Signos y sensaciones

Signos y sensaciones

La Gualdra 326 / Dossier SV

 

Aquél que tiene el privilegio de saber leer es capaz de disfrutar el contenido de una novela como si fuera una experiencia propia, aunque de manera virtual, la imaginación del lector crea una realidad en la mente capaz de reproducir lo que los signos impresos en el papel, que a su vez provienen de la imaginación del escritor, y que transfieren por medio de los fonemas un significado a través de ese prodigio que conocemos como palabras. Así las cosas, podemos transportarnos entre esas páginas a la guerra de Troya y ser testigos de las sangrientas batallas que acabaron con la vida de miles de aqueos de hermosas grebas.

Cuando nos metemos en el mundo de las sensaciones, la literatura tiene todo un amplio panorama de experiencias, como los grotescos escenarios de Gargantúa y Pantagruel hasta los finísimos aromas de la novela El perfume. Cómo olvidar la incómoda situación que Julián Sorel hizo sentir a la señora de Rênal cuando le tocó la mano por mero capricho frente a todos sus invitados. La señora, tan seria, pero atraída por el joven preceptor de sus hijos, combatió en su corazón entre la indignación y la excitación: la señora de Rênal reveló tanta emoción, que su prima, creyéndola indispuesta, le indicó la conveniencia de recogerse en sus habitaciones.

Otra escena llena de sensaciones es cuando Grenouille, quien posee un olfato prodigioso, harto de los olores que se generaban en la ciudad de París durante la conmemoración de su revolución, decide apartarse lo más posible para tratar de aspirar un poco de aire fresco, cuando de repente percibió un olor fascinante que se perdió pero De repente, sin embargo, volvió, pero sólo en diminutos retazos, ofreciendo durante un breve segundo una muestra de su magnífico potencial… y desapareció de nuevo. Grenouille sufría un tormento. Por primera vez no era su carácter ávido el que se veía contrariado, sino su corazón el que sufría. Tuvo el extraño presentimiento de que aquella fragancia era la clave del ordenamiento de todas las demás fragancias, que no podía entender nada de ninguna si no entendía precisamente ésta…

Como amantes que somos, podemos entender la relación entre Lady Chatterley, mujer de la alta sociedad y casada con un parapléjico, que encuentra entre los brazos de un hombre de la clase obrera, los placeres que la vida matrimonial le negó. Entendemos que con sólo la unión de sus propios cuerpos, pueden tener cerca los placeres más sublimes de la vida, que el observarse, tocarse y acariciarse mutuamente, pueden ser los únicos actos que dan sentido a la existencia, por lo que escenas como: Colocó ramitas aterciopeladas de roble en torno a sus senos, y encima de ellas ramilletes de campanillas y coronarias; una coronaria rosa en el ombligo, y en su pelo púbico había nomeolvides y aspérulas, pueden significar más que un simple juego, pues son los acercamientos más tangibles al paraíso terrenal.

Y podemos subir más niveles, sólo bastaría abrir las páginas de Lolita para leer algo como Su perfil adorable, sus labios entreabiertos, su pelo suave estaban a pocos centímetros de mi colmillo descubierto, y sentía la tibieza de sus piernas a través de la rudeza de sus ropas cotidianas. De pronto, supe que podía besarla. O bien, si nos atrevemos a transgredir un poco, tomemos la Historia del ojo para encontrar escenas como Ella contempló la extravagancia, visiblemente molesta, pero no vaciló. Acariciándose las piernas, deslizó por ellas el ojo. ¡La caricia del ojo sobre la piel es de una suavidad excesiva… acompañada de una espeluznante sensación de horror!

El panorama es vasto e inagotable. Existen en la literatura, tanto en la novela, teatro, ensayo, cuento o poesía, escenas que pueden excitar la imaginación de cualquier clase de ser humano. Lamentablemente, pocos son los que tiene el privilegio de encontrar placer en sumirse en el signo impreso, pues no es sólo la lectura lo que encierra un libro, son mundos, experiencias, sensaciones, una enorme cantidad de cosas que la vida no podría darnos en el poco tiempo que se nos otorga para existir.

 

 

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70