Construir confianza y futuro

Construir confianza y futuro

Una vez más, celebrar y tomar parte en elecciones se llega a convertir en problema,  tanto si se acude a emitir el voto, como si no. No es un asunto banal, precisamente, porque cada día se acerca una elección, la presidencial de 2018, en la cual o de la cual el sistema espera, no tanto instaurar con votos, un nuevo modelo de democracia participativa aunque bastaría generar con ella o mediante ella un sacudimiento institucional, con toda legalidad, cuyo resultado para todos los mexicanos fuera: acotar, (re)ajustar hacia arriba, sus exigencias y satisfacción de necesidades, las ingentes y las básicas, frente a un modelo neoliberal (des)gracias al cual, cada día disminuyen, tanto el otrora llamado patrimonio nacional, como el ambiental y el natural, en general, sean, territorio, agua, bosques, campiña, yacimientos mineros, de todo tipo, etc. Patrimonio luego sujeto a una depredación y destrucción tan incontenibles, como imposible parece el poder iniciar su recuperación mediante aprovechamientos locales y nacionales que sean amigables con la humanidad de los mexicanos y su medio ambiente, hoy sometido, a procesos de desaparición, mediante múltiples formas y un motivo general: satisfacer las exigencias neoliberales “nacionales”, sin importar su naturaleza estratégica, ya no tanto para el desarrollo del país, sino para luchar por dejar de ser o amortiguar el ser clientes de las trasnacionales, tanto en energéticos, como en agua, por ejemplo, o insistir en imponer límites a todo tipo de industria que conlleve la elevación de sus utilidades a costa de el envenenamiento y destrucción del hábitat en donde se asiente.

En política, con calendario inflexible hasta para reflexionar, desde hoy, esa maquinaria, política – ideológica ya se moviliza, con los mismos métodos, para persistir como aval de y para asestar, mediante elecciones, un sexenio más de política neoliberal en México, con una, no – novedad: generar condiciones, para que dicha política se convierta en más de lo mismo y vertebre un período presidencial, al que se quisiera más bien fuera fundante de nuevas bases de sentido y significado económico y político a favor de las cada vez más grandes y desfavorecidas mayorías, ¿ya sin lucha de clases?

De tan vistas que están, la inmediatez de tal política y la del próximo período, ya ni al PAN quedan ánimos para movilizar un ápice de creatividad para contender y pensando bien, como se dice, ¿prefiere reservarse y luchar para mejor ocasión, a quemarse ahora? ¿Alea jacta est? ¿Tan árido y riesgoso se ve o está el panorama nacional, no sólo el político? ¿Qué es en este panorama, apariencia o  realidad? Ojo, éstos son resultados de un neoliberalismo, ¿aún boyante entre nosotros?

A Peña Nieto y al PRI, queda poco tiempo para idear salidas políticas y económicas, exitosas, tanto para recuperar credibilidad, en el modelo, el sistema y en México, después de tan larga y reciente historia de fallos, y prepararse, en todo caso, para actuar, con civilidad – política, el día de la próxima elección presidencial. Una verdad incontrovertible del presente sexenio sería: la gente cada vez está más pobre y en algunos lugares, hasta irascible. Las circunstancias luego la impulsan a no dejarse rebasar en sus propios asuntos, problemas y lugares, justo, donde están plantados y para ello inician a contar o ya cuentan con organizaciones comunitarias, propias y diversas.

En este asunto, de avizorar el futuro: Las computadoras compradas y entregadas por Nuño, ¿contribuirán a influir con su operación e interacción en los educandos, facilitar comprender y luego diversificar, enriquecer, la cultura, local, nacional, personal y humana, o su alma informática se limitará a operar para atrapar la mente, fantasía y alma, de los escolares usuarios para alejarla o inmunizarla ante la gravedad los actuales problemas creados y ante los que se vienen?

Los mensajitos siguen llegando, PRI adelanta en EDOMEX y Coahuila, PAN en Nayarit: PREP. Más al rato: Morena ratifica triunfo en Edomex, pese a cifras del PREP, habrá que seguir pendiente: “A pesar de que el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) señala que, con el 97.6 por ciento de las casillas computadas, el candidato del PRI a la gubernatura, Alfredo del Mazo, mantiene una ventaja de 168 mil 308 votos sobre la aspirante de Morena, Delfina Gómez, este partido ratifica que obtuvieron la victoria.

Morena, sin embargo, adelantó: mañana martes solicitará el recuento total de votos a partir de una causal de ley: el número de votos nulos -176 mil 157- supera la diferencia entre el primero y segundo lugar”. Excelente forma para clarificar el problema, sin cerrazón, ni de un lado, ni de otro. Al mismo Presidente, Peña Nieto, conviene que así sea en su Estado de origen. Además, los márgenes institucionales de la democracia permitirán develar, si  la realidad construida con votos, pero impugnada, resiste o no. Su reconstrucción dará confianza y consistencia al resultado.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ