Concesión de la basura: ¿fondos para una campaña en la que ya se está?

Concesión de la basura: ¿fondos para una campaña en la que ya se está?

Una empresa que cobra 67 millones de pesos al año por recoger la basura es demasiado. Y si los trabajadores se desincorporan de la nómina municipal y la asume dicha empresa, ¿es una especie de outsourcing disfrazado? ¿Por qué ese sorpresivo paso a la privatización de un servicio público? ¿Cuál es el motivo de esa medida que ha resultado tan impopular? Si toda empresa se guía por el criterio de la ganancia, y un servicio público sólo por el criterio de su misión, ¿es posible que un servicio empresarial privado sea más barato que uno público? Además, si no se despide a la plantilla de trabajadores, ¿significa que además de pagar a la empresa subrogada continuará pagándose a los trabajadores que hacían dicho trabajo? ¡Eso es muy extraño!

La gestión de los deshechos sólidos es todo un negocio. La separación para el reciclado es rentable. Por eso se crear organizaciones de pepena que venden los paquetes de cartón, plástico, papel, vidrio, aluminio, etcétera, para llevarlos al pelitizado o fundido a fin de reciclarlo. El municipio puede organizar a los actuales pepenadores y trabajadores de limpia para crear una empresa social que se encargue de un servicio eficiente y económicamente rentable que resulte de doble propósito: servicio público y empresa social al mismo tiempo. Sin embargo, se opta por una empresa privada ajena a los trabajadores de limpia y pepenadores actuales. La pregunta es, ¿por qué? ¡Eso es muy extraño!

Actualmente el modelo de gestión de residuos es extremadamente deficiente: se recoge y se tira en rellenos sin distinción. No hay separación con esquemas de aprovechamiento según su naturaleza. Los residuos orgánicos en elaboración de compostas, el plástico y el vidrio vuelto a utilizar. El municipio puede gestionar los procesos de transformación de los residuos generando ventajas económicas adicionales para las familias que ya viven de eso, pero que lo podían hacer con mejores ganancias y rentabilidad ambiental. Pero no se hace. Se toma el camino que ha mostrado su fracaso y multitud de razones que muestran la inconveniencia política, social y pública de hacerlo. ¡Eso es muy extraño!

Por estas y otras razones que resultan muy extrañas, es que la especulación se ha desatado. No existe un documento justificatorio dirigido al cabildo para su discusión donde se exhiba un diagnóstico del problema y se demuestre que de las diversas opciones, la concesión a esa empresa es la más racional. Nada. No hay nada de dicho documento maestro para fundamentar la decisión. Se afirma (en declaraciones) que es la mejor opción, pero las razones justificatorias quedan esotéricas y sin la evidencia suficiente. Y además, la embestida de las críticas del fuego amigo, de los compañeros de partido del presidente municipal de Guadalupe, en el sentido que ese partido nació con la idea de dar valor a lo público, y esa medida va en sentido inverso a las pretensiones de dicho partido. Por todos lados, la medida ha resultado rechazada y falta de legitimidad. ¿Es una cuestión de dinero para financiar una campaña en la que ya se está? (Dedican a decenas de trabajadores a organizar seis posadas diarias del 15 de noviembre al 15 de enero). En suma: estamos ante un fracaso anunciado.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ