Filosofía en el Quijote

Filosofía en el Quijote
Salvador Dalí. Don Quijote.

La Gualdra 233 / Literatura

El Quijote, es sin duda una obra clásica que se acuña con inmediatez al ámbito literario, y no es para menos, pues ha aportado al mundo de las letras diferentes cuestiones, por ejemplo: la estética de su narrativa es muestra de un texto armónico que mantiene la atención e interés de quien la lee, su vastísima riqueza cultural muestra también el contexto en el que fue escrito el libro involucrando el mundo histórico con el fantástico; el ya antiquísimo lenguaje puede enseñar la evolución y riqueza de una de las más hermosas lenguas romances: el español.

En esta ocasión dedicaré estas líneas para compartir mi experiencia como lector de la esta obra y para expresar una de las conclusiones que he tenido sobre ella. Considero que la obra más representativa de Cervantes se puede interpretar como un trabajo interdisciplinario, pues no sólo ha contribuido al campo de la literatura, sino al de la historia, el arte, la antropología, y al que es de mi mayor interés: la filosofía.

Para respaldar lo anterior, puedo decir que durante el desarrollo del libro hay varios elementos, situaciones y hasta problemas que atañen al campo de la filosofía. Por ejemplo las constantes alusiones que se hacen a Platón y Aristóteles, las proyecciones ético–morales que el personaje principal intenta trasmitir, pues el ideal del valeroso y justiciero caballero no está muy lejano de una propuesta ética de la virtud así como de valores humanos que se han desarrollado con el conocimiento de éste; la recreación del mundo fantástico que se hace el veterano hidalgo se acerca a los límites de la fantasía y la realidad, esto se relaciona con un problema clásico de la filosofía: el dualismo, mente-cuerpo, ¿materia o idea?

La aparente locura y subjetividad que es propia de la mente del caballero a veces parece materializarse contagiando la realidad; esto parecería otro problema, el de filosofía de la mente, ¿es posible que la mente de don Quijote sea independiente a su voluntad y materia? O bien, que la mente del afamado personaje sea el artificio de toda la historia, sosteniendo así un universo mental, que también se emparenta con el problema de los mundos posibles.

La riqueza en la jerga de la obra bien podría analizarse como interesantes juegos del habla en los que se pueden obtener ejemplos de referencias, preposiciones, contradicciones, tautologías, “pseudo–preposiciones” y verdades dignas de la atención de la filosofía del lenguaje; en suma, esto es sólo una gota del mar filosófico que ofrece El Quijote. Léalo.

 

*Twitter:

@ValerioMirand

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/la_gualdra-233

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70