Derechos de los Pueblos y Comunidades Indígenas. La agenda pendiente

Derechos de los Pueblos y Comunidades Indígenas. La agenda pendiente

El Gobierno Federal, los estados y municipios que integran a la República mexicana, deben redoblar esfuerzos para consolidar los rezagos históricos que nuestros hermanos indígenas ha padecido, pues muchas áreas como la educación, el desarrollo económico y, en general, la igualdad de oportunidades, han quedado pendientes sexenio tras sexenio. En el caso de Zacatecas, oficialmente no reconocido como entidad indígena por no contar con una población del 40%, tiene en su haber muchos hermanos que enfrentan a su suerte la discriminación, la falta de apoyos y, en general, el conjunto de políticas públicas que generen mejores condiciones de inclusión. En este contexto, Zacatecas tiene el orgullo de contar con la legua huichol (1200 hablantes), Náhuatl (510), Tepehuano (492) y, Tlapaneco (381), por su parte, casi 5000 personas mayores de 5 años hablan alguna lengua indígena, lo que representa menos del 1% de la población total de la Entidad. En el concierto nacional, Zacatecas está por arriba de Guanajuato, Coahuila y Aguascalientes en cuanto a población indígena se refiere; por el contrario, Oaxaca, Yucatán, Chiapas, Quintana Roo, Guerrero, hidalgo, Campeche, Puebla, San Luis Potosí y Veracruz, ocupan los primeros lugares. Así las cosas, el territorio mexicano es un mosaico de culturas, lenguas, tradiciones y costumbres que nos enriquecen, sin embargo, debemos luchas para que este patrimonio mundial no se pierda, se fortalezca y sea contemplado por las presentes y futuras generaciones. De tal suerte, debemos trabajar bajo la brújula de la Declaración de la Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, entre otros instrumentos internacionales y nacionales, que sirvan de orientación a los esfuerzos que se realizan en cada lugar del mundo por consolidar la aspiración de justicia social y el progreso de nuestros pueblos originarios. Volviendo al tema de la Declaración en comento, se aprobó por la asamblea General de la ONU (A/61/L.67 y Add.1) 61/295, el 13 de Septiembre de 2007, en cuyo articulado se estableció que los indígenas tienen derecho, como pueblos o como individuos, al disfrute pleno de todos los derechos humanos y las libertades fundamentales reconocidos en la Carta de las Naciones Unidas, la Declaración Universal de Derechos Humanos y las normas internacionales de derechos humanos (Artículo 1), sin embargo, la igualdad no es una realidad en ninguna parte del planeta, menos aun cuando para muchas mentes obtusas que pululan por doquier, existen personas de primera, segunda y hasta quinta. En otro artículo de la citada Declaración, se decretó que los pueblos y los individuos indígenas son libres e iguales a todos los demás pueblos y personas y, tienen derecho a no ser objeto de ningún tipo de discriminación en el ejercicio de sus derechos, en particular, la fundada en su origen o identidad indígenas (Artículo 2); contrariamente, lo anterior se violenta diariamente ya sea en el acceso de servicios como el de la salud donde nuestras mujeres indígenas tienen a sus hijos en el suelo o en los patios de los hospitales al negárseles el servicio o, en la educación, en este último apartado tenemos por ejemplo que en la Escuela de Derecho de la UAZ, de una matrícula de 4200 alumnos, solo hay 6 indígenas, lo que hace necesario fortalecer y motivar el estudio y acceso a la oferta educativa con estímulos, becas y hospedaje para que puedan culminar sus estudios adecuadamente. En el Artículo 7 se dispone que: 1. Las personas indígenas tienen derecho a la vida, la integridad física y mental, la libertad y la seguridad de la persona. 2. Tienen el derecho colectivo a vivir en libertad, paz y seguridad como pueblos distintos y no serán sometidos a ningún acto de genocidio ni a ningún otro acto de violencia, incluido el traslado forzado de niños del grupo a otro grupo. Aquí nos detenemos para puntualizar el tema del asesinato de hermanos indígenas que protegen el ambiente y los recursos naturales y que son abatidos indiscriminadamente, sin que el Gobierno Federal responda con efectividad en la investigación y detención de los culpables, llegando al caso de que los niños indígenas se armen para defender sus pueblos y comunidades. En su conjunto, podemos decir que el estado mexicano ha fracasado en su intención de garantizar el cumplimiento de los Derechos Humanos Fundamentales de nuestros hermanos indígenas, por lo que ahora que estarán los gobernadores tradicionales indígenas en Zacatecas, les propongo formalizar una agenda de trabajo conjunta, para avanzar en los grandes retos que nos azotan. La próxima semana, contribuiré con algunas ideas que puedan abonar a esta idea, hasta entonces.

*Integrante del Consejo Mundial para la
Defensa de los Derechos Humanos y
Secretario General del Consejo Zacatecano
de Protección al Ambiente
[email protected]
[email protected]

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ