¡Ya, merito!

¡Ya, merito!

Sí, cierto, ya merito se va Peña, sin sensacionalismo, ni novedad alguna que sea verdaderamente nueva y última, como para que valga la pena contar. No como cuando llegó, montado en una realidad presidencial(ista) que prefiguraba un sexenio sobre nubes y nada, aquel globo se desinfló con la noticia de Carmen Aristegui, de haber sido obsequiada la pareja presidencial por gente que esperaría recibir favores, mucho mayores, a los obsequios, como recompensas. Por supuesto, los patrones de Carmen, la dejaron sin su noticiero, mismo que ya recuperó, con el arribo de AMLO a la Presidencia, acto de justicia e ilusoria reparación, con todo y haber continuado su trabajo de radiodifusión y TV, en las condiciones modestas, en que pudo hacerlo. ¡Excelente, Carmen!
En tanto termina el mandato de Peña, ya días, el relevo presidencial, Andrés Manuel López Obrador, AMLO, se mueve de un lado a otro de la República y lo que aún sigue en suspenso para todos, sin ser novela, ni cuento, sino fuerte compromiso, es el futuro y no el futuro Presidente, que ya lo es AMLO, sino qué futuro espera, a su arribo, al próximo Presidente, casi en funciones, o bien, qué futuro espera o ya inició a construir el Presidente Andrés Manuel López Obrador, con las decisiones y acciones que, a lo largo del país, ya toma y emprende antes de su toma de posesión; mismas que enfrentan un panorama nada terso sino uno abigarrado y plagado por variados sucesos y hechos que muestran distintos incrementos de complejidad a enfrentar, ¿reducir? en el sentido, de llegarse a constituir como futuras novedades (hasta institucionales, democráticas,) a lo largo del siguiente sexenio del Gobierno de México, ante la debacle de la que aún no se ha repuesto el PRI, desde los gobiernos panistas, más efímeros que duraderos ¿y con deslenguada o menguada, relevancia?
Del PRI al PAN del PAN al PRI, luego a MORENA, los procesos políticos, sucesivos y sucesorios, ni son ni han sido veleidades políticas, ni electorales, sino resultan de una cultura vigente y con poder cívico-popular para otorgar premios o castigos con sus votos, según sean los ejercicios políticos de un electorado que no encuentra satisfacción plena con su modo de vida para desplegar su potencialidad hacia la construcción de ciclos de desarrollo sostenido y aquí es donde falta una planeación que vaya más allá del mercado para que también el Estado pueda ser pensado y rediseñarse como construcción política y cultural para largos plazos, aunque no con independencia, ni a salvo de las alternancias, sino como institución política y cultural inevitable de ser cada vez más consistente en prestar la atención a sus públicos, por eso mismo, cívicos, políticos y culturales, los que no son efímeros sino todo lo contrario, su vida, plasticidad y flexibilidad es propicia para más despliegues posibles, aunque aún no se debate ni toma en cuenta como debería ser la cultura como articulación de todo eso: cívico, político e ideológico, cuya densidad varía y cuya consistencia debe acompañar a la vez que guiar no sólo el fortalecimiento cívico, político y cultural, sino también todos aquellos procesos generadores de incrementos de complejidad en todos los órdenes y para ello ojalá se privilegiara más a la educación y a la cultura, con autonomía y relativa independencia para generar un despliegue humano y cultural, con plasticidad favorable y propicia para incrementar la diversidad cívica política y cultural.
Despedida, bienvenida y lectura de cartilla:
Guadalajara, Jal. El sistema político en México ha logrado transitar una alternancia política más en un clima de paz social y superar con una negociación inteligente la incertidumbre en torno al libre comercio, aseguró este lunes el empresario Miguel Alemán Velasco, al pronunciar un discurso ante el presidente Enrique Peña Nieto y miembros del actual y próximo gobiernos.
La forma en que se ha llevado la transición política y la renegociación comercial con Estados Unidos y Canadá son los referentes a partir de los cuales se deben analizar las opciones que tiene el país para los siguientes años, dijo Alemán Velasco en el marco del Foro México Cumbre de Negocios, que realiza aquí su décimo sexta edición. En el foro, iniciado el domingo, empresarios, analistas y académicos han abundado en críticas a la actual administración, en especial en temas como corrupción e inseguridad.
Mientras, el país se prepara para el arribo oficial a la Presidencia de la República de Andrés Manuel López Obrador, candidato triunfante por MORENA; quien, por supuesto, ya hasta tiene alternativas para ocupar a la ola migrante y distender la presión de sus contingentes por donde arriben, mediante el desempeño de labores, remuneradas, así sólo vayan de paso. Atenderlos en forma y duración, exige cooperar a Trump. AMLO ya le puso números a este asunto, Trump lo sabe.

*Profesor UAP-UAZ

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70