¿Cuál es el riesgo de criticar y satanizar tanto a los políticos?

¿Cuál es el riesgo de criticar y satanizar tanto a los políticos?

Que lo queramos o no, México funciona a base de un sistema democrático diseñado a lo largo de siglos, que con fallas y aciertos no lo podemos cambiar por arte de magia. Pretender no tenerlo es como querer que tu cuerpo nunca envejezca. Es engañarnos a nosotros mismos.

El daño a la imagen de los políticos, que cabe aclarar fue ganada con méritos sobrados en el pasado, ahora se está convirtiendo en un odio creciente y desmedido que se ve reflejado en ataques personales, directos y feroces a todos los que trabajan en niveles de importancia en el gobierno, no únicamente a los que han llegado por elección popular. Dicha animadversión no distingue entre los malos funcionarios ni tampoco entre los que buscan hacer bien las cosas, que definitivamente si los hay.

Las permanentes campañas de desprestigio contra los políticos y funcionarios del gobierno, especialmente en medios digitales, han provocado que las personas bien intencionadas, decidan no participar en política jamás, por el riesgo que conlleva para su imagen personal, para la salud física y por el daño emocional que seguramente se le genera tanto a la persona que participa, como a su núcleo familiar.

La participación en política, tiene ahora un nivel de riesgo mayor que antes para la gente con buenas intenciones. Gobiernos endeudados y con poco recurso; nóminas infladas y personal poco comprometido a los resultados; partidos políticos que cuando no gobiernan, efectúan profesionales acciones para sabotear al gobierno utilizando todo tipo de artimañas; conflictos sociales por doquier que hace que se destine más tiempo a los problemas más que a las soluciones; medios de comunicación que han entendido que a la gente solo le interesa la nota amarillista y que eso es lo que les dan; une tendencia mundial que notoriamente se agrava y que afectará mas las economías mundiales, incluida la de México; una clase rica indiferente a los sentimientos de los pobres; una clase pobre ignorante y manipulable; una clase media que critica a los ricos y a los pobres; en general toda una sociedad que se esmera mas en criticar sin ser buenos ciudadanos.

Por ello, el riesgo de criticar y satanizar tanto a los políticos, es que ninguna persona con buenas intenciones y en sus cabales, logre sostenerse por el tiempo necesario dentro de la política como para cambiar algunos de los problemas de fondo de México. No hay persona sana que ahora quiera arriesgar su salud y el bienestar de sus hijos por participar en política. No podrá un funcionario honesto hacerle frente a muchos funcionarios corruptos y con mucho recurso para destruirlo; varios corruptos pueden pagar una campaña de desprestigio hacia un honesto y hacerlo ver ante la sociedad como una persona corrupta.

No hay soluciones mágicas en el sistema que mueve a una nación. Ojala el ánimo no decaiga en las personas que puedan hacer mejoras al país, que no se mantengan al margen y participen. Elevemos el nivel de análisis antes de verter las críticas y mejor aún, promovamos la participación política como medio para impulsar soluciones. Críticas mal fundadas de todas formas serán medios de manipulación para quienes no quieren hacer las cosas bien. México es un país con muchas cosas maravillosas pero solo se difunde masivamente lo mediocre y está haciendo más daño que beneficio.

Promovamos la paz y la fraternidad, porque el odio genera odio y todos perdemos con eso. Si cada uno nos dedicamos a mejorar nuestro entorno, tendremos una mejor sociedad. Hagamos cosas buenas y difundámoslas también. ■

 

(jylnava @hotmail.com)

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70