Volveré a leer los periódicos

Volveré a leer los periódicos
Emiliano Molina. Coxala Gráfica.

La Gualdra 345 / Especial Elecciones 2018

 

 

Así como dejé de ir a misa, en parte por un ateísmo adolescente y en parte porque concluí que los sermones y las lecturas se repetían cada año, así dejé de leer los periódicos. ¿Usted recuerda cuándo fue la primera vez que compró un periódico? En mi caso, fue el primero de enero de 1994 (seguro no es la fecha sino el acontecimiento) y dejé de leerlo en 2012, más o menos. Pensé que después de dos fraudes contra López Obrador el rumbo del país estaba dicho. ¿Cuál sería la nota? ¿La casa blanca? ¿Odebrecht? ¿Dónde están los 43 normalistas? Ya no había noticia que la gente no supiera desde antes. Un presidente corrupto que además compra a los medios de comunicación, un gobierno que lejos de tambalearse ante un sismo mundial no le hace ni cosquillas o un ejército a las órdenes del narco estado. Llámenlo paranoia pero no hay forma de robarse un peso de un banco sin que el gobierno lo sepa.

Tenía claro, en el 2000, que la diferencia entre quien creía en Fox y quien no, era haber leído La Madre, de Gorki. Fox representaba secar el lago de la fábrica para que los obreros trabajaran más. ¿Hace falta decir que no queremos más trabajo sino salarios justos? Dije no al vocho y al changarrito. Pero parece que la cultura del trabajo y la negativa al ocio aún estaban lejos. La gente prefiere trabajar como un acto de purificación espiritual.

Calderón llegó con su haiga sido como haiga sido a provocar una guerra contra el narco como estrategia para ocultar el fraude en las urnas. La cantidad de personas desaparecidas y asesinadas se incrementaba como nunca en México. Hablo de cifras más altas que las de un país en guerra, todos lo sabemos. ¿Para qué poetas en tiempos de penuria? Lejos estamos de un ideal soñado por los que nos gusta ocupar las plazas para compartir el canto. Lejos de ver un atardecer sin remordimientos.

Peña Nieto fue el colmo para la cultura. Aquél que quiso mencionar tres libros sin recordar los títulos y sus autores. La comunidad cultural se la cobró caro sin saber que se aplicarían los recortes más drásticos al sector. ¿Qué sentido tiene una sociedad sin arte? Esto sólo puede entenderlo quien lo conoce. La clase en el poder había tenido excelentes representantes de la ignorancia (si no vean el catálogo que hizo Miguel de la Madrid en el Fondo de Cultura Económica).

Era, o es ya veremos, común suponer que el arte no es un oficio. Pero la propuesta de AMLO ha sido clara: todos merecemos un salario digno, un sistema de salud digno, oportunidad para estudiar. La UACM ha sido clara muestra que no importa la edad que tengas para vivir una experiencia universitaria. Hoy, con el país en ruinas, veo que es posible reconstruirlo con algo simple: dar el poder a quien busque la paz que merecemos. Hoy ya quiero leer la nota matutina de quien madruga para que el pueblo (y por qué no, Dios) le ayude.

 

 

*Hidalgo. Narrador, tallerista literario y editor.

 

 

 

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70