Mecanismo de Alerta de Género ha demostrado que no da los resultados para los que se creó

Mecanismo de Alerta de Género ha demostrado que no da los resultados para los que se creó
Adriana Rivero Garza, secretaria de las Mujeres ■ FOTO: ANDRÉS SÁNCHEZ

■ Hay elementos que lo han viciado, como su uso político: Semujer

El mecanismo de la Alerta de Género ha demostrado que no da los resultados para los que fue creado, erradicar el problema de la violencia feminicida en México, dijo la secretaria de las Mujeres, Adriana Rivero Garza, en momentos previos a la resolución que hará del asunto en el caso de Zacatecas, tanto el grupo de trabajo encargado del estudio, como la Secretaría de Gobernación.

Para acometerlo, observó, se requiere la sinergia de los tres órdenes y tres niveles de gobierno, la sociedad y los medios de comunicación.

“Sabemos que fue un mecanismo que se creó con el objetivo de prevenir y erradicar la violencia más grave que se comete contra las mujeres, sin embargo el procedimiento ha demostrado que no da los resultados para los cuales fue creado”.

Rivero Garza sostuvo que hay elementos que han viciado el mecanismo, uno de ellos, su uso político al que han acudido tanto “los estados, las instituciones, las autoridades y las propias organizaciones de la sociedad civil”.

En sustento de su argumento dijo que si se hiciera un análisis de las solicitudes para la implementación de estos mecanismos se observaría que regularmente ocurren al inicio de las administraciones gubernamentales o en momentos concurrentes con periodos de elección.

La Alerta de Género por violencia feminicida se ha extendido en México en 90 por ciento, pues acotó, sólo faltan cinco entidades en solicitarla para que implique a todo el territorio nacional.

“Entonces, sí hay elementos políticos que intervienen siempre en estos procedimientos; ese es un asunto que se observa no nada más en Zacatecas sino a nivel nacional”.

El otro tema que ha debilitado la efectividad de la Alerta de Género es “que no se ha entendido que deben responder” para darle solución los tres órdenes y tres niveles de gobierno, expuso.

No se ha logrado esta sinergia, pero en cambio sí el que al considerarse “un asunto de mujeres” se responsabilice de la ejecución de acciones a las secretarías o institutos “para el adelanto de las mujeres”, como lo es la Semujer.

Para dar respuesta este reclamo las instituciones modifican sus planes anuales ya programados y utilizan los recursos para realizar las acciones que le sugiere la Federación; los fondos que provienen del Indesol, el Inmujeres y los pocos obtenidos desde el ámbito estatal.

Esto ha generado que se fortalezcan las entidades y dependencias encargadas de adelanto de las mujeres, porque “se les voltea a ver” y se les asignan mayores recursos “pero finalmente la responsabilidad que debiera ser –transversal- de un estado o incluso de la federación” recae en una sola institución, expuso.

Refirió que el mecanismo de Alerta de Género surgió a partir del caso que se llevó ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) conocido como del “campo algodonero”, una serie de feminicidios ocurridos en Ciudad Juárez, Chihuahua, por los que el Estado mexicano al que se encontró responsable de la violación de derechos humanos, fue condenado en el año 2009 a cumplir una serie de medidas “para atender la violencia feminicida en un contexto específico”.

“Esa responsabilidad de la Federación ha pasado a los estados”, sostuvo, pero reiteró que no se ha atendido debidamente de manera concurrente entre ésta, los estados y municipios desde los poderes ejecutivo, legislativo y judicial del país.

El centrarse sólo en los que las secretarías o institutos de mujeres pueden hacer, opinó, “es lo que no ha permitido que realmente se pueda lograr el objetivo de esta alerta”.

Agregó sobre el tema de la politización del mecanismo que se han hecho grandes esfuerzos para que se reconozca que emitirlo no daña la imagen de los estados y no implican componentes políticos, “pero la realidad en todos los casos nos dice que no es así”.

Sobre lo que se necesita hacer para que finalmente dejen de morir mujeres atacadas por el hecho de serlo, asunto que aun cuando alguien pudiera obtener beneficio político del tema, no cambiaría las cifras, y teniendo ya un diagnóstico incipiente de lo que no ha funcionado, opinó que es una pregunta sumamente complicada de la que si se tuviera la respuesta “yo creo que ya se habría hecho”.

No obstante puso en primer término para acercarse a una solución que lo primero es que todas las autoridades implicadas de los tres órdenes y tres niveles de gobierno, tomen conciencia “que la violencia contra las mujeres es una violación a los derechos humanos”.

“No tenemos esa conciencia las propias autoridades, no todas”, de tal manera que se prevenga la violencia contra las féminas con acciones específicas.

Adriana Rivero Garza habló también del papel de los medios de comunicación, muchos de los cuales al publicar imágenes explicitas de la violencia contras las mujeres, no ayudan a la prevención de estos casos sino parecieran mostrar cómo agredirlas.

Para acometer el gravísimo problema de la violencia de género y su culmen, el feminicidio, se requiere además de la coordinación y articulación interinstitucional, la corresponsabilidad social, sostuvo.

Al respecto dijo que si es necesario regular a los medios de comunicación, pues así como los funcionarios y funcionarias tienen como obligación respetar y garantizar los derechos de las mujeres y no culparlas de la violencia que se comete contra ellas, falta un mayor fomento mediático de relaciones respetuosas e igualitarias entre hombres y mujeres, y no la promoción de la que denominó “una cultura de venta de la violencia; porque pareciera que nos gusta verla, no, no pareciera, nos gusta, es lo que buscamos en los medios de comunicación”, agregó ahora sobre las preferencias de las audiencias.

Respecto de las estrategias de seguridad, enfatizó que los estados deben ubicar cuales son las regiones y espacios que requieren intervención, de entre otras formas, con iluminación y acciones afirmativas, estas últimas que se han criticado por su “segregación”, pero que dijo, “son necesarias en el contexto en el que vivimos en México”.

Se refirió al tema del transporte urbano, en el que en otras entidades se ha hecho una separación de hombres y mujeres, pues las últimas requieren trasladarse de manera libre sintiéndose seguras, sin ser acosadas, puntualizó.

Sobre el tema se han trabajado talleres en Fresnillo dirigidos a transportistas urbanos y taxistas; acciones que debieran extenderse a otros municipios del estado, expuso.

Rivero Garza agregó otro componente de la prevención social de la violencia contra las mujeres, la apropiación de los espacios públicos por la ciudadanía. “Eso es lo que yo creo que tendríamos que estar realizando ya en el estado de Zacatecas”.

La secretaria de las Mujeres respondió afirmativamente a la pregunta de si en este momento la administración pública sabe planear para generar la sinergia interinstitucional requerida para atender el problema de la violencia contra las mujeres, pero observó que se encuentra en etapas muy tempranas”.

 

Dijo que siendo el fenómeno de la violencia de género tan grave y tan extendido, ya que “todos los días hay víctimas”, las acciones y estrategias se han enfocado justo en las victimas, creando centros de justicia para mujeres y de atención a quienes han sufrido ya la violencia en sus diferentes formas, algo para lo que “no nos da la vida”.

Al respecto precisó que en la entidad se cuentan con 15 de estos últimos centros, mediante los que se atendieron entre 2016 y 2017 a 11 mil usuarias, y acotó que el modelo de los propios centros de justicia para las mujeres en el país no se ha consolidado, y cada vez se requieren más.

De esta manera y por su carácter apremiante la atención se enfoca en intervenciones de primer y segundo contacto dejando de lado la prevención y el trabajo continuo de las instituciones con la ciudadanía en general y con organizaciones de la sociedad civil.

En una segunda etapa, comentó, debe dirigirse a la prevención, “pero mientras no resolvamos la parte de la atención difícilmente vamos a podernos orientar otras acciones”.

Agregó respecto del peligro de que sin una correcta y meticulosa planeación interinstitucional el presupuesto dirigido a atender a las mujeres se pulverice, luego que ella misma anunció que derivado de la solicitud de Alerta de Género se propusieron para este propósito recursos por el orden de los mil 200 millones de pesos, que “al menos en caso de Zacatecas para el 2018, sí hay un proceso de planeación” en que se verificó que los programas y actividades de las dependencias impliquen la perspectiva de género con énfasis en la reducción de brechas de desigualdad y la prevención y atención de la violencia hacia las féminas.

El presupuesto que integra al propio de la Semujer, que se elevara el siguiente año a 48 millones de pesos, se dirigirá a las áreas de todas las dependencias que deben incidir en la desigualdad de género de las mujeres y la erradicación de la violencia en su contra, “son 101 programas presupuestarios” que involucran asimismo instituciones de educación media y media superior y los institutos municipales de la mujer.

“Yo creo que Zacatecas lo ha hecho, es la primera vez que ha logrado un presupuesto transversal (…) Sí puedo decir que se ha hecho un trabajo muy puntilloso”, sostuvo.

 

 

 

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ