SNTE: Continuidad o ruptura

SNTE: Continuidad o ruptura

Como como base para darle nombre a la presente colaboración los titulares de la nota principal anunciada en la primera plana de La Jornada Zacatecas, del martes 30 de enero: “Soralla Bañuelos, presunta responsable de amedrentar a disidentes del SNTE. Casi la mitad de las secciones de ese sindicato apoyará a AMLO. 31 0 32, de un total de 59 o 60, ya no están con el PRI, …”. Sobre el carácter belicoso de la dirigente que ascendió al cargo en medio de una trifulca en la que disidentes resultaron agredidos por los sillazos arrojados por los golpeadores enviados por el CEN del SNTE en el pasado congreso de la sección 34, no existe ninguna duda. En cuanto a que la mitad de las secciones están del lado de Obrador de confirmarse, no es de sorprenderse. La reforma educativa en curso con la LSPD y sus evaluaciones, junto con las adhesiones de los parientes y cuadros cercanos a Elba Esther a favor del líder y candidato de Morena, han contribuido a esto. Los factores anteriores son causas para que el PRI haya dejado de ser hegemónico entre el gremio magisterial. El apoyo al tricolor desde antes de la defenestración de la chiapaneca ya se venía reduciendo.
La nota en cuestión no menciona la fuente y cita a informantes anónimos. Pero, de confirmarse las anteriores conjeturas o hipótesis estaríamos ante una coyuntura marcada por la disyuntiva: continuidad o ruptura. Si bien de darse un rompimiento sería con un cambio gradual tanto en la revisión y adecuación de la reforma educativa como en el realineamiento político ideológico de los trabajadores de la educación. Pareciera que las condiciones no se prestan para que ocurriera un cambio radical.

La continuidad seguiría con el triunfo de Meade, quien fiel al credo neoliberal en el que se formó y con el que ha desempeñado cargos en los últimos gobiernos tanto panistas como priistas, refrendaría las reformas llamadas estructurales, entre ellas la educativa. De triunfar el nerd fajador que abandera la candidatura del Frente por México, no habría mucha diferencia en relación con el candidato ciudadano cuyo primer pronunciamiento consistió en pedirle a los priistas acuerpados en las clientelas corporativas que lo hicieran suyo.
Por su parte, el cambio no podría ser otro que el que se derivaría del triunfo de AMLO, quien viene navegando en su ya larga cruzada anticorrupción como el candidato aspirante antisistema a ocupar el poder ejecutivo. De igual forma de triunfar el tabasqueño y hacerlo con el apoyo de la mayoría del magisterio, la ruptura ocurriría siempre y cuando el SNTE dejara de ser la correa de trasmisión del gobierno en turno y el sindicato y los maestros con sus instancias de organización fueran independientes, autónomas y existiera la libre afiliación ideológica de sus miembros. Si el cambio se da para volver a las viejas prácticas clientelares del pasado y se usara al sindicato como apéndice del gobierno y no como un instrumento liberador y defensor de la dignidad y derechos de sus agremiados, este cambio más que una transformación constituiría una involución. Un regreso al pasado. Un cambio real sería si se diera un viraje además del plano político gremial en el de la materia laboral en donde a) se recuperara el compromiso social de los maestros con sus comunidades, b) Se instituyera el arraigo en las escuelas, compensando mejor a quienes laboren en el medio rural, c) se envíe a los mejores maestros a trabajar a las escuelas con mayor educativo, pagándoles también más que al resto, d) se intensifique la preparación continua y actualización en donde se ligue la teoría con la práctica y f) que la evaluación no solo se mida por los exámenes a los profesores sino que se demuestre en los resultados de los grupos en las aulas que lo que el maestro demostró saber en un examen se refleja en un mejore aprendizajes de los alumnos, entre otras medidas.

Soralla es cercana, hay quienes dicen que cercanísima al actual presidente del SNTE, Juan Díaz de la Torre. Por lo tanto, no se manda sola, obedece las ordenes y línea que le ordena su jefe superior. El Jalisciense que ha asumido el rol de ser un apoyador y cómplice de la RE, mediante la carretada de dinero que le ha soltado la SEP y se ha gastado en notas pagadas y giras propagandísticas, tras haber sido un colaborador incondicional y de los más cercanos de Elba Esther a quien cargaba la maleta y le firmaba en su representación gordos cheques, termino ungido e impuesto en el lugar que ocupó la cacique chiapaneca. Sin embargo, su trayectoria ha sido parte de la historia de la Gordillo, sobre todo cuando vivía su apogeo, cuando no había mujer en el país más empoderada que ella. Pues Elba, como Juan Díaz y por extensión la propia Soralla han abrevado de la escuela de Carlos Jongitud, que no es otra que la del Charrismo sindical. Con sus prácticas de control, persecución a los disidentes, empleo de la fuerza, entrega de dadivas y promesas, pero sobre todo las de mantener el control a costa de lo que sea contando con la complicidad y apoyo de los gobiernos.

Tan pronto y Soralla se enteró que a Zacatecas habían llegado emisarios de Elba Esther en la persona del exsecretario general, Rafael Ochoa Guzmán, presta envió a sus achichincles para increparlo y advertirle que parara en su labor proselitista y de convencimiento. Y es que el susodicho Ochoa, procedente de Aguascalientes arribo a Zacatecas, en su misión de representante de Morena con el fin de reunirse sobre todo con exsecretarios generales para sumarlos a la causa del Peje e invitarlos a que incorporen a la campaña de este y hagan lo propio con los seguidores que conservan. En este nuevo affaire, la ínclita Sorallla quizá ignora que la Constitución General de este país garantiza a sus ciudadanos derechos que son garantías individuales como el de reunión, expresión y hasta de manifestación. Temerosa de perder terreno en su deteriorado feudo, de que la debiliten más de lo que está y le resten poder e influencia en el próximo congreso extraordinario, mando a sus porros para frenar, callar y correr a la comitiva que anda de gira haciendo labores proselitistas en favor de la coalición que encabeza Morena. En el SNTE es probable que también AMLO y sus seguidores, juntos hagan historia. Al tiempo. El sábado 10 de febrero está anunciada una reunión de AMLO con el magisterio, las expectativas están puestas en cuantos y quienes
irán.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ