Los plurinominales: el coto de los caciques partidarios

Los plurinominales: el coto de los caciques partidarios

La representación en nuestro país pasa por una grave crisis. El sistema de partidos debía reflejar la pluralidad de intereses e ideológica de la sociedad, y sin embargo, el blanqueo de los mismos (pérdida de color ideológico) ha provocado que dejen de representar a sectores sociales específicos para pasar a la situación increíble de representarse a sí mismos. Un sistema de partidos auto-referido, es un sistema sin representación social. La consecuencia necesaria de dicha situación es la creciente desconfianza a los diputados y senadores. Además, con el altísimo financiamiento público, la separación de la clase política respecto a la sociedad amplió su brecha. Los diputados, senadores y regidores se dividen en dos tipos: los que son electos en un proceso de votación directa por los ciudadanos de un territorio, y los que son propuestos por los partidos políticos. Estos últimos, llamados plurinominales o de representación proporcional, ¿a quién o qué representan?

La intención que dio origen a representantes de partido, fueron dos motivos: dale un lugar a las minorías en las cámaras, y dotar a estas últimas de pluralidad ideológica. El mecanismo es una lista jerarquizada que hacen al interior de los partidos y se distribuyen la integración de acuerdo al porcentaje de votos recibidos como partido.

Pues bien, la cosa es que si con la separación entre sistema de partido y sociedad, todos los representantes parecen ‘diputados de partido’, con la ampliación a las listas plurinominales las élites internas de esos institutos toman aún más poder. Las burocracias de los partidos se eternizan en el poder (auto) apuntándose en las listas de repartición proporcional. Lo cual, además, no se refleja en la pluralidad de las cámaras dado el blanqueo ideológico arriba descrito. Así las cosas, las listas plurinominales se convierten en el coto del cacicazgo partidario. Las famosas pluris sirven como seguro de continuidad de las burocracias. En la idea original era no exponer a esas personas destinadas a dichas listas, para asegurar cuadros de calidad que no tuvieran que exponerse al desgaste de las campañas. En esos mismos ‘cuadros de calidad’ se debería dar oportunidad a académicos de renombre que levantaran el nivel del debate y las decisiones legislativas, y como estos cuadros dedicaban su tiempo al estudio o investigación, no eran popularmente conocidos. Por ello, debían ser propuestos por partidos. Pero los partidos se han olvidado de esos cuadros de calidad y han invadido las listas para asegurar a sus mismas élites políticas.

Se requiere repensar el papel y forma de designación de los propuestos plurinominales. Algunas de las propuestas que circulan es completar los lugares de proporción con los segundos lugares de los distritos o los diputados más votados de los partidos y que no quedaron electos en los territorios uninominales. También se ha propuesto reglamentar de otra manera la designación de los pluris, de tal manera que se asegure que las personas que ahí queden representen realmente la opción política del partido en cuestión y además, sea un cuadro de calidad. Es mucha la inconformidad y la necesidad de hacer cambios en la ley electoral para mejorar este maltrecho sistema de partidos.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ