Tortas japonesas

Tortas japonesas

A la luz de lo acontecido en el curso de la última semana en Michoacán debieran, quienes regatean al lic. Peña Nieto y su comisionado Catillo la talla de estadistas mundiales, reconsiderar esa posición; habida cuenta con el colapso de La Tuta y su caballerosa asociación, y el casi restablecimiento por las autodefensas de la paz social, el proyecto gubernamental de desalojar ese territorio estuvo a punto de ir a pique; y es que aun cuando sobran postores coinciden éstos, de manera al parecer unánime, en que salvo quizá por unos cuantos susceptibles de ser habilitados como sirvientes, lo quieren libre de sus habitantes actuales.

Resulta comprensible el enojo compartido por el general Cienfuegos y el almirante Soberón, secretarios de la defensa y la marina, respectivamente, por las protestas que hace medio mundo por los casos de Tlatlaya e Iguala, que para ellos no fueron quizá sino meras faenas de rutina, de las que ocasionalmente se hacen varias en una semana; y debe resultarles particularmente penoso que por cumplir escrupulosamente con su parte del guión el mismo presidente Obama los califique, bajita la mano, de incivilizados; pero en fin, la carrera de las armas conlleva sufrimientos, y como bien sabe el almirante: donde manda capitán…

No deja, el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre Cuba y los EU, para muchos mexicanos, de ser una mala noticia; toda vez que significa no recuperaremos ya el status en la isla, que la (anti)diplomacia Fox-Castañeda nos hizo perder a cambio de nada, de reyes del barrio; y posiblemente nos prive del consuelo, ya un tanto diluido, atribuido a los penitentes, de que hay quienes están peor que nosotros. Pero en fin, cual acostumbraba decirse en la ceremonia de coronación del papa: sic transit gloria mundi.

Una de las peticiones acaso más escuchadas por aquí durante la presente temporada, tanto por Santa Clos como por los Reyes Magos, es que regrese el uso del diezmo, como en cualquier estado corrupto normal, y termine el abuso del quinto real, o séase el ominoso (y peligroso) 20%.

Y aprovecho el viaje para en un rapto de originalidad desear a mi media docena de lectores (pocos pero sumamente distinguidos), como dicen los pochos televisivos: felices fiestas (merry christmas).

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70