Alejandro Toledo ¿Hay algo más que la memoria?

Alejandro Toledo ¿Hay algo más que la memoria?

La Gualdra 391 / Libros / Op. Cit.

 

Puestos a imaginar, bien podría haberle preguntado La Peque a Rulfo:

—Oye, Juan, por qué no escribes otro libro…

Y éste, referente literario de mayor hondura de las letras mexicanas, le habría contestado así a Josefina Vicens:

—Oye, Peque, y por qué no escribes tú otro…

Así, dotados de imaginación y frescura —el sello de la verosimilitud bien estampado, algo que sólo da el empleo de la verdad— resultan los diecisiete textos escritos por Alejandro Toledo (Ciudad de México, 1963) reunidos en ¿Hay algo más que la memoria?, miscelánea resultante de ejercicio del periodismo cultural durante ya varios años.

Divido en dos grandes apartados, uno que aborda las preferencias lectoras del autor de obra universal, otro de la mexicana, ¿Hay algo más… es un libro personalísimo que toma su título de uno de los insertos; el dedicado, a manera de collage y en peculiar género, a la novela Farabeuf (Salvador Elizondo). Autor que junto Tario, Hernández, Rulfo, Arreola, Vicens, Bonifaz, Pacheco… alimentan permanentemente la lectura toledana.

Periodista, ensayista, narrador y sobre todo lector, Toledo asume riesgos. ¿Qué es si no volver a Farabeuf? La novela “extravagante”, nos dice en “El instante de la muerte y el deseo”. “Un libro de esencia francesa escrito en la mejor prosa mexicana”. Pero eso no es todo, nos advierte enseguida.

Ya que, de algún modo, Elizondo “prolonga en él [ella, Farabeuf] una forma narrativa usada exactamente hace diez años antes en la literatura mexicana por Juan Rulfo en Pedro Páramo, que es una novela estructurada fragmentariamente, en un juego de voces, y también una novela poética. Los fragmentos en Rulfo son como piezas que se enciman una sobre otra, para finalmente desparramarse; en Elizondo, es el cuerpo mutilado expuesto al respetable en la mesa de operaciones”.

Porque a Toledo, se revelará ante al lector, el tejido autoral bien se le da. La referencia a banda múltiple, cual juego de carambola. ¿Ejemplo?, la interrelación Rulfo-Elizondo donde la prosa (investigación) toledana anuncia:

“Sé que la admiración de Elizondo por Rulfo era absoluta. He revisado —muy someramente— los cuadernos de Elizondo, en posesión de la fotógrafa Paulina Lavista, y hallé varios dibujos que son homenajes a El llano en llamas, y encontré una postal que Rulfo le envió desde España”.

Y que el autor de ¿Hay algo más… transcribe:

Salvador: Es admirable la forma y el respeto que imponen en todo este país los grandes monumentos del pasado, quizá porque representan una supervivencia gloriosa jamás recuperable y mucho menos concebible. La agonía ha durado siglos. En cambio, Elizondo es algo vivo que se discute, se aprecia y moviliza a las generaciones actuales de modo muy positivo. Total, el interés por tu obra es inquietante, lo cual me alegra y me enorgullece personalmente. Felicidades de tu buen amigo Rulfo.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Escribe que no…

Otro tejido. Rulfo-Vicens. “Pues sí, verdad…”, por qué no escribieron más libros.

“Con diferencia de dos años, Rulfo publica un volumen de cuentos y una novela y calla; en Josefina Vicens el proceso es distinto porque hay un salto temporal, de más de dos décadas, entre El libro vacío y Los años falsos. Y el paisaje se complica e incluso se vuelve escheriano cuando se piensa que el tema de ese primer título suyo es precisamente la escritura, vista a la vez como necesidad y como imposibilidad. Ahí, cual si fuera una suerte de antigrafógrafa, Josefina Vicens escribe que no escribe, mentalmente se ve escribir que no escribe y también puede verse que no escribe…”.

Aun colocados en las primeras páginas de ¿Hay algo más…, completan el mismo textos dedicados a las obras de Shelley, Joyce, Trumbo y Capote. Cuatro textos (salpimentados de guiños) a contrapelo del academicismo y la formalidad.

 

¿Recuerdas?

¿Hay algo más tenaz que la memoria?, pregunta Toledo y parece responder:

¿Recuerdas?

            Has vuelto después de algunas horas

             Vuelto después de muchos años (…).

 

Algo había en todo ello que recordaba el mar…

algo en aquel hombre indescifrable…

 

¿Somos el recuerdo de alguien que nos está olvidando?

¿O somos tal vez una mentira?

 

 

 

***

Alejandro Toledo impartirá el curso Tario, Rulfo, Del Paso: lectura y escritura, del 2 al 4 de julio en el Centro Nacional de las Artes, de San Luis Potosí. Inscripciones abiertas.

Alejandro Toledo, ¿Hay algo más que la memoria?, Universidad Autónoma de Querétaro, México, 2019, 186 pp.

* @mauflos

 

 

 

 

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ