Conflicto de intereses

Conflicto de intereses

¿Alguien fuera de sus alumnos, familiares y amigos sabía de la existencia de la Universidad Humanista Hidalgo? Yo tampoco. ¿Cuándo llego al estado, que carreras ofrece, las que oferta tienen relación directa con los programas educativos vigentes de los niveles básico y medio superior, donde tiene su domicilio, posee instalaciones propias, que profesionales distinguidos académicamente forman parte de su planta docente? Son interrogantes que quizá algún día dilucide.
La nota de la semana hasta el momento de teclear esta nota la ganó La jornada con el reportaje de Martín Catalán Lerma, publicado el miércoles de esta semana. En su nota el periodista da a conocer la cancelación de cursos de capacitación docente a cargo de la susodicha Universidad, por tratarse “de contenidos seudocientíficos”, según declaró la máxima autoridad educativa en la entidad, la doctora Gema Mercado.
Sin decir agua va, un alto funcionario del aparato administrativo a cargo de los asuntos educativos presto sus buenos oficios que le permite el cargo que ostenta para invitar a la institución de la que también es un alto directivo, ofrecer un diplomado relacionado con neurolinguista, inteligencia emocional, “coaching educativo” (sic), “sanar tu niño interno” (recontra sic) y otras bagatelas que a la máxima autoridad educativa a la hora que le mostraron el programa e invitarla a la inauguración, siendo ella formada en las ciencias duras con posgrado en los USA, le parecieron pseudocientíficos y ajenos a “la formación técnica que los nuevos aprendizajes del nuevo modelo educativo indica”.
Al pinense Honorio Jiménez Contreras se le mencionó como una de las cartas fuertes, uno de los tantos tapados para ocupar el cargo de la doctora Gema. Priista de toda su vida, con un perfil de burócrata adocenado, aparecía como la carta fuerte de su partido que había ratificado el triunfo para estar al frente de la presente administración de gobierno.
Es posible que al pretender que se impartiera el curso a cargo de la Universidad Humanista Hidalgo se haya ido por la libre. Escudándose en la posible autonomía que su subsecretaria el cree debe tener. Su autoridad superior a la que se brincó sin que le diera la anuencia, lo balconea y al señalarlo da lugar a que los malos pensados supongamos que entre ellos existen diferencias no sajadas.
Criticable que universidades patito con discutible nivel académico que se crean pensadas más para dedicarse hacer negocio que para formar profesionistas competentes, se les dé cabida en cursos de capacitación a profesores. Pero, más cuestionable e inadmisible resulta que en el negocio estén en medio funcionarios que a su vez sirven y cobran en las dos partes. A esta práctica indeseable se le conoce aquí y en china conflicto de intereses. Si la denuncia que hace la Secretaria de la Seduzac no es desmentida debe sancionarse al funcionario que aprovechándose del cargo que tiene en esa dependencia haya intercedido para favorecer a una institución en que tiene también un cargo directivo. No es un conflicto de intereses de la naturaleza y magnitud de los que incurrió “la ardilla” Diego Fernández de Ceballos, cuando gozó de su cercanía con Los Pinos.
Los cursos de actualización y capacitación a los educadores los deben impartir las instituciones formadoras de docentes. Si están no cuentan con los programas de estudio acordes al modelo educativo vigente, se han tardado en crearlos. También aquellas universidades serias con plantas académicas reconocidas pueden ofertarlas. Si la Reforma Educativa tiene en la calidad educativa una de sus divisas, quienes impartan dichos cursos deben ser instituciones también de calidad.
De reventados a reventadores. Lo que ocurrió en Acapulco el fin de semana anterior cuando profesores disidentes irrumpieron en el local en que se iba a realizar el Foro de Consulta, nos lleva a pensar que el tema educativo y la disyuntiva de cancelar o solo adecuar la RE, será una de las piedras en el zapato con la que comenzará a caminar el nuevo gobierno. Tanto Reforma como La Jornada esta vez coincidieron en afirmar que los maestros democráticos guerrerenses no aguantaron que en el presídium, y en las sillas de adelante ocupando los mejores lugares estuvieran sus adversarios. En esta ocasión de reventados se convirtieron en reventadores. Al grito combativo de “fuera charros”, algunos encapuchados y armados de palos, arrojaron sillas y botellas de agua propiciando una zacapela que llevó a la suspensión del evento. Si en otras ocasiones los charros incurrían para reventar los congresos en charrazos cambiando a última hora y a escondidas las sedes e imponiendo y vetando, esta vez al parecer fueron los de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG) quienes rompieron con el protocolo. Históricamente han sido los charros quienes revientan congresos. Lo han hecho una y otra vez cuando no están seguros de tener la mayoría han echado mano de provocadores y golpeadores como ocurrió en el último Congreso de la Sección 34 con la imposición de Soraya en Zacatecas.
Mala señal que en lugar del dialogo y el entendimiento entre educadores así sean de expresiones diferentes, prive la anarquía y la violencia. En esta ocasión los de la Coordinadora, el pretexto o argumento es que consideraron al foro como un ejercicio de simulación.
El sabotaje al foro de Acapulco causo una reacción riñonuda del presidente electo. Dirigiéndose a los miembros de la CETEG les espetó que no son radicales como se presumen, son conservadores porque se oponen al cambio.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70