Filosofía hogareña 

Filosofía hogareña 

La Gualdra 490 / Filosofía

En la tradición occidental, los orígenes de la filosofía se remontan a la antigua Grecia, con las propuestas de los presocráticos o la llamada filosofía clásica (Sócrates, Platón, Aristóteles), así se inició esta actividad del pensamiento que ha trascendido hasta el presente. Desde ese contexto, el ejercicio filosófico se realizó en relación a un sistema o lugar educativo, esto porque es Platón quien funda la Academia como la primera escuela formal de filosofía.

Después vino el Liceo de Aristóteles, el Jardín de los epicúreos y muchas otras que relacionaron el ámbito escolar con la filosofía. En la Edad Media, tras varios cambios históricos, el ejercicio filosófico se trasladó a los monasterios que posteriormente se transformaron en las primeras universidades, instituciones en las que la filosofía era fundamental en los planes de estudio.

Con el Renacimiento y la modernidad, la educación y las universidades comenzaron a separase del ámbito religioso y con estas la filosofía también. De tal suerte que el lugar correcto para hacer filosofía ya no podía dejar de generar cuestiones. Por ejemplo, el filósofo francés Montaigne (siglo XVI), después de haber pasado por la universidad se retiró varios años a su torre para hacer filosofía.

Sin embargo, tradicionalmente la filosofía ha estado ligada a las universidades a través de los siglos, no sin algunas críticas respecto a dicha relación. Hay quien ha cuestionado este aspecto, por ejemplo, el filósofo alemán Friedrich Nietzsche en alguno de sus escritos afirmó que “las universidades son la tumba de la filosofía”.

Así podemos observar cómo a lo largo de la historia la filosofía ha sido una disciplina muy cercana, prácticamente limitada a las universidades. ¿Se puede sostener entonces que la institucionalización de la filosofía es una condición histórica e inmutable? ¿Se puede hacer filosofía fuera de las universidades? ¿La burbuja académica estará asfixiando el quehacer filosófico desde la lucha de egos disfrazada de rigor?

Podríamos cuestionarnos si un aspecto positivo de la pandemia es haber sacado a la filosofía de las universidades; si bien estas no expulsaron la disciplina, el ejercicio de la fiolosofía salió de la universidad y se incorporó a los hogares, trasladando sus actividades a clases, discusiones, exposiciones, lecturas y más a la dimensión de lo virtual.

Debido a la crisis sanitaria la filosofía salió un poco de las instituciones tradicionales de estudio para trasladarse a casas comunes y corrientes, pero, ¿derivó esto en un impacto significativo? ¿Se trasladó a la filosofía de la burbuja académica a la hogareña? Lo cierto es que es difícil separar a la filosofía de las universidades y propagarla más entre la gente común y no especialista. La especulación sigue avivada y las ventajas o desventajas se mantienen en debate.

Twitter @ValerioMirand 

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/la_gualdra_490

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ