de la comparecencia de la titular de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Zacatecas, que se habían mantenido por muchos años entre los 360 y los 380, “pues ya se reconocen a más de mil personas –en esta situación-”

“Con todo y eso sabemos que sigue siendo baja, pero ya hay un reconocimiento de que efectivamente no es la cifra que se estuvo manejando durante tanto tiempo”.

Un reconocimiento que se requiere para la atención de estos casos, observó, sin embargo persiste una mala estrategia de seguridad y de atención en general al fenómeno de la violencia que suma deficiencias en las investigaciones y poco personal asignado a las agencias especializadas, así como malas estrategias de prevención del delito, o carencias en la capacitación de los elementos policiacos, etcétera.

“No se está haciendo nada, o –se tiene- una estrategia mínima para parar, ya no decimos reducir el incremento de la violencia en Zacatecas”.

Luego de más de una década de Guerra contra el narco se ha concretado una organización de organizaciones muy importante en el país, el Movimiento por Nuestros Desaparecidos en México, al que se integra Zacatecanos por la Paz, que ha hecho “que los ojos del mundo voltearan a ver” esta gran problemática del país.

La experiencia de los familiares y organizaciones que los acompañan ha generado en estos años una Ley general al respecto, la modificación de otras normativas, y protocolos y herramientas que buscan el acceso a la verdad y a la justicia, convirtiéndose en un problema para el Estado mexicano al evidenciar las malas prácticas en la procuración y la impartición de justicia, la corrupción y la falta de estrategias para abordar la crisis de inseguridad en el país.

La opción ha sido “ya no tener más desaparecidos, ya no quiero tener más fosas clandestinas, Rastreadoras, ya no quiero que se evidencie que la misma autoridad, como fue el caso de Tetelcingo en Morelos, estaba depositando cuerpos en fosas ilegales”, expuso la activista.

“Entonces están disminuyendo las personas desaparecidas, pero están aumentando los homicidios dolosos”, son fenómenos estrechamente vinculados “para parar el movimiento de todas las familias -de las víctimas- porque hay un momento en que dicen no quiero saber ya nada, pero sí quiero enterrar a mi hijo”, a mi hija a mi esposo, etcétera.

Hay posibilidad así de cerrar el ciclo del duelo de las familias, pero no se les ofrecen vías de acceso a la justicia.

No obstante el incremento de la violencia contra la población ha demostrado que “ya no hay sectores no vulnerables y que todos estamos expuestos”, como lo demuestran los cada vez más frecuentes casos en que las víctimas son niños, niñas, adolescentes, jóvenes, y personas de la tercera edad.

Esto ha producido un hartazgo por la falta de respuesta de las autoridades ante el fenómeno que ha hecho salir de su letargo, en este caso, a la sociedad de Zacatecas, que comparativamente con otras entidades de la República, no había manifestado un activismo al respecto.

Las víctimas y sus familiares se están organizando en células autónomas aun en lugares de alto riesgo como Fresnillo, Calera y Río Grande, generando su empoderamiento para reclamar justicia, a la par de registrarse marchas y manifestaciones que los acompañan socialmente detonadas por casos de asesinatos dolosos, incluidos los de feminicidios, observó.

“De alguna manera celebramos que la gente está saliendo de esta impasse eterno, donde estábamos los y las zacatecanos”.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ