“La libertad no es gratuita”, asegura Alan Gross ya en EU

“La libertad no es gratuita”, asegura Alan Gross ya en EU

Washington. El ex contratista estadunidense Alan Gross dijo el miércoles que Cuba y Estados Unidos tenían que superar políticas que son “mutuamente beligerantes”.

Gross dijo que en los cinco años que pasó preso en Cuba aprendió una lección: que la libertad no es gratuita.

Cuba dejó en libertad a Gross tras cinco años en la cárcel, en un intercambio de prisioneros con Estados Unidos.

Gross, en una conversación con medios a su llegada a Estados Unidos desde Cuba, agradeció al presidente estadunidense, Barack Obama, por sus esfuerzos para asegurar su liberación y aseveró que él no culpaba al pueblo cubano por su sufrimiento.

“Dos errores nunca suman un acierto. Yo de verdad espero que podamos todos superar estas políticas que son mutuamente beligerantes”, dijo el ex contratista. “Estuve muy feliz de oír lo que el presidente (Obama) dijo hoy”, agregó.

También señaló que a pesar de lo vivido, tiene el mayor respeto y cariño por el pueblo cubano. Dijo que ellos no son responsables de su odisea, y señaló que la mayoría de los cubanos son increíblemente amables, generosos y talentosos.

Llega a Estados Unidos tras permanecer 5 años preso en Cuba

El contratista estadunidense fue liberado como parte de un acuerdo que también incluyó la liberación de tres cubanos presos en Estados Unidos, dijeron altos funcionarios federales el miércoles.

El subcontratista arribó a la Base Andrews de la Fuerza Aérea cerca de Washington desde Cuba.

Funcionarios del gobierno han considerado el encarcelamiento de Gross un impedimento a la mejora de las relaciones con Cuba, pero el acuerdo sorpresivo pudiera ayudar a allanar el camino para discusiones más amplias sobre un fortalecimiento de los lazos y quizás poner fin al embargo estadunidense a la isla.

Obama planeaba hablar al país al mediodía, dijo la Casa Blanca, y fuentes oficiales que hablaron a condición de no ser identificadas dijeron que anunciaría la liberación de Gross. No estaban autorizadas a identificarse antes del anuncio presidencial.

Gross fue arrestado en diciembre de 2009 cuando trataba de instalar acceso a internet como subcontratista de la Agencia de Estados Unidos para la Ayuda Internacional (Usaid), que promueve la democracia en el país comunista. Era su quinto viaje a Cuba para trabajar con la comunidad judía en la instalación de un acceso al internet que no pasara por la censura local.

En la cárcel, Gross pasó de ser un fanático de los equipos de tecnología moderna a un decepcionado crítico de los gobiernos de Estados Unidos y Cuba. Perdió más de 46 kilos de los 115 kilos que pesaba. Su ánimo se apagó después de que su madre murió de cáncer en junio, y dejó de ver a los doctores, a su esposa y poco después a funcionarios de la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana.

Cuba considera que los programas de la Usaid son intentos de socavar su gobierno y Gross fue sometido a juicio y condenado a 15 años de prisión.

Los tres cubanos liberados en el intercambio forman parte de los llamados Cinco, integrantes de la “Red Avispa”, enviada por el entonces presidente Fidel Castro a espiar en el sur de Florida. Los hombres, considerados héroes en Cuba, fueron condenados en 2001 en Miami por asociación ilícita, no registrarse como agentes extranjeros y otros delitos.

Dos de los Cinco quedaron en libertad al cumplir sus condenas.

Semanas atrás, al cumplirse el quinto aniversario de la detención de Gross, Obama insinuó que su libertad podría conducir a un deshielo en las relaciones con la isla.

“La liberación humanitaria de Alan por el gobierno cubano eliminaría un obstáculo a las relaciones más constructivas entre Estados Unidos y Cuba”, dijo Obama en un comunicado.

El presidente alivió parcialmente las restricciones sobre Cuba desde que Raúl Castro sucedió a su hermano enfermo en la presidencia en 2010. Ha tratado de facilitar los viajes y las transacciones financieras de estadunidenses que tienen familiares en Cuba, pero ha resistido los pedidos de eliminar el embargo.

El inesperado intercambio de prisioneros tiene resonancias del acuerdo, meses atrás, para obtener la libertad del sargento de ejército Bowe Berdahl, quien estaba en manos del Talibán. A cambio de su liberación en mayo, Estados Unidos entregó a cinco milicianos del Talibán que tenía presos en Guantánamo.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70