Editorial Gualdreño / La Gualdra 248

Editorial Gualdreño / La Gualdra 248
Humberto Valdez. 'A todo acto transgresor o subversivo yace una semilla civilizadora'. Mural lineográfico. 320 x 320 cm. 2016.

El próximo lunes será muy importante para nosotros; primero porque conoceremos quién de los siete candidatos a gobernador resultará ganador. Éste es un tema importante por sus implicaciones políticas, pero también, por el destino que se vislumbrará -a partir de que uno de ellos se proclame como nuevo gobernador- para el ámbito del arte y la cultura en nuestro Estado. Y ése es el tema que nos preocupa, porque no vemos claro qué es lo que sucederá en la siguiente administración que durará 5 años y porque motivos de sobra tenemos para temer que, otra vez, puedan pasar los años sin que se tenga un plan estratégico para esta área. Temo, y espero equivocarme, que tengamos una administración que base sus acciones sólo en ocurrencias.

Haciendo memoria, las declaraciones de los candidatos en días pasados coinciden en que el siguiente director de Instituto Zacatecano de Cultura, deberá cumplir –ahora sí- con un perfil específico, cuya preparación académica, experiencia profesional y sensibilidad garanticen que será un administrador eficiente, que pueda establecer un diálogo permanente con la comunidad artística, con la ciudadanía y con las instancias gubernamentales. Es decir, si los candidatos cumplen con lo que nos han prometido, el siguiente director tendrá que ser un gestor cultural a la altura de las circunstancias.

Supongamos que así será; lo siguiente, una vez que el director sea nombrado, es realizar un diagnóstico serio del estado en el que se encuentra el instituto. Aquí está el primer reto, porque el próximo director tendrá que implementar medidas drásticas para sanear primero la manera en como el instituto funciona. Lo más recomendable es que se contrate una empresa especializada que realice este estudio en el que deben analizarse y evaluarse todos los procesos administrativos y de organización. Una opinión imparcial, de gente que no tenga vínculo alguno con quienes integran el instituto, será de gran utilidad no sólo para el siguiente director, sino para todos.

Este diagnóstico deberá de ser la base de todas las estrategias y tácticas que han de implementarse. Y es que hace falta que esta organización funcione más armónicamente, más encaminada a lograr objetivos que sean compartidos por todos. Es indispensable que sus integrantes no sólo cumplan con el perfil para ocupar los puestos, sino que estén comprometidos con lograr en un periodo de cinco años, un objetivo principal acorde con una misión y una visión (que por cierto, son inexistentes actualmente). Urge hacer una reingeniería de procesos y definir qué modelo organizacional debe seguirse para trabajar más eficientemente.

Dicho de otra forma, si realmente el siguiente gobernador deseara que el IZC funcione de manera diferente, más productiva, tendrá que propiciar que los procesos actuales sean sustituidos por otros, distintos, más creativos, más eficaces, que sustituyan a los actuales; no porque todos los que se tienen ahora no funcionen, sino porque es urgente que se innove y se haga frente a los nuevos desafíos de la época. Las necesidades de la comunidad artística son diferentes a las de hace 30 años cuando nació esta dirección y sin embargo, se sigue trabajando como si el tiempo no hubiera pasado, improvisando conforme a lo que va sucediendo en el camino. Aclaro que esta situación no es exclusiva de esta administración que está por terminar; así ha sido desde siempre, aunque es justo decir también que hay directores que han improvisado mejor que los otros. En fin, que sólo resta esperar, mientras tanto, no está de más pedirle que salga a votar, que razone bien su voto y que al ejercer su derecho a elegir a nuestro siguiente gobernador haga un ejercicio consciente de memoria.

El próximo lunes, además, es muy especial para nosotros, porque llegamos a la edición 249 y con ella a nuestro aniversario número cinco. No hay quinto malo, suele decirse, y nosotros estamos muy emocionados y contentos de continuar con ustedes lunes a lunes. El próximo número gualdreño será una edición especial. Inician desde ahora los festejos; muy pronto les diremos cómo y con quién celebraremos.

Que disfrute su lectura.

 

[email protected]

Humberto Valdez. A todo acto transgresor o subversivo yace una semilla civilizadora. Mural lineográfico. 320 x 320 cm. 2016. Tres artistas exponen actualmente en la Bóveda, en la Ciudadela del Arte. Humberto Valdez coordina el Taller de Gráfica Rinoceronte, en la Ciudad de México; Andrés Vázquez dirige el taller del Museo José Guadalupe Posada, de la ciudad de Aguascalientes; y Alberto Ordaz, el Taller Vetagráfica. En esta ocasión, les compartimos una muestra del trabajo de Humberto Valdez y los invitamos a que visiten esta exposición que permanecerá un mes en este recinto cultural.
Humberto Valdez. ‘A todo acto transgresor o subversivo yace una semilla civilizadora’. Mural lineográfico. 320 x 320 cm. 2016. Tres artistas exponen actualmente en la Bóveda, en la Ciudadela del Arte. Humberto Valdez coordina el Taller de Gráfica Rinoceronte, en la Ciudad de México; Andrés Vázquez dirige el taller del Museo José Guadalupe Posada, de la ciudad de Aguascalientes; y Alberto Ordaz, el Taller Vetagráfica. En esta ocasión, les compartimos una muestra del trabajo de Humberto Valdez y los invitamos a que visiten esta exposición que permanecerá un mes en este recinto cultural.

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/la_gualdra_248

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ