2018 / ¿mons parturibat?

2018 / ¿mons parturibat?

Las descripciones son retrato de lo que pasa. De lo que ocurre cuando se da larga a los problemas y se dejan, una y otra vez, trienio tras trienio, sexenio tras sexenio, sin resolver. No digo, sin tratar, luego sí se les trata, algunas veces hasta con soluciones; pero las más de ellas son demagogia, mentirillas, manipulación, como si los gobiernos y sus supuestos controladores, incluso, los partidos políticos y la élite de senadores, diputados federales y estatales, cabildos y presidentes municipales, se esmeraran en no resolverlos, porque si eso ocurriera, resolverlos, después qué harían, se preguntan, aparte de vegetar o peregrinar en Cámaras y Cabildos, vestíbulos, bares, cafés y demás sitios de reunión a donde llegan los comunicadores, por costumbre, y pueden armar un efímero evento para escuchar la neta de su actuación y actualidad, aunque pueda ser la misma, o sea, la del cafecito anterior, en el que de igual forma, los políticos posan para las cámaras y unos periodistas, ya sin sorpresa, porque la cotidianidad institucional pesa tanto, como para aportar novedad alguna y ni caso tiene hacerle al Drácula de las columnas o espacios para sólo reiterar, una y otra vez, la falta de imaginación de sus oficiales oficiantes, ansiosos, inútilmente, por dar la nota de alguna novedad que ni llega, ni mucho menos se dan a construirla, como se supone debería ser, sobre todo, si ya son o sienten ser políticos encumbrados, por resistirse a dejar la “cumbre”, ¿ubre?, para que trepe otro, con deseos y voluntad de experimentarse, construirse o afianzarse, como político, y así van las cosas.
Después de todo, en Zacatecas no abundan los empleos, menos aquellos –los políticos– que se reciclan o no, cada trienio o sexenio y son muy pocos, para tanto deseante que se anota o hacia ellos apunta con el deseo de cabalgar por un tiempo, en tal jamelgo. Como sea, es previsible que después de hacer el balance de gozos y tragedias del 2017, o aún sin hacerlo, todo mundo se apresta para “organizarse” y emprender lo relativo al nuevo año 2018, marcado por la sucesión Presidencial de Peña Nieto, en un ambiente político, de inicio, ¿culturalmente desolado e ideológicamente laxo, a excepción, del PEJE AMLO, quien da la última llamada, sin ser la última, porque sabe persistir y navegar en política como algunos de sus pares, antes aludidos, quienes en eso llevan algún tiempo y otros, hasta más de 50 años, en el desempeño de alguna función para “se supone” el bien de sus afiliados, ¿y el último “lobito” de don Fidel, sale de su telaraña? ¿CROC, CROM?
Con todo, el tiempo pasa y para la cultura política que vivimos, más como reproducción y estancamiento que como cambio, lo importante, si se quiere ver o hacer “promisorio” el porvenir electoral, son las propuestas y todo aquello que sea convocatoria, invitación, organización y debate, les antecede, como trabajo de campo político promisorio que lo mismo es recorrido como forma de iniciación y conocimiento o sólo para repetir, lo mismo, o difundir, si los hay, debe haberlos, aquellos nuevos rostros de los nuevos prospectos políticos que bien pudieran no ser novedad alguna. Pero, a lo mejor, entre rato y rato, aparte de ideologizar, los susodichos también estudian, ¿hasta en la UAZ? y se preparan para debatir o mejor todavía, provocar debatir porque casi sería novedad ver a un político insistir en eso y no sólo “disparar” el desayuno o compartir el café, con algún personal de medios y entre más calificado sea, mejor para que lo exhiba y con eso cobre notoriedad efímera, el político entrevistado, sea “profesional”, predestinado ¿y quemado, fogueado, muchas veces, como los Monreal? o un sencillo aprendiz, con capacidad para aportar sentido político a la charla y cobrar notoriedad, en algún medio, para dar de qué hablar, por unos instantes, cuando menos.
En cuanto a la durabilidad, donde quiera hay ejemplos extremos de la duración política de los políticos mexicanos, basta con pensar las decenas y decenas de años que lleva el “actual” – no veterano – sino veteranísimo líder ¿de la CROC, de la CROM? ¿Le birló la receta a Don Fidel, tiene pacto con Drácula, por aquello de los muertos, “vivos”? De don Fidel, ni quien se acuerde y en cuanto a campesinos, obreros y líderes, o sencillos electores, ya se verá, cómo, de todos modos, harán presencia en unas elecciones de las que se debe esperar y exigir, no más de lo mismo, sino un trajinar intenso para hacer que broten novedades y haya sorpresas, abolladuras a los “cocos” y al statu quo. Si no, de pronto, ¿tendrán comportamiento electoral “corporativo”, la industria cervecera y la minera? O en trabajadores de comercio, ¿se concitará unidad, brotará la disidencia? ¿Cómo pesarán en la ciudadanía, como elector, las obras recién iniciadas en el Centro Histórico? ¿Generarán o quitarán votos? Por lo pronto, deben ser bien ejecutadas, si se quiere no haya castigo electoral, sino mejor, premio, si alguien lo considera así. Buen tiempo para ejercitar la inspección ciudadana, ¿que eso quiere, Judith, ser vista, memorada, mencionada? La apertura de calles aparte de molestias, puede dejar “plusvalía cívica y política”, no sólo electoral, aquello es lo inmediato, aunque se difiera el cobro.

 

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ