Las + Recientes

Terremoto y solidaridad humana

Terremoto y solidaridad humana

La naturaleza y sus fenómenos como huracanes y terremotos han hecho que muchas personas recuperen su sentido humano, de pronto y a 32 años de aquel 19 de Septiembre de 1985, nos volvemos a hermanar; por unas horas y tal vez días, hemos olvidado nuestras preferencias políticas o nuestra condición socioeconómica que nos etiqueta o como ricos o pobres. El sismo de 7.1 grados en la escala de Richter ha devastado a Morelos, Puebla, la Ciudad de México, Oaxaca y Chiapas principalmente; otra vez, vemos en los diversos programas de noticias, imágenes similares a las del 85, muestras genuinas de solidaridad que forman cadenas humanas ataviadas con botes, cubrebocas y manos que levantan piedras, fierros retorcidos y escombros que son la diferencia entre la vida y la muerte. No hubo cursos de primeros auxilios previos, nadie estaba del todo preparado, si acaso, el simulacro previo recordó las reglas a seguir en caso de un sismo y de pronto, a las 13:14 horas, el recuerdo se vuelve realidad, el terremoto hace que muchos alcancen a salir pero otros lamentablemente no pudieron hacerlo. Recupero mi esperanza en la especie humana cuando veo a muchos ciudadanos remover con sus propias manos, toneladas de materiales; en alguna escuela del sur de la Ciudad de México, la tragedia es grande pues hay tristemente más de 30 niños muertos, otros más se encuentran sepultados y han estado esperando el milagro del rescate, los voluntarios no cesan y junto con las autoridades, no dejan de intentar llegar a los menores que llevan muchas horas en la oscuridad tratando de sobrevivir, los padres desesperados esperan que sus hijos esten vivos, otros más ya devastados por la noticia de la muerte de sus menores. Explosiones, olas en el lago de Xochimilco que retan a las trajineras, abrazos entre desconocidos, hombres que mueven carros y grandes bloques, jóvenes que aun llevan sus mochilas en sus espaldas y que no dejan de apoyar en lo que pueden, puños en alto que indican silencio para escuchar a los heridos y aplausos cuando se logra el rescate de algún desconocido, son postales que reflejan el gran corazón de la mayoría de los mexicanos, no así, de algunos pocos miserables que opacan la gran labor altruista con asaltos y saqueos que no hacen más que invocar el karma inmediato a sus acciones. Los gobiernos de otros estados actuan con mucho tiento para el envío de ayuda y apoyo cuando la rapidez se antoja inmediata, algunos se esperan a ver si efectivamente la situación amerita moverse; en algunos casos, el 85 fue borrando de nuestra mente el dolor y la necesidad de evitar la comisión de errores que hoy quedan al descubierto ya que en el caso del gobierno de la Ciudad de México, la autorización de construcciones irregulares, constituye un verdadero crimen pues a alguien se le ocurrió que nunca volveríamos un escenario similar, aunque ahora, la naturaleza nos recuerda en la misma fecha, que sus movimientos telúricos nunca permitirán que nadie se sienta del todo seguro. Hoy como nunca, podemos comprobar nuevamente que la desgracia nos une más que nuestra algarabía, que las personas, políticos, gobierno, ciudadanos y víctimas pueden unirse si se lo proponen ante un fin común, que los intereses económicos, las líneas telefónicas, el pago de peaje, transporte y otros servicios pueden suprimirse con solidaridad humana. En lo personal, renuncio a ser un simple admirador de la desgracia, veo en las redes sociales muchas manifestaciones positivas y rezos que se mandan a nuestros hermanos en desgracia, sin embargo, es necesario contribuir de alguna forma y, desde mi trinchera, convocamos a la comunidad universitaria a contribuir con medicinas, agua, comida enlatada, material quirúrgico y aquellos elementos que son enlistados por la cruz roja, la respuesta hasta hoy es magnífica, maestros, alumnos, trabajadores y autoridades como el Rector Antonio Guzmán Fernández y el Dr. Juan Carlos Guerrero Fuentes, Director de la Unidad Académica de Derecho se han sumado a la causa y el Sábado 23 de Septiembre acudiremos en conjunto, a entregar probablemente al estado de Morelos, las invaluables aportaciones de la sociedad y de los mismos universitarios, garantizando así que todo llegue a buen destino y a las personas adecuadas. Entretanto, mis alumnos borran el código de barras de los productos y escriben en ellos varios mensajes con tinta indeleble: “Hermanos, estamos con Ustedes” “No están solos, apoyo de Zacatecas, Derecho UAZ”, tal vez, un día de regreso la solidaridad voltee para con nuestro amado estado ya que por hoy, una desgracia mayor nos hace olvidar la propia, la que vivimos por la inseguridad. Si le interesa contribuir con algún producto con la garantía de que llegarán el mismo sábado a los afectados, estamos en la Escuela de Derecho y levantaremos nuestro Centro de Acopio hasta el viernes 22 de septiembre a las 8 de la noche con un horario de 8 am a 8 pm. MUCHAS GRACIAS. ■

 

 

*Integrante del Consejo Mundial para la

Defensa de los Derechos Humanos

[email protected]

 

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ