La cosificación habla de ver al ser humano como cosas para completar una cadena

La cosificación habla de ver al ser humano como cosas para completar una cadena
Urgente el que se norme lo que ocurre con ciertos contenidos en las redes sociales, coinciden funcionarias y activistas en la presentación de la obra ■ FOTO: LA JORNADA ZACATECAS

■ Este concepto explica el tráfico de imágenes de mujeres que corre por las redes sociales: Tolentino

■ La socióloga y activista presentó un libro, de cinco ensayos, cuya investigación duró cinco años

“La cosificación es un concepto marxista que habla de ver al ser humano, a los trabajadores -en contexto del capitalismo-, como cosas que van a servir para completar una cadena productiva (…) Les quita todas las cualidades –humanas-, las emociones, las subjetividades. Y los utiliza como algo alienado a una cadena de producción que se ve como un objeto que le sirve”. Y para lo cual no se requiere saber ni su nombre, pues eso no interesa.

Es este concepto el que propone la socióloga y activista Valentina Tolentino Sanjuan para explicar el tráfico de imágenes de mujeres que corre actualmente por las redes sociales reforzando estereotipos sobre su cuerpo, el uso enajenante de él, y por tanto, la “expropiación del mismo”, agregó en cita a la feminista mexicana Marcela Lagarde.

Ayer Casa de Engracia y la Secretaría de las Mujeres (Semujer) presentaron en Zacatecas el libro La cosificación virtual de las mujeres (Viceversa, 2017), de Tolentino Sanjuan, en el marco del programa del Activismo Naranja que ha propuesto al 25 de noviembre (25N) como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres.

El ensayo compuesto por cinco capítulos tiene detrás una investigación realizada los últimos cinco años, que tuvo su primer objetivo en un grupo de mujeres jóvenes universitarias y sus prácticas de  interacción en las redes sociales.

En su presentación al texto, la titular de la Semujer, Adriana Rivero Garza, propuso su objetivo central en el análisis de la violencia psicológica y simbólica que implican los contenidos en Facebook, y que normalizan la violencia calificando a las personas por su apariencia física.

El ensayo revela que los cuerpos son un instrumento del ejercicio del poder dominante de unos sobre otras en que se traduce y actualiza el patriarcado ancestral, expuso.

“Observarnos cómo es que los cuerpos femeninos se cosifican; nuestra sexualidad no nos pertenece”, pareciera que sólo tuvieran como significado “dar placer a otros”.

Subrayó asimismo que esta violencia simbólica tiene un fácil tránsito hacia la violencia física,  misma que está impactando cada vez a mujeres más jóvenes.

La funcionaria también expuso como urgente el que se norme lo que ocurre con ciertos contenidos en las redes sociales.

De manera específica habló de aquellos que salen del ámbito de la intimidad, imágenes o videos facilitados por las mujeres a sus parejas, que luego son objeto de lo que se denomina “pornovenganza”, esto es, su tráfico en páginas o redes sociales abiertas.

Coincidió Tolentino Sanjuan que este tráfico puede y debe penalizarse porque no atenta contra el derecho a la libertad de expresión sino contra la integridad moral e incluso física, de las personas.

Rivero Garza agregó en su lectura al libro La cosificación virtual de las mujeres que “la sexualidad y el erotismo” de las mismas están sufriendo “una sobreexposición” en las redes sociales que actualiza, ahora con el uso de las tecnologías de la información (TIC) y su capacidad para la viralización de contenidos, a la violencia de género.

El enfoque de la teoría de las representaciones sociales explica cómo construyen las personas su conocimiento a partir de actividades cotidianas, dijo.

La percepción que las mujeres tienen de sí mismas se edifica a partir de lo que entienden por ser mujer, que deriva de las referencias culturales que permean su vida diaria en todas las esferas, incluida la que de manera importante constituyen actualmente los medios de comunicación, “que obedecen al pensamiento dominante, el patriarcal”, agregó.

De esta manera, la violencia se vuelve “omnipresente e invisible” para ellos, pero también para ellas.

Al respecto, la propia autora acotó que uno de los objetivos de La cosificación virtual de las mujeres es abonar a la concientización de las mismas, “pues es muy diferente” el actuar de una persona que tiene “conciencia de sí, de su cuerpo, su contexto, su vida y su situación social”, que el de alguien que lo hace movido “por la mano invisible del capitalismo” y que a falta de criterio y cuestionamientos acerca de los fenómenos, participa en dinámicas y prácticas que refuerzan la violencia social contra las mujeres.

“Estamos reforzando ese estereotipo y no estamos siendo conscientes”. Por lo que el ensayo y su análisis de la cultura de género, el feminismo, y la reflexión histórica al respecto, “va dirigido a que hagamos conciencia”.

Dijo que aun cuando no se compartan las tesis feministas, actualmente es difícil que alguien pueda deslindarse de ellas, pues han exhibido el papel que históricamente se ha asignado a las mujeres, que es y ha sido real, la existencia de una subordinación de las féminas al poder patriarcal construido en el caso de Occidente desde la moralidad judeocristiana.

“Yo no puedo participar y apoyar la pornografía, porque sé qué origines tiene (…) tiene orígenes y tiene un contexto que básicamente es violento”.

 

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ