Tortas japonesas

Tortas japonesas

Pareciera ser nos encontramos ante una situación límite: aparece por primera vez en el país con que no sólo compartimos nuestra frontera más importante sino del que somos altamente dependientes y que para colmo constituye la mayor potencia del planeta un movimiento político expresamente antimexicano, mismo que para acabarla de fastidiar encabeza un demagogo carismático con posibilidades reales de llegar a la Casa Blanca (la de allá); y lo más sorprendente acaso del fenómeno en cuestión es eso: que resulte sorprendente; pues basta un mínimo recuento de los incidentes ocurridos entre nuestro maltrecho país y su poderoso vecino, y los ocurridos a nuestros connacionales en aquellas latitudes, no digamos a lo largo de la historia sino de la última década, para darse cuenta de que no sólo estaba cantado, para incurrir en una metáfora beisbolera, sino de que se estaba tardando.

Los focos rojos se encendieron o debieron encenderse por lo menos desde 2001, cuando a consecuencia de la destrucción de las torres gemelas los límites del llamado Espíritu de Huston se revelaron sofocantemente estrechos, empero el avanzado deterioro de las instituciones del Estado ha impedido aún hoy día se contemple siquiera la más mínima modificación.

Y si bien lo aducido por nuestro embajador ante la ONU durante de la embestida diplomática previa a la  invasión de Irak en 2003 es aún vigente: los Estados Unidos tratan a México lo más mal que pueden y si no los tratan peor es porque no les conviene; y esa es una realidad  no modificable por los ánimos agitados de algún sector social.

Lo que sí pueden esos ánimos es poner límites a una determinada situación, y es ahí donde nos encontramos.

El desenlace de esta encrucijada es desde luego impredecible, y posiblemente muchas liebres salten donde menos se les espere; de lo único que podemos estar seguros, y en eso estriba tal vez nuestro optimismo, es de que no nos vamos a aburrir.■

 

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70