Entregan el Premio Iberoamericano Ramón López Velarde 2021 a Ernesto Lumbreras

Entregan el Premio Iberoamericano Ramón López Velarde 2021 a Ernesto Lumbreras
El poeta, escritor y ensayista Ernesto Lumbreras (al centro) compareció en el Teatro Hinojosa de la cabecera municipal de Jerez, Zacatecas, para recibir el premio ■ FOTO: CORTESÍA

■ La decisión se tomó por su obra El acueducto infinitesimal, donde narra la vida del jerezano

■ A cien años de la muerte de RLV se puede decir que su trabajo es cada día mejor: Acosta

 

“Conmovido y desbordado de gratitud”, el poeta, escritor y ensayista Ernesto Lumbreras compareció en el Teatro Hinojosa de la cabecera municipal de Jerez, Zacatecas, para recibir el Premio Iberoamericano Ramón López Velarde 2021, 133 años después de que “el aire de los mortales, el hálito primero” entrara a los pulmones del futuro poeta de la patria, y cien años después de su prematura muerte a la edad del “Cristo Azul”, los 33 años.

El 15 de junio de 1888 nació Ramón López Velarde, dos días después de que en Lisboa, Portugal, naciera, a decir de Lumbreras, otro de los grandes de la lírica moderna del siglo pasado, como es Fernando Pessoa, por lo que recibir el premio en tal fecha y además, a 100 años de la muerte del vate jerezano, fue para el autor de El acueducto infinitesimal, un honor.

“Enemigo y dinamitero del lugar común”, Ramón López Velarde, a decir del poeta laureado, impuso a sus lectores la saludable penitencia de evadir el camino recto y predecible, sin embargo, ante la noticia del premio que “comenzó a circular por el rumbo del cerro de La Bufa la semana pasada”, Lumbreras no pudo emular al “as de ases de la poesía mexicana” y recurrió al camino recto para agradecer tal distinción:

“Recibir este reconocimiento que lleva el nombre del poeta de ‘El son del corazón’, es para mí una alegría, un honor y un presente, tres sustantivos sin la compañía de adjetivos audaces. Pero además, recibir en este 2021 un galardón histórico en nuestras letras, con una nómina de ganadores portentosa, me torna humilde, ceremonioso y dubitativo, tres adjetivos que sueñan con tres sustantivos terrenales, hospitalarios y categóricos, con este mar platónico, como de estar en un sueño de hadas, con esta incredulidad mordaz y esperpéntica, pero afortunadamente guiado por la ignorancia de la nieve y la sabiduría del Jacinto, estoy aquí agradeciendo tal honor, tal júbilo, tal obsequio para mi trabajo literario”.

“Regresaré a casa en unos días, rotundamente feliz, como si llevara en mi alforja de lector in fabula, un higo o un durazno cortados al amanecer de la huerta de nuestro poeta mayor. En esos frutos, lo sé y no lo sé de cierto, se preserva lo íntimo y lo arcano, lo que se fue y lo que aún no toco de la vida, la muerte y el amor, temas y variaciones tocados en clave mayor por Ramón López Velarde”, concluyó.

En la alocución, el poeta zacatecano Javier Acosta Escareño, integrante y representante del cuerpo especializado que dictaminó el premio, refirió citando al crítico Harold Bloom, que los poetas grandes se reconocen porque cada día son mejores, porque su resplandor y su sombra se alarga sobre los lectores y los herederos, los nuevos poetas.

Así, aseveró Acosta Escareño, a cien años de la muerte de López Velarde se puede decir que su obra es cada día mejor y cada día más grande, pues la pasión y la fuerza de su operación poética sigue alimentando el “apetito de belleza, de arrebato, de profundidad y de escalofrío”, pues las palabras de Velarde abren el párpado del corazón de quien se acerca a su poesía.

LA ENTREGA DEL GALARDÓN SE ENMARCA EN EL INICIO DE LAS TRADICIONALES JORNADAS LOPEZVELARDEANAS

Finalmente, Javier Acosta informó que el comité honorario del Premio Iberoamericano Ramón López Velarde, conformado por él, Adolfo Castañón y Armando González, decidieron, por unanimidad, entregar el premio a Ernesto Lumbreras por su valiosa aportación al estudio de la obra del jerezano, y en particular por su libro El acueducto infinitesimal en el que narra los últimos nueve años de vida de López Velarde.

El Premio Iberoamericano se enmarca en el inicio de las tradicionales Jornadas Lopezvelardeanas, las cuales se celebran anualmente del 15 al 19 de junio, fechas significativas, ya que la primera conmemora el natalicio del poeta, y el 19 el aniversario luctuoso, que este año cobra mayor relevancia porque se cumplen 100 años de su prematura muerte a los 33 años, pero también del inicio de su leyenda.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ