Planeación del gasto familiar y carestía

Planeación del gasto familiar y carestía

Llegó 2018 y las alzas no se hicieron esperar: los precios de las gasolinas ya fueron liberados y se prevé que al finalizar el año el litro de magna cueste más de 20 pesos; el gas para uso doméstico registra un fuerte aumento, y ya se sabe que si los combustibles encarecen, también crecen los costos de toda la cadena productiva.
Por si esto fuera poco, el Banco de México informó que en noviembre las remesas enviadas de Estados Unidos a México descendieron 4.7 por ciento anual, bajón que sin duda afecta a miles de familias zacatecanas.
Otros factores de gran impacto se derivarían de la revisión del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y la reforma fiscal recientemente aprobada en Estados Unidos, que sin duda acelerarán la caída del peso frente al dólar, y cuanto mayor sea la depreciación, mayores los precios de las gasolinas y el gas LP importados.
En el panorama político, a nivel federal serán elegidos 500 diputados, 128 senadores y Presidente de la República; en comicios locales se elegirá un Jefe de Gobierno (Ciudad de México) a ocho gobernadores; 972 diputados de mayoría relativa y representación proporcional, así como mil 596 ayuntamientos, 24 juntas municipales, 16 alcaldías y 160 consejales.
Consideran los expertos en política que este proceso electoral, en el que ya estamos inmersos, será el hasta ahora más complicado en la historia de México, lo cual genera un ambiente de incertidumbre social que ya comienza a aflorar.
Así, las finanzas hogareñas, que es el tema que hoy nos ocupa, también estarán ensombrecidas por el manto de la incertidumbre económica y política. Ante este cúmulo de adversidades, ¿qué hacer en el ámbito hogareño?
La planeación financiera y presupuestaria, si adoptamos una definición empresarial, es de vital importancia para el control de las actividades económicas y financieras; es elemental en la toma de decisiones y contribuye al equilibrio económico-financiero para sostener sana la estructura del hogar.
Tradicionalmente los mexicanos no somos ahorradores ni tenemos el orden y la austeridad como características; al contrario, preferimos el relajo, el despilfarro, la frivolidad y el gasto irracional.
Sin embargo, en año recientes gran parte de la población ha superado esos vicios, pero todavía estamos lejos de tener la cultura del ahorro.
Planificar el gasto no es difícil. Bastarían unos minutos u horas quizás, periódicamente, para organizar y equilibrar ingresos y egresos. Este ejercicio nos hará ver que gastar por encima de los ingresos familiares es irresponsable y hasta problemático.
En este tenor, vayan unos cuantos consejos para planificar las finanzas familiares.
Divida en dos partes sus gastos: fijos y variables. Fijos son los ineludibles: alimentación, educación, servicios (agua, electricidad, telefonía, cable, gas, etc.), impuestos anuales (catastral, tenencia de autos y otros). Variables son los que pueden eludirse o aplazarse: cambio de auto, ropa, diversión, “antojos”, visitas a restaurantes, bares, etc. Olvídese de antojitos y “compras impulsivas”.
Considere que si excede gastos variables, tendrá que hacerlo a costa de los fijos, y eso le atraerá problemas y preocupaciones. Tendrá que recurrir a préstamos para atender lo imprescindible y comenzará a padecer un déficit financiero.
Evite tener más de dos tarjetas de crédito y no las use si no está seguro de que podrá pagar los consumos antes de que los intereses comiencen a escalar. Recuerde que los intereses de las tarjetas de crédito son los más elevados.
Si a pesar de la correcta y austera planeación y su cumplimiento le falta dinero, no tendrá más opción que tener un ingreso extra.
Una correcta y bien equilibrada planeación tal vez le permita pasar a la etapa del ahorro. Decida cuánto y en qué tiempo ahorrará determinada cantidad, y cuál será la mejor forma de emplear el dinero ahorrado. Pensar en el futuro retiro laboral siempre será conveniente. Lo ahorrado puede destinarse a aportaciones voluntarias para la Afore.
Toda buena planificación debe incluir gastos imprevistos, como pueden ser problemas de salud, reparaciones al auto, accidentes de cualquier índole, reposición de aparatos dañados o inservibles, etc.
Finalmente, recuerde que adquirir préstamos puede ser buena opción, si los réditos no son abusivos y si está en posibilidad de afrontar puntualmente los pagos.
Cierto, 2018 se vislumbra como un año difícil, pero con actitudes positivas, buen ánimo, responsabilidad y mucho trabajo podremos atenuar cualquier adversidad, sobre todo si actuamos con solidaridad social.
Aprovechamos este generoso espacio periodístico para desear a nuestros lectores y amigos un muy feliz y próspero 2018.

*Titular de la Coordinación Estatal de Planeación

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ