Para el Issstezac, transparencia y consenso social

Para el Issstezac, transparencia y consenso social

Hace poco más de un año, cuando fuimos asignados a la Dirección General del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado de Zacatecas (Issstezac), advertimos que llegábamos a una encomienda difícil, en la cual pondríamos todos nuestros mayores esfuerzos, férrea voluntad y la experiencia acumulada en el desempeño de diversos cargos públicos, destacadamente en la Coordinación Estatal de Planeación.

El mismo gobernador, Alejandro Tello Cristerna, señaló en aquel momento que la tarea que ponía en nuestras manos exigía máxima capacidad y decisión para enfrentarla adecuadamente. Todos sabíamos, incluidos los trabajadores al servicio del estado y la sociedad zacatecana, que los problemas del Instituto no habían nacido de la noche a la mañana, sino que se incubaron, alimentados por abandono, irresponsabilidad, estrategias equivocadas, fallas administrativas y hasta corrupción, a lo largo de tres decenios.

El estallido de una profunda crisis ya se avizoraba desde hace más de 10 años. Solo dependía del agotamiento de los recursos económicos necesarios para mantener en pie al Instituto, que constante y rápidamente los devoraba año con año.

Así, la situación que hoy transita el Issstezac a nadie sorprende ni nos era desconocida. Lo que francamente no se esperaba, es que dentro del mismo organismo hubiera una minoría que sistemáticamente se opusiera a todas las acciones emprendidas para sanear las finanzas y tratar de evitar el derrumbe, incluso valiéndose de falsedades.

Para la sobrevivencia del organismo social de los trabajadores estatales la disyuntiva es esta: se sanean, racionalizan y transparentan las finanzas y se ponen en vigor reformas legales integrales o el colapso total llegará ineludiblemente. El enunciado es sencillo, pero la realidad es extremadamente complicada, porque no solo está en juego la sobrevivencia del Instituto, sino la gobernabilidad y la estabilidad económica y financiera de Zacatecas.

Por estas razones optamos por emprender, con la máxima responsabilidad, algunas acciones para mitigar la crisis. Anunciamos el próximo cierre de 10 áreas comerciales, que, al corte del primer trimestre, ya arrojan pérdidas por 20 millones de pesos. Este déficit no es nuevo ni imputable a la actual administración.

Las áreas comerciales han causado, desde 2010, pérdidas que hasta marzo de este año ya ascienden a 455 millones 101 mil 830 pesos. Solo para que el lector tenga una idea más concreta de la situación, baste citar que en 2010 el déficit ascendió a 44 millones 742 mil 859 pesos; en 2015 fueron 35 millones 764 mil pesos y en 2020 escalaron hasta 84 millones 264 mil 842 pesos. Año con año los déficits fueron constantes.

¿Pueden soportarse mayores pérdidas, sobre todo, considerando que afectan el patrimonio público y hasta familiar de los zacatecanos?

Por esto armamos un plan de liquidación de las empresas que solo generan pérdidas. A la fecha ya cerramos farmacias en Jalpa y Tabasco y próximamente serán las de Fresnillo y Calera.

En el caso de los hoteles, tenemos proyectos para llevarlos al sector público-privado, modalidad que abarcaría al Mesón de Jobito, Hotel Parador y Paraíso Caxcán.

La Organización Nacional de Estados de Seguridad Social, con gran experiencia en todo el país, ha reconocido que nuestra estrategia es la más adecuada y la avala plenamente, en vista de que otros institutos pensionarios del país han sufrido similares dificultades financieras.

Estas posibilidades de coparticipación con capitales privados ya fueron presentadas a la Junta Directiva del Issstezac y, por ley, cualquier modificación que se haga en el sistema financiero del Instituto deberá ser aprobada por el Poder Legislativo, entidad de la que totalmente dependerán esas opciones.

Otro agravante es la falta de dinero para cubrir adeudos por 420 millones de pesos, entre ellos lo necesario para cubrir la totalidad del aguinaldo a pensionados. También destacan débitos al Servicio de Administración Tributaria por 58 millones de pesos; 6 millones al IMSS; 17 por conceptos de devoluciones de cuotas y gastos funerarios, así como 284 millones al gobierno del estado por concepto de adelanto de aportaciones.

A grandes rasgos esta es la situación que nos mantiene en alerta permanente. Nada habremos de ocultar, porque exponer la verdad es el único camino seguro para lograr los difíciles objetivos que planteamos.

Mantendremos una política de total transparencia y rendición de cuentas ante la Junta Directiva del Instituto, y principalmente, ante la sociedad zacatecana, porque todo lo que emprendamos deberá estar respaldado por un sólido consenso social, que en la actual coyuntura generará certidumbre y será de vital importancia. ■

*Director general del Issstezac

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ