Rusia, Trump, Venezuela

Rusia, Trump, Venezuela

Como era de esperarse, el mundo, sus regiones y países, no están en paz, ni pueden estarlo por lo exacerbado que resulta vivir el modelo neoliberal como una etapa más de una globalización nada sencilla sino hasta exacerbada su intempestividad en algunos lados y en otros con arrasamientos más suaves, pero no menos agravantes de unas condiciones de vida, resistentes a generar bienestar ¿sostenido y suficiente? para cada vez más seres humanos que deambulan luego hasta sin rumbo en sus propios lugares de origen, veces hasta con poderosos magnates al frente de Estados, cuya riqueza, como en Venezuela, originariamente natural, bien aprovechada y distribuida pudiera eventualmente concurrir a paliar carencias y a mejorar condiciones sociales y económicas en su hábitat inmediato y hasta sostenidas. ¡Ah, pero la grilla!

En este caso, ¿de Trump?, pareciera que la gente, el pueblo, aún no está preparada con la suficiente cultura para confiar más en la democracia, como la mejor forma de conseguir, convertir, por ejemplo, a la riqueza petrolera o a la riqueza natural en donde esté, en un agente, cuyo potencial despliegue económico también lo luego a ser cultural y liberador para poder, en efecto, generar para todos los que son su entorno inmediato: bienestar y no desgracias, ni envidias, ni luchas de poder interno, ni tampoco dejar atraparse entre verdaderas potencias mundiales como quiere hacer con Venezuela, por ejemplo, un Trump, agresivo, avasallante ante aun Putin, más bien tranquilo, pero nada dispuesto a dejar sin la protección necesaria, en este caso, a Maduro, estadista venezolano que requiere contener a Guaidó, líder en su “H. Congreso”, impulsado y sostenido por un Trump, más que dispuesto a regalar, no dólares, sino “despensas”, cuya dudosa dieta de carbohidratos sirva, además de dañar la salud, para afianzar, condicionar con eso su acceso al petróleo de Venezuela y drenarlo hasta agotar los yacimientos, antes que los de EUA. Por lo pronto, es ridículo y hasta grotesco el actuar de Guaidó, para regalar, a cambio, a los venezolanos, unas despensas de cuyo contenido ni se sabe bien lo nutriente aprovechable o si sólo son chatarra, rica en carbohidratos y propaganda política, ¿barata? Con seguridad son mejores las despensas que daba o aún da en Zacatecas como respaldo alimentario, ¿el DIF?
En cuanto al propio aspecto petrolero, la voracidad del señor Trump, casi pasa por un incruento golpe de Estado allá, por la pretensión de asegurar(se) el petróleo de Venezuela para su uso imperial y convertir a ese Estado, si puede, en una colonia, con su capataz Guaidó, líder camaral, autoproclamado, ¿Presidente? Pero nada fácil sería hacerlo, porque, por ejemplo, “El banco ruso Gazprombank decidió congelar las cuentas de la estatal venezolana PDVSA y suspendió operaciones con la firma para reducir el riesgo de que la entidad financiera caiga bajo las sanciones estadounidenses, dijo el domingo a Reuters una fuente de Gazprombank, lo que fue negado por la petrolera.”

“Si bien muchas firmas extranjeras han reducido su exposición a PDVSA desde las sanciones, (lo anterior) sorprende de un prestamista estrechamente alineado con el estado ruso, ya que el Kremlin ha sido un socio consistente del mandatario Nicolás Maduro.”

Pero como también en San Juan hace aire, justo el 18 de febrero de 2019, el despacho “Redacción sin fronteras” informa: Al menos seis estados (en los EUA) han decidido forjar una alianza para analizar la posibilidad de demandar al Presidente Donald Trump por su decisión de declarar una emergencia nacional para financiar un muro en la frontera con México.

Por lo visto, urge a Trump seguir en la quema de excedente económico y ahora nuestra frontera Norte será el escenario: “Definitivamente es inminente. Estamos preparados, sabíamos que algo como esto podría suceder”, afirmó el fiscal general de California, Xavier Becerra, en el programa dominical, This Week, al informar que junto a su estado se sumarán a la eventual reclamación otros “estados hermanos”, entre ellos, Nuevo México, Oregon, Hawai y Minnesota: “Está claro que esto no es una emergencia, no sólo porque nadie lo cree, sino porque Donald Trump ha dicho que no lo es”.

El jueves pasado la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) expresó que el anhelo del presidente Trump por un muro en la frontera sur no se puede justificar llamando a una emergencia nacional. “Esto sería un claro abuso del poder presidencial”, a juicio del director ejecutivo de la organización, Anthony Romero. Para evitar otro cierre parcial del gobierno, el jefe de Estado firmó la ley de gastos a partir de un proyecto legislativo bipartidista y bicameral negociado que sólo le asignaba para la cuestión fronteriza mil 375 millones de dólares para levantar barreras físicas y no una pared de concreto.

Pero Trump ya había amenazado durante semanas que recurriría a la emergencia nacional si el Congreso no aprobaba los cinco mil 700 millones de dólares en fondos para el muro que él exige, pasando por encima a las consecuencias políticas, legales y al Congreso, su Congreso.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ