El peligro de enmudecer a la sociedad 

El peligro de enmudecer a la sociedad 

Los medios de comunicación tienen la importante función de colectar la información, sistematizarla, difundirla, y además, convertirse en plataforma para hacer pública la opinión de la sociedad en su necesaria pluralidad. El debate social es coesencial a los medios que, por ello mismo, tienen líneas editoriales diversas. En este contexto es igualmente connatural a dichos medios el ejercicio de la crítica. Así, se ve con nitidez cómo la existencia de los medios de comunicación son parte indisociable del derecho a la información de la sociedad. En otras palabras, la existencia diversa y plural de medios es de interés público. Así las cosas, debe haber recursos públicos para estimular la existencia de los mismos. La pretensión de eliminarlos con el argumento del ahorro y falsa austeridad tiene como objetivo real contener la difusión de la información y suprimir la crítica.

Ahora bien, si aceptamos que todos los medios dependen de recursos públicos para subsistir y además hay sólida justificación para transferirles dichos recursos dada la función social que desempeñan, debemos preguntar, ¿mediante qué mecanismos debe ocurrir la transferencia? Como se trata de recursos públicos, luego entonces los criterios deben ser acordados públicamente y su uso plenamente transparentado. Ahora mismo la asignación de recursos públicos a los medios depende del arbitrio del funcionario en turno y no de criterios objetivos. Y como parte de esta arbitrariedad están las propuestas  de cortar el presupuesto a este renglón sin ninguna justificación. No se propone modelo alguno de comunicación social que garantice el derecho a la información a la sociedad y solamente se suprime o acota ese derecho por la vía de la desaparición de los medios. Los gobernantes y responsables de las diversas instituciones públicas hacen recortes con ‘justificaciones’ aritméticas sin mediar respuesta a esta grave cuestión: ¿cómo se va a garantizar el derecho a la información, al ejercicio de la opinión plural y a la crítica social?

Las redes sociales no sustituyen a los medios, sino que los potencian y más aún cuando en las redes sociales abunda, como lo vivimos recientemente, el rumor y las notas falsas. Se requiere de organizaciones de profesionales orientados por una determinada línea editorial para realizar la compleja función de la comunicación, no puede depender de la ocurrencia contingente de la red espontánea. Y para hacer posible la actividad profesional de la comunicación se necesitan los fondos que la sostengan. Los medios hacen confluir recursos de origen público y privado para sostenerse. Con recursos de un solo tipo es imposible contar con equipos de profesionales.

En suma, se debe poner sobre la mesa del Poder Ejecutivo y Legislativo  la construcción de criterios consensados para garantizar el derecho a la información en un ambiente de pluralidad, que evite el famoso “no te pago para que me pegues”, que es una manera de ejercer la censura; como el despilfarro irracional. Por ello, en el marco de la función pública de los medios de comunicación, se deben construir las reglas objetivas mediante las cuales estos últimos puedan acceder a recursos públicos y puedan realizar su misión. Y todo ocurra frente a una vitrina transparente. Y no aceptar que mediante el argumento de la austeridad y el “no tuve opción”, en realidad se enmudezca a la sociedad y se ponga un bozal a la comunicación.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70