‘Palm Springs’, de Max Barbakow: siempre el mismo día

‘Palm Springs’, de Max Barbakow: siempre el mismo día
Palm Springs, de Max Barbakow.

La Gualdra 442 / Cine

 

Al correr de los años, Groundhog Day (1993) se ha vuelto una de las comedias
románticas más memorables y queridas de todos los tiempos. En ella, su
protagonista (interpretado de manera hilarante por Bill Murray) tiene que vivir
siempre el mismo día, que se repite una y otra vez y, en dicha situación, se ve
obligado a intentar encontrarle un sentido a su existencia monótona.

A primera vista, puede parecer que la premisa de Palm Springs (2020), ópera prima de Max Barbakow, donde se vive un bucle temporal, no tiene nada nuevo que
ofrecer. Es gracias al estupendo guion del también debutante Andy Siara que el
filme evita muchos lugares comunes en este tipo de historias, al mismo tiempo que
otorga frescura y originalidad a la experiencia de encontrarse atrapado en el tiempo.

En la cinta seguimos la historia de Nyles (Andy Samberg) y Sarah (Cristin
Milioti), dos invitados de una boda que toma lugar en Palm Springs, en un día que
ambos deben repetir eternamente. El filme avanza de manera inicial desde el punto
de vista de Sarah, quien queda atrapada en el bucle temporal al empezar el relato, y
descubre que Nyles lleva más tiempo viviendo las mismas experiencias de manera
infinita. A raíz de esta situación, ambos personajes comienzan a aceptar que nada
en su existencia tiene repercusiones y que pueden vivir sin preocuparse de lo que
ocurrirá más adelante. Sin embargo, al ir compartiendo siempre el mismo día, la
relación entre los dos se volverá más profunda, lo que los obligará a decidir si lo que
sienten el uno por el otro tiene o no una verdadera importancia.

A diferencia de otros relatos que narran la experiencia de vivir bucles
temporales en completa soledad, Palm Springs parte desde la complicidad de estar
atrapado en una situación de este tipo en compañía de otra persona, una premisa
que logra funcionar gracias a la estupenda química entre ambos protagonistas.
Dicha complicidad en el argumento es efectiva en primer lugar para generar
situaciones originales y por demás hilarantes en la dinámica de ambos personajes.

Por otro lado, vuelve innovador el eje filosófico en este tipo de historias. Ya
no se trata de un filme sobre un personaje tratando de encontrar sentido a su existencia y al mundo que lo rodea, sino de uno que aprende a vivirlo con otra
persona, y descubre todas las diferentes versiones y posibilidades que ofrece un
mismo día. El punto central de la película se vuelve la búsqueda de dichas
posibilidades, y si en una de ellas ambos lograrán salir de ahí, juntos.

Es así como Palm Springs resulta ser una comedia reconfortante sobre
aceptar el compromiso de compartir la vida con alguien más, reconocer actos de
repetición en un estilo de vida rutinario y asumir la búsqueda de propósito en una
realidad que no avanza. En otras palabras, es la comedia romántica más oportuna y
relevante para los tiempos que vivimos.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ