Política de salud: el barco que se hunde

Política de salud: el barco que se hunde

La política en salud en México es un desastre, y los resultados son manifiestos. Los servicios continúan segmentados entre los que son derechohabientes y los que se tienen que conformar con el seguro popular; y los primeros, no brincan de gusto por los servicios recibidos. Las enfermedades crónicas crecen como la espuma y no hay presupuesto que alcance para atenderlas, pero no hay políticas serias de prevención que hagan frente a la emergencia. El sistema parece un barco que se hunde a la vista de todos. Las desproporciones son enormes, por ejemplo, mientras en los Servicios de Salud de Zacatecas hay contratados 95 médicos, existen 646 en servicios administrativos y generales. Y un extraño campo donde caben cosas de los más variados llamados “paramédicos”, con 274 personas. Con tan pocos médicos, la atención es deficiente: conforme aumenta el número de pacientes por cada uno, la calidad de las revisiones y diagnósticos disminuye. Es cosa de ver el número de personas atendidas que reportan los diferentes subsistemas de salud en Zacatecas: la SSZ atendió el año pasado 686 mil personas, contra 169 mil del ISSSTE; y el primero con menos recursos (per cápita) que el segundo. Si entre todos los subsistemas suman un poco más de un millón y medio de personas en ese año, resulta que los SSZ atendieron con los mismos recursos a 43 por ciento de los pacientes.

Las decisiones federales son una locura. El seguro popular aumentó mucho su cobertura de atención, pero casi con la misma infraestructura. Resultado: disminución considerable en la calidad del servicio. Y afirmamos que son esencialmente ‘las decisiones federales’ porque en estos últimos años (al igual que en otros sectores) se ha re-centralizado el control administrativo y decisional del Sector Salud. Y los presupuestos se congelaron, en los 2 últimos años se pasó en Servicios Personales de un millón 476 mil pesos, a un millón 490 mil pesos (del presupuesto ejercido por la SSZ). ¡Gran aumento! En los puros datos de corrupción que se deducen por los señalamientos de la Auditoría Superior de la Federación se podía, al menos, duplicar dichos presupuestos.

Todo el paradigma debe ser repensado. Primero, dejar de adscribir el cuidado a la salud al modelo de la Clínica. Este modelo que nace desde la Francia napoleónica debe ser cuestionado. Al igual que el pensamiento liberal, que convirtió en sujeto político al individuo, en la medicina se convirtió al cuerpo de cada individuo en el espacio de gestión de la salud. En ese sentido se conformó la enseñanza: los médicos eran preparados para ejercer la clínica. Es de tal envergadura la crisis de la gestión de la salud ahora mismo, que tenemos que cambiar de modelo y superar la pura forma clínica. En Brasil, construyeron el higienismo, que procuraba mejoras a la salud fuera de los hospitales y de la atención clínica y los trasladaba a los espacios de la vida cotidiana. Por eso hablaron de ‘medicina social’. Que además de ser mucho más barata, es más efectiva. Pero nuestra clase política es una misma que nos mantiene enfermos.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ