Los alumnos, el autotransporte y el pisoteo de sus derechos humanos fundamentales

Los alumnos, el autotransporte y el pisoteo de sus derechos humanos fundamentales

Al igual que muchos alumnos y alumnas de la Universidad Autónoma de Zacatecas “Francisco García Salinas”, compartí los beneficios del 50% de descuento en autobuses, cines y otros establecimientos, en mi calidad de estudiante de escasos recursos, tuve que recurrir a mi credencial para facilitarme el tránsito de mi casa a mi amada escuela de Derecho y de ahí, al centro y otros lugares; como en todos los ámbitos de nuestra vida, hay gente buena y funesta, buenos conductores y pésimos choferes que cuando veían mi credencial estudiantil, inmediatamente hacían gesto; algunos desgraciados agarraban mi dinero y lo aventaban al tablero, otros nisiquiera volteaban a verme y me dejaban parado con todo y mi morralla y mi vergüenza ante los demás pasajeros. Actualmente y hasta donde sé, hay un Acuerdo para la prestación del servicio de autotransporte en el que se establece un descuento preferencialen el costo, signado entre la UAZ y los concesionarios de Autobuses del estado; en dicho instrumento hay facultades y obligaciones de las cuales, se desprende la necesidad de apoyar a los jóvenes que estudian en los diferentes recintos universitarios. Puede que dicho convenio tenga vigencia o no, eso no es lo relevante, lo que si tiene vigencia y actualidad es el cúmulo de derechos universitarios y humanos fundamentales que dimanan de la Constitución Política Federal y que se deben respetar en favor de nuestros estudiantes. Lamento que hoy en día, un buen número de imbéciles conductores de ruta, continúen tratando mal a los alumnos, sus dos neuronas no se conectan y por ello, no alcanzan a visualizar la importancia de apoyar a los muchachos que hacen el esfuerzo junto con sus padres, de poder obtener una carrera universitaria. Muchos de esos alumnos vienen de comunidades alejadas, proceden de familias humildes que hacen mucho sacrificio para poder enviarlos a estudiar, tienen que pagar hospedaje, alimentación, libros y algunas que otras exigencias de varios maestros para que todavía tengan que soportar malos tratos por el simple hecho de ir a la escuela. La fórmula resulta muy cabrona para los jóvenes estudiantes: inseguridad en las calles y algunas escuelas, pobreza, falta de oportunidades y todavía un idiota que los trata mal en el autobús antes de llegar a la escuela o de camino a sus casas. Que poca madre la de esos personajes, creo fundamental que el Rector siente a los concesionarios y establezca reglas claras de trato y servicio. Los estudiantes no son plato de segunda mano, son el elemento fundamental de la Universidad, sin ellos, no hay maestros, trabajadores administrativos, ni gorditas, ni papelerías, ni rutas, ni choferes. Cuando hay paros o huelgas, los de los camiones andan pariendo chayotes pues no hay suficientes usuarios y eso perjudica sus ganancias. En este contexto, considero que los concesionarios deben reconsiderar su modo de tratar a nuestros alumnos y que le den gracias al universo que todavía puede haber diálogo con ellos, imaginen por un momento si todos los estudiantes deciden tomar otras acciones como ha pasado en otros estados de la República, tal es el caso de secuestro de camiones, bloqueo de boulevares, secuestro de rectoría y otras escuelas y, si así lo decidieran, yo los apoyo pues efectivamente me visualizo siendo afectado por los chafiretes quienes a pesar de tantos años, siguen chingando a los estudiantes. Por lo pronto, haremos el solicitud al Consejo Universitario para que tomando como punto de partida la valía de nuestros muchachos, se fije un compromiso efectivo en beneficio de ello, que se respeten sus derechos universitarios y humanos fundamentales y se brinden mayores beneficios de los que actualmente tienen. Como he afirmado en otras entregas, es en los jóvenes donde descansa el espíritu de la patria, donde radican los anhelos sociales de cambio, donde tenemos puestas nuestras más altas miras y, en la medida en que los estudiantes tengan un conocimiento profundo de las ciencias y su aplicación práctica en la solución de nuestros grandes problemas comunes, tendremos mejores escenarios, donde predomine la paz, la armonía y la tan preciada tranquilidad que un día perdimos. Cuidemos a nuestros estudiantes y luchemos con ellos para lograr la plena observancia de sus prerrogativas.

*Integrante del Consejo Mundial para la
Defensa de los Derechos Humanos
[email protected]

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70