Lamentable, que se destinen recursos a la compra de armas y no a la educación

Lamentable, que se destinen recursos a  la compra de armas y no a la educación
Uno de los retos es que las bibliotecas es que dejen de ser vistos como centros de documentación o almacenes de libros ■ FOTO: ANDRÉS SÁNCHEZ

■ Las bibliotecas públicas son importantes para cohesionar el tejido social: Campech

■ Se debe reconsiderar la vocación de estos espacios como centros culturales, comenta

La apuesta del gobierno por destinar recursos millonarios a la compra de armamento para corporaciones de seguridad, en lugar de hacerlo hacia la educación, ha sido errónea, y así se ha demostrado en muchos casos a nivel internacional por diversas experiencias, señaló Eduardo Campech, encargado del programa de Fomento a la Lectura, de la Coordinación General de Bibliotecas, respecto al recurso que reciben estos recintos al año.

Esto respecto a que la Coordinación General de Bibliotecas ejerce un presupuesto de 200 mil pesos para atender las 240 bibliotecas existentes en el estado de Zacatecas y cuyo monto es menor al del que disponen cada uno de los diputados locales al mes por concepto de dieta y herramientas legislativas, unos 262 mil pesos.

“Apostarle a la compra de armamento y no a la educación es una situación lamentable, es desafortunado e incluso peligroso. Debe tomarse en cuenta que las bibliotecas son tan importantes como el servicio del agua potable, de energía eléctrica, y que muevan a la sociedad”, dijo.

Recordó que la biblioteca pública es una institución humanística y si se desea puede ser estratégica ante la situación de violencia, y de agitación social volcada hacia la inseguridad que se vive no sólo a nivel estatal, sino en diferentes estados del país.

Las bibliotecas públicas son importantes para cohesionar el tejido social, por lo que se debe reconsiderar su vocación de centros culturales como lo indica la normatividad internacional de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Uno de los compromisos en este nuevo siglo es cambiar el paradigma de las bibliotecas públicas y que dejen de ser centros únicamente de documentación para convertirse en un centro cultural.

Lamentó que los recortes presupuestales de los gobiernos van dirigidos a los rubros de educación y cultura, pues se considera que las bibliotecas son como almacenes donde se recopilan libros y que quienes trabajan en ellas solamente son custodios de ese material.

Actualmente estos espacios se enfrentan ante una fuerte competencia, que es el desarrollo de tecnologías, pues si anteriormente la biblioteca era un punto de reunión de estudiantes para hacer tareas, ahora ha sido desplazado por el internet.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ