Tradicional tianguis del Día de Muertos fue creado desde hace más de 10 años

■ En el espacio es posible encontrar todos los productos necesarios para montar un altar

■ Papel picado, dulces típicos mexicanos, velas, incienso, copal, entre lo que se ofrece

El Día de Muertos representa color y tradición en México. Zacatecas no es la excepción, pues desde hace más de 10 años se monta el tradicional tianguis del Día de Muertos, en la colonia Tres Cruces, en la zona conurbada, justo en el área donde están los dos principales panteones de la capital.

Se trata de un mercado que surgió cuando comerciantes de distintas partes del estado, ofrecían sus productos en el mercado Arroyo de la Plata. Posteriormente se trasladaron a las inmediaciones de la feria.

Desde hace más de 10 años se establecieron en este espacio, convirtiéndolo en el sitio más frecuentado por los zacatecanos para comprar los elementos básicos de su ofrenda y por qué no para conseguir disfraces alusivos a la fecha.

Las calaveras de dulce pueden ser sencillas o muy elaboradas, éstas sirven de recuerdo del destino final de cada ser humano y a la vez de la aceptación de la muerte como inevitable

Al llegar, los comerciantes sorprenden a los visitantes con altares de muertos decorados con papel picado, flores de cempasúchil, telas de colores y calaveritas de distintas formas para que comiencen a sentir esa  tradición tan mexicana como lo es recordar a los fieles difuntos.

En este lugar se puede encontrar lo que se necesita para levantar una ofrenda. Desde papel picado, dulces típicos mexicanos, velas, incienso, copal, calaveritas de azúcar, flores de cempasúchil, entre otros.

Eso, sin olvidar las figuras de esqueleto en miniatura de distintos personajes de la historia de México, y claro, sin olvidar las famosas catrinas vestidas con sus trajes de gala y sombreros de plumas.

Entre los comerciantes que dan vida y color a este tianguis está Rosa María Domínguez Macías. Su esposo y su hijo se dedican a la siembra y cosecha de cempasúchil en su natal Tacoaleche, en el municipio de Guadalupe.

Ella desde hace más de 8 años vende esta flor al exterior del panteón Francisco Herrera. Aunque en este tiempo ha notado que ha bajado la afluencia de personas, así como de comerciantes, pero ella ha decidido mantener la tradición.

“Esta es la flor que la gente sigue prefiriendo para adornar la tumba de sus fieles difuntos. Por eso cada año se trabaja para tener una buena cosecha, sólo en esta temporada; la planta crece en huertas”, explica.

Una manera de mantener la tradición es consumir mandarinas, camote, cacahuate y dulce de alfajor, cosas que se consiguen en este mercado
Una manera de mantener la tradición es consumir mandarinas, camote, cacahuate y dulce de alfajor, cosas que se consiguen en este mercado

Apunta que esta flor de color intenso anaranjado es la más común en un altar de muertos. Tanto su belleza como su olor atraen a las almas de los difuntos hacia la ofrenda y muchas veces las flores se colocan en forma de cruz o formando un sendero a seguir por las ánimas.

Maricruz atiende un puesto de calaveritas de dulce desde que el tianguis comenzó en esta colonia. Ella trabaja con productores de calaveritas de dulce y de chocolate. Considera, que este tianguis mantiene la tradición del Día de Muertos y enseña a los menores a mantener una tradición mexicana para que no festeje el llamado Halloween.

Explica que en las ofrendas se utilizan las velas como símbolo del elemento fuego y por su asociación religiosa. Es común incluir una para cada difunto recordado más otra para un alma olvidada y a veces las veladoras son colocadas en forma de cruz.

Menciona que las calaveras de dulce pueden ser sencillas o muy elaboradas, éstas sirven de recuerdo del destino final de cada ser humano y a la vez de la aceptación de la muerte como inevitable y no del todo temible, ya que es dulce.

Dice que la ofrenda se coloca en anticipación a la visita de las almas de nuestros seres queridos ya difuntos, así es que se colocan sobre el altar los retratos de los mismos. Pueden ser fotos sueltas o enmarcadas o inclusive retratos dibujados o pintados.

Franseyla Núñez, junto con su familia, se dedica a vender frutas y dulces de temporada. Menciona que una manera de mantener la tradición es consumir mandarinas, camote, cacahuate y dulce de alfajor.

Ella y su familia llegaron a este espacio desde que se cambió a Tres Cruces. Menciona que estos productos los adquieren en unas bodegas en el estado de Aguascalientes y la cajeta, de sus productos más solicitados, la traen año con año de San Juan de los Lagos.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ