Miguel Alonso Reyes, tiempo y destino

Miguel Alonso Reyes, tiempo y destino

Cuando se dio a conocer que los dirigentes del PRI y PVEM, Enrique Ochoa Reza y Carlos Puentes Salas, habían acordado distribuirse dieciséis candidaturas para senadores a varones y dieciséis a mujeres, se interpretó que la correspondiente al tricolor sería para Claudia Anaya Mota y que Miguel Alonso quedaba fuera en esta jugada.

En cascada se vinieron las interpretaciones sobre el por qué Miguel Alonso no llegaría si en este partido lo consideran su mejor cuadro político y el de mayores méritos, por haber logrado que este partido transitara con todo éxito en los procesos electorales de los últimos seis años.

Sin interpretación alguna, el pasado 24 de diciembre de manera directa y personal, después de acompañarlo, como en los últimos cuatro años a su tradicional visita navideña a las Madres Clarisas de Zacatecas, el ex gobernador contestó sereno a mi pregunta sobre su futuro político. Dijo “no estoy obsesionado con la Senaduría, el país y los estados tienen nuevas condiciones de competencia electoral. No he realizado ni realizaré ninguna gestión que signifique presión para mi partido o para mis superiores. El compromiso número uno en mi actual trabajo es rendir buenas cuentas al Secretario de Turismo y al Presidente de la República. Si ellos o mi partido me requieren en la competencia electoral, ese será mi futuro”.

La afortunada realidad para Miguel Alonso Reyes es que FONATUR, bajo su dirección y la Secretaría de Turismo, bajo el mando de Enrique de la Madrid Cordero, han logrado tantos éxitos de proyección y desarrollo turístico que ahora México ocupa ya el séptimo lugar mundial en el número de visitantes, lo cual ha llevado al Presidente de la República a felicitarlos por sus logros, pero también a decirles que espera mayores avances para cerrar más satisfactoriamente su Administración.

Sin embargo, cuando lo descrito en el párrafo anterior es un hecho real y consumado, aquí en Zacatecas, amigos personales, excolaboradores y políticos en general se devanan los sesos buscándole razones que no existen al acuerdo de los líderes del PRI y Partido Verde, tratando de enfrentar a Miguel Alonso Reyes con el Gobernador Alejandro Tello Cristerna.

La gran verdad es que no existe ni existirá rompimiento alguno entre exgobernador y gobernador actual. Ni existen las condiciones, ni ambos personajes tienen proclividad al pleito y al desencuentro político.

De todos es conocido que Miguel Alonso Reyes es un político pulcro, sensible y con organización mental para operar estrategias y participar en la política. Sin embargo, ya logró la máxima aspiración de gobernar a su Estado y sus aspiraciones llevan curso y destino en la titularidad de FONATUR.

De Alejandro Tello Cristerna tiene que reconocerse que su tarea es ampliar las condiciones de participación y garantizar que el proceso electoral culmine satisfactoriamente para Zacatecas, a través de triunfos de votación amplia y mayor participación ciudadana, y que para ello tendrá que impulsar acuerdos con los líderes de su partido, así como garantizar piso parejo para todos los contendientes.

Para los que quieren amarrar navajas y buscan que la denostación, la calumnia y la ofensa sean las características de este proceso electoral, tengo que decirles que Miguel Alonso Reyes está tranquilo, pero muy activo, por el enorme reto de seguir registrando números históricos en el desarrollo turístico nacional. La candidatura al Senado no le quita el sueño.

En Zacatecas a nadie le cabe duda que Miguel Alonso Reyes es un hombre cercano al Presidente de la República, Enrique Peña Nieto y al candidato José Antonio Meade. Sabe que este 2018 será un año promisorio en lo laboral y en lo personal.

Como gobernador Miguel Alonso Reyes supo cómo hacerle para que las elecciones que le correspondieron salieran exitosas, sin protestas pos electorales, sin cochupos, ni resultados inducidos y entendió que por lo menos en su estado logró la integración del priismo y entendió que marcar directrices e impulsar acuerdos en su partido fueron premisas determinantes para salir airoso, aún en las condiciones tan adversas como las tuvo el PRI frente a David Monreal y todo el apoyo de Morena, en la elección que llevó al Palacio de Gobierno a Alejandro Tello Cristerna.

El priismo zacatecano requerirá de un gran esfuerzo y una extraordinaria cohesión para salir bien en la elección del 1 de Julio del 2018. Ahí estarán las huestes del Alonsismo que en todo el estado por ahora atentas y activas a la espera de indicaciones para el proceso político electoral. Este Instituto político más que nunca requiere de políticos que generen consenso como en su tiempo lo hizo Miguel Alonso Reyes.

La preocupación por los rompimientos es muy real en el partido que fundó Plutarco Elías Calles. Si se llegan a dar esos escenarios de rompimiento, puedo asegurar desde ahora que no serán dictados o planeados por Miguel Alonso Reyes, quién tiene muy claro en su convicción política, que lo importante es que le vaya bien a Zacatecas, ya que como exgobernador está más allá de los partidos políticos y muy por encima de los que con el odio y el rencor como arietes buscan a toda costa llegar a gobernar nuestro estado.

No cabe duda que es dificilísimo entender y practicar la política con honestidad e integridad absolutas. Tampoco lo es que tanto el país como nuestro Estado necesitan hombres y mujeres que vean a la política como la más sublime oportunidad de servir a los semejantes.

Para los simples mortales que tenemos interés en el trabajo de los partidos y en las acciones de sus integrantes, nos queda todo el tiempo por delante para ver quien ganará y quien perderá en las próximas elecciones. A partir del 2 de julio, sabremos qué destino le espera a Zacatecas. Ojalá sea promisorio. ν

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70