‘El charro de Toluquilla’ de José Villalobos

‘El charro de Toluquilla’ de José Villalobos

La Gualdra 274 / Desayuno en Tiffany’s, mon ku / Cine

La secuencia memorable es ver al charro –bien ensombrerado – cabalgando su brioso caballo negro, con su hija en ancas y el perro al lado; todos sobre el moderno puente Matute Remus de la ciudad de Guadalajara en la noche. Montado en una camioneta José Villalobos con su cámara le da distancia por detrás, lo empareja, lo rebasa y finalmente lo agarra de frente; en el sonido sólo se escucha el ruido de las zancadas de la bestia sobre el pavimento.

A primera vista, el documental -con pedacitos de ficción- El charro de Toluquilla dirigido, producido, montado y editado por José Villalobos parecería ser una parodia más del artificial nacionalismo mexicano (charros y chinas poblanas); una crítica al anacronismo del hombre de campo en la megalópolis y al arcaísmo de una identidad anclada en la comedia ranchera cinematográfica.

Pero no, algo puede tener de lo anterior, pero es más un testimonio de la vida –de la vida normal- con el virus del SIDA. Un documental que reclama el desmonte de los estigmas contra el SIDA –recordemos que los tratamientos modernos neutralizan el virus y los vuelven intransferible–.

Jaime García es un charro que vive en Toluquilla: trabaja de mariachi en merenderos y restaurantes en Guadalajara; tiene su novia y sus enredos amorosos ; vive con sus padres; tiene una hija de un noviazgo fallido; cuida de su rancho –una cochera con caballos–; da sus paseos y piruetas a caballo por el monte –un páramo cubierto de cimientos de casas de Infonavit– y laza árboles, yerbas y piedras: la quintaescencia del buen charro (mujeres, música, alcohol –aunque él no beba–, familia y campo). Elementos que dan textura visual al arco narrativo de Villalobos.

El proyecto de Villalobos tardó cinco años en concluirse. Pasó tres años y medio viviendo con él, se convirtió en la sombra del charro: el material del primer año no funcionó porque fue el periodo de tomar confianza entre los dos; pero a partir del segundo, el charro y su familia se acostumbraron a su presencia, “Ya daban por hecho de que yo estaba ahí y no me pensaban. Así podía poner la cámara donde quisiera. Esto fue lo que me permitió la construcción visual del documental, y da la sensación de ser una ficción”, comentó Villalobos

Recabó 300 horas de material que se redujeron a 90 minutos. Al final no sabía en qué momento debería de parar de grabar y qué tono dar a la obra: sentimental con la historia de la madre de su hija y la enfermedad del padre y la suya propia; o de denuncia política por el SIDA o por el urbanismo. La respuesta se la fue dando el propio personaje y la persona, el Charro y Jaime: cuadros vivientes que muestran primero al héroe superficial y terminan con la sensibilidad del hombre, ambos marcados por el SIDA.

Por eso es difícil, a primera vista, dilucidar el tema y el objetivo. Para el propio Villalobos era borroso: “Empecé a filmar por el gusto por el cine, por construir una historia a partir de un personaje muy cinematográfico. Quería desarrollar creativamente algo. En algún momento pensé que era la relación con la mamá de su hija y su pérdida de libertad. Ésa era la línea narrativa principal. Pero en la edición eso me parecía muy anecdótico. Luego me di cuenta que el documental era un retrato psicológico y emocional, con un arco dramático no en los hechos y sucesos sino en el personaje…”.

El documental está teniendo una activa vida en los festivales extranjeros (Zurich y Treblinka, por mencionar algunos, serie A). El problema será darle salida en México, en donde de nacimiento se sabe que tendrá poca distribución, y si alguna distribuidora lo adquiere corre el riesgo de quedar enlatado y las ayudas federales embolsadas. Villalobos se está cuidando de ese destino y no soltará su trabajo hasta no tener confianza en que será exhibido más allá del Facebook.

 

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/274

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ