Las + Recientes

Por la presentación con vida de Raquel

Por la presentación con vida de Raquel

Raquel Gutiérrez Ruiz cumplirá esta semana cinco años de haber sido arrancada del seno familiar. Fue secuestrada a plena luz del día un primero de septiembre de 2011 por un comando armado que la “levantó” al irrumpir la casa donde se encontraba. Tenía entonces 19 años y estaba por ingresar a la universidad.

Aquel día terrible, la acompañaban dos amigos de la escuela que también fueron secuestrados, “Quemaron la casa, el carro… Fueron los Zetas en un operativo por toda la ciudad en el que se llevaron a más de 50 jóvenes… como si se tratara de la leva forzando a la gente a entrar a su organización…” –relata Guillermo, padre de Raquel–.

Los hechos sucedieron un día después de conmemorarse el Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas. Hoy, a cinco años de la tragedia y en lo que se ha querido llamar la “Semana por la Presentación con Vida de Raquel”, familiares, amigos y organizaciones solidarias y de derechos humanos, han arreciado la búsqueda y sus reclamos al gobierno.

Y es que, en medio del dolor y la rabia, los días transcurren sin que el todavía gobernador sustituto –Egidio Torre Cantú— asuma las responsabilidades de su cargo y priorice la búsqueda y la presentación con vida de Raquel y de los cientos de [email protected] de su gobierno. Lejos de eso, el priísta parece prestar mayor atención a otros acontecimientos; como aquel ocurrido en la ciudad de Reynosa cuando, en medio del escándalo, el funcionario acudió a cortar listón en una calle recién pavimentada que, dato anexo, lleva el nombre del fundador del Cártel del Golfo –Juan Nepomuzeno Guerra–.

Guillermo Gutiérrez Riestra es el padre de la joven Raquel. Durante su juventud militó en el Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT) y en los años 70 y 80, acompañó a “Las Doñas” del Frente Nacional Contra la Represión (FNCR) en su lucha por la presentación de [email protected] [email protected] en México.

Desde aquellos años y lejos de disminuir, los crímenes de lesa humanidad se multiplican con tal fuerza que su flagelo se despliega hasta a los mismos defensores de la dignidad humana. La tragedia alcanzó a Guillermo cuarenta años después de iniciada su actividad humanista, política, revolucionaria. Su dolor se funde ahora con el de los Padres de los 43 en Ayotzinapa, con el de Rosario Ibarra y con el de tantos otros que cargan a sus espaldas la triste “notoriedad” nacional de ser el padre o la madre de un [email protected]

“La principal propuesta del gobernador, es que nos hagamos exámenes de ADN para poder encontrar a nuestros hijos…”. “Pero yo no la busco muerta”, –responde siempre Guillermo–

En Tamaulipas –estado golpeado por los cárteles de la droga (Zetas y Del Golfo)– las víctimas de la desaparición forzada se cuentan por miles. El Colectivo Familiares y Amigos de Desaparecidos en Tamaulipas, prevé una cifra cercana a los 20 mil casos, cantidad que dista por mucho de los conservadores números oficiales que en 2015 reportaban solo 5,571 denuncias acumuladas. “¿Cómo dar credibilidad a esta cifra si el Ministerio Público ha llegado a recibir a diario hasta 40 denuncias por desaparición forzada?”.

“El gobierno no busca a nuestros hijos, padres, hermanos, amigos; incluso impide que nosotros los busquemos” –se denuncia desde el Colectivo integrado por 80 familiares de desaparecidos de Ciudad Victoria y municipios del centro del estado–. “La Ley de Víctimas solo ha servido para impedir que los familiares nos organicemos; ha creado organismos –como el Instituto de Víctimas– que solo sirven para hacer más grande la burocracia, para hacer invisible el gran lastre que es el secuestro…”.

En aquel estado fronterizo, la situación geográfica ha sido factor determinante en el desarrollo de la delincuencia organizada. Su colindancia con Estados Unidos y el Golfo de México, lo convierten en lugar estratégico para el trasiego de la droga y de ahí la violencia en la disputa del negocio. Pero ahí no existen solo dos cárteles; la delincuencia se extiende y multiplica de tal forma que han proliferado “pequeños negocios” en municipios y colonias, pero,  principalmente, en las carreteras del estado. “Se calcula que 80% de las desapariciones forzadas suceden en carreteras”.

Estos “nuevos” grupos viven del robo, del cobro de cuotas (“de piso” y por “brindar seguridad”) y del secuestro, donde policías uniformados participan de los “levantones” para entregar a sus víctimas a los grupos delictivos de los que forman parte.

Por todo esto, es que me uno a la “Semana por la Presentación con Vida de Raquel” y desde este espacio de libertad periodística, quisiera llamar a los lectores y colaboradores de La Jornada Zacatecas, a unirse a la campaña por la presentación de Raquel y demás desaparecidos del país…

“Con  tu ausencia que cala enormemente, las lágrimas en mis ojos brotan con uno solo de tus recuerdos hasta casi llorar como un niño. Vives como mi sombra en cada espacio de la casa, en cada calle que transito. En cada pared veo tu sonrisa… Vives en el vientre imaginario de tu madre y todavía escucho tus primeros latidos como señal de vida a pesar de tantos años. Vives en la lluvia que me abraza junto a ti y tus lágrimas se confunden con las mías; escucho tu grito de auxilio en cada rayo estremecedor, este día del padre…” (Guillermo G. Riestra). ■

 

[email protected]

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70