Viacrucis nacional

Viacrucis nacional

Cuesta concentrarse en vacaciones y aunque es un deleite escribir y es un privilegio hacerlo para La Jornada, en días como estos (días santos), es muy común que la musa de las ideas esté relajada, probablemente inmoral o embebida en los excesos de los cuales somos parte y hemos convertido los mexicanos estos días de guardar, a quienes como el que escribe le cuesta un enorme esfuerzo regresar a la rutina, lo es porque vivimos con la pasión que proporciona la certeza de tener una sola vida y cuando se vive así, de esta manera es común y corriente que la resaca se haga presente, sostengo que la mayoría de mexicanos, sobre todo en estas dos semanas, la santa y la de pascua, las viven con una intensidad que necesitarían otras vacaciones para recuperarse de las vacaciones. Dicho lo anterior es mi deseo compartir una alternativa para aprovechar desde la comodidad del hogar unas cuantas cintas que pretenden ilustrar nuestra realidad y ejemplificar el viacrucis por el que pasamos estos días con tal de vacacionar en los lugares populares del momento, viendo así, una involuntaria parodia de lo que vivió Jesucristo.

Recuerdo una película de aquella época del cine mexicano que existió en medio del cine de oro y la etapa de ficheras llamada ‘Semana Santa en Acapulco’ es una película mexicana de humor dirigida por Luis Alcoriza, que cuenta con la participación de Lucha Villa y David Reynoso, en los papeles principales. La historia trata del vía crucis que viven los capitalinos al salir de vacaciones de semana santa a las playas del país. Esta película trata sobre la discriminación que sufren los mexicanos dentro de su misma nación, por cierto estas etapas de las que hablo cuentan, cada una de ellas con características esenciales de nuestra idiosincrasia, cada una de ellas con el ADN nacional que retratan a veces con crudeza como somos y como estamos como mexicanos, en la época del cine de oro, era indiscutible la representación de los primeros actores en un papel conservador, tradicional, devoto y por otro lado la figura del macho, del hombre fuerte, tomador, de una sola pieza pero también con grado de apego a la familia que se podía ver en escenas donde en peleas que terminaban con muertos, era el honor el que estaba en juego y el honor, de aquellos entonces a la fecha, del mexicano, es algo que no puede perder, aunque este perdido todo lo demás. Por otro lado, el espectacular cine de ficheras que se realiza con bajos presupuesto y actores en ese momento desconocidos y con dotes histriónicos más bien de comediantes y con mujeres jóvenes voluptuosas que reflejaban la vida en el barrio, la carencia que vivía la clase trabajadora, el abuso al que eran sometidos por los potentados y la vida en el arrabal, la vida nocturna de la ciudad de México en la década de los ochenta y parte de los noventa cuando el centro histórico de la Ciudad de México era un espacio abstracto y peligroso, un gran monstruo con avenidas como venas, como el eje central Lázaro Cárdenas, la Alameda central, la avenida Juárez, el norte de Reforma, las calles aledañas al Zócalo, Garibaldi y por supuesto Tepito y la lagunilla, en si la delegación Cuauhtémoc arropaba al submundo chilango y era bien retratado en las famosas cintas de ficheras y del cine obscuro violento y apocalíptico que fue la precuela del nuevo cine que vemos a partir del año 2000 igual con guiones que si bien no hacen apología del delito, si narran y describen muy bien las historias de corrupción y desequilibrios sociales que se viven en el país pero sobre todo en la ciudad de México donde directores de ahora de talla mundial como El Negro González Iñarritu reflejan con ‘Amores Perros’ la decadente sociedad en la que viven el ultimo eslabón de la economía nacional o ‘todo el poder’ de Fernando Sariñana, que pretende ser una comedia cruel donde se describe los niveles de corrupción a todos niveles y como por medio de casualidades se llega a descubrir una red de corrupción y de tráfico de influencias que solo la realidad supera a esa ficción, pero que en ese entonces se creía que solo el surrealismo podría proyectar una realidad tan descabellada, por último, para continuar con dos ejemplos más, es obligado citar las obras de arte de Luis Estrada, defenestradas por el régimen en su momento por ser sin duda una extensión de cómo funciona el sistema político mexicano, en esta ocasión presentadas desde provincia, como lo es ‘la ley de Herodes’, ‘la dictadura perfecta´ y ‘el infierno’, películas obligadas para acompañar el discurso crítico de quienes no estamos de acuerdo con lo que pasa en el país, y que con estas herramientas visuales podemos al fin, ilustrar con mayor facilidad la precariedad en la que vivimos.

Sin duda México es un país en su mayoría católico, luego entonces las vacaciones de Semana Santa están prefiguradas en los calendarios oficiales, no siempre se cumple el cometido de conservar tradiciones.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ