La política mexicana me da risa

La política mexicana me da risa

Es de dar risa la forma en cómo se hace política en nuestro país, los estándares y formas se replican en cada rincón de México, por un lado, se fabrican al vapor políticos sin trayectoria o experiencia para defender un partido político, una bandera o una causa; dan pena ajena sobre todo cuando se paran al frente de un escenario en un determinado mítin a hablar de democracia, transparencia, corrupción, derechos humanos, pobreza y otras místicas ofertas, sin una sola muestra en el rostro de estar convencidos de sus palabras. A algunos candidatos se les ve el terror escénico pues al parecer nunca pasaron a exponer algún tema en la escuela, sobre todo si se trata de aquellas patito en donde mandan los alumnos; pero hay otros más que llevan cursos tanto de oratoria como de convencimiento al cliente, esos si son capaces de vender la luna al mejor postor ya que también, hay ciudadanos con escasa cultura y harta ignorancia, que tienen la osadía de creer el rosario de estupideces que le venden sin sustento filosófico o estadístico, simplemente desde su casa de campaña, contrataron a alguien que medianamente sabe escribir y desde la comodidad de un escritorio y, copiando y pegando de internet, sacan discursos, propuestas y reformas exitosas en otros paises, pero inaplicables para muchos de los pueblos bicicleteros en donde el progreso forma parte solo de su nombre. Otros candidatos más, se avientan a ver si pega, unas veces para gobernadores, otras para diputados o senadores, presidentes municipales y ya de menos, caen como regidores, así, si Usted quiere ser regidor de la Capital Zacatecana, promuévase como candidato independiente a la presidencia municipal y si le va bien, llegará a ser parte del Cabildo cobrando una cifra nada despreciable. No hay en México líderes que aparezcan en la escena política de la República, son escasos y algunos de ellos ya están domesticados. Cuando rara vez llega alguno de ellos al poder, muestra el cobre en lo inmediato, invita inmediatamente a sus comadres, hermanos y amigos, los impone a saborear las mieles del poder y luego, para sacarlos de la jugada resulta imposible, así aparecen los partido-familias en donde luego uno reniega por no apellidarse de tal forma. Lo más increíble de todo, es que los ciudadanos siguen creyendo en la democracia, acude a las ferias de colonias, les llevan jueguitos a los niños, les ponen películas piratas y las señoras salen de sus casas cuando menos a ver, oír y callar ante las inverosímiles propuestas baratas que luego les llevan hasta la puerta de su casa, eso si, los eventos terminan temprano antes que que el pacto del terror concluya y llegue la lluvia de balas y persecuciones. En México, no basta trabajar y hacerse de un prestigio profesional para llegar a los puestos clave, es necesario ser amigo de, amante de, compadre de, ponedor de, así seas muy ignorante, feo o hermoso, para el caso será igual, tendrás en beneficio de vivir del presupuesto; de tal suerte, la bola de muchachos que pululan haciendo el caldo gordo a los políticos, escasamente tendrán una posibilidad real de empleo y cuando esta oportunidad finalmente llega, será utilizada para su enriquecimiento personal ya que solo tendrá 3 o 6 años en el mejor de los casos, para hacerse de un capital con el que justifique su éxito personal, pues en algunos estratos muy bajos, el triunfo se traduce en el número de propiedades o en los ceros que tiene tu cuenta bancaria, así sea mal habido o perteneciente a programas que eran destinados para educar a los niños o a proporcionarles quimioterapias o a generar el progreso de los pueblos, eso es lo de menos, dinero hay y mucho. La austeridad es para el pueblo, ese que se encuentra en las profundidades del terror y la pobreza, acá arriba desde donde se ven los pudientes, solo son un instrumento de legitimación de la democracia, aquella que no termina de mamar la gran ubre de México, aquella que solo sirve al poder por el poder y a los niños bien que han heredado los destinos de este país, gracias a los canguros (ratas grandotas) que han sabido permanecer en la cúspide al estilo de Geppetto, pues son los que hacen hablar, reir y mover a los títeres del teatro de la política mexicana. Pobre de nuestro país, con un gran sector que vive en la pobreza, el desempleo, el analfabetismo, la inseguridad y, ante ello, la falta de líderes genuinos, la ausencia de propuestas posibles y a la baja en materia de derechos humanos, crecimiento y desarrollo sostenible. ■

*Integrante del Consejo Mundial para la
Defensa de los Derechos Humanos
[email protected]

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ